Izquierda plural se opone a la Tasa Google y a la compensación por copia privada

Entre las 21 enmiendas presentadas hoy a la Ley de Propiedad intelectual,  por parte de Izquierda Plural destaca el rechazo a la “Tasa Google” y la propuesta para que sean las operadoras y empresas de servicios en internet, y no los ciudadanos, las que paguen la compensación a los autores.

Hoy se han presentado las 21 enmiendas a la Ley de Propiedad Intelectual por parte del grupo Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA, CHA). Uno de los artículos eliminados a través de dichas enmiendas ha sido el que declaraba ilícita la reproducción o copia para uso privado que hasta el momento eran legales, justificando una reducción en la compensación por copia privada a la que tienen derechos los creadores.

congreso

En este sentido, Chema Yuste el portavoz del grupo político, ha hecho mención a que dicha compensación a los autores no sea sufragada con cargo a los presupuestos generales del estado, sino que se costee por parte de “empresas prestadoras de servicios de internet como operadoras telefónicas, y otras que ofrezcan servicios en internet, como por ejemplo las que ofrezcan enlaces hacia contenidos con derechos de autor, como películas o música”. Yuste matiza que estas últimas serían las que ofrecen enlaces en streaming a contenidos protegidos por estos derechos ya que en este caso el servicio se destinaría al consumidor final haciéndose valer de la copia legal.

Otra de las principales propuestas de Izquierda Plural es la que permitiría a los autores optar por el derecho a autogestionar las licencias de su obra o el uso de licencias creativas libres y alternativas, complementándose así la opción existente de asociarse a una entidad gestora de derechos de autor.

No a la “tasa Google”

Levanta polvareda también el punto referido a la conocida como “tasa Google”, o lo que es lo mismo, el canon de AEDE -la Asociación de Editores de Diarios Españoles- por enlazar al contenido de los medios de información que la forman. Izquierda Plural aboga por eliminar dicho canon que en opinión de sus detractores, atenta contra el intercambio y divulgación de la cultura entre los ciudadanos, e invita al gobierno a concentrar esfuerzos en la recaudación tributaria sobre las grandes empresas tecnológicas en lugar de que el coste recaiga sobre los ciudadanos que serían los principales afectados por la medida.

El grupo político reclama además en el resto de enmiendas el reconocimiento de otros derechos para autores de obras de diversos colectivos de profesionales culturales,  como son los directores de fotografía o los artistas y autores con discapacidad