El cierre de Teledeporte deja una TDT bajo mínimos

El cierre de Teledeporte deja una TDT bajo mínimos

David Valero

Cierra Teledeporte, uno de los baluartes de la televisión digital terrestre. El canal deportivo de Televisión Española era un fijo en la TDT y se ve abocado al fin de sus emisiones por la situación financiera del ente público. Con su desaparición, empeora si cabe la situación de la TDT española que se queda un poco más huérfana.

Se viven tiempos convulsos en el campo de la televisión digital terrestre y un claro ejemplo es la desaparición paulatina de canales a la que hemos sido testigos en los últimos tiempos. Si hace un par de meses os anunciábamos el cierre de 9 canales motivado por la concesión irregular del anterior gobierno a las grandes corporaciones, incumpliéndose la Ley Audiovisual como sentenció el Tribunal Supremo, ahora se añade otra desaparición clave.

El caso de Teledeporte ha sido el último en sumarse a esta lista de bajas.  El canal era un fijo y uno de los de mayor popularidad debido al tratamiento que hacía, no sólo de deportes de mayor notoriedad, sino de algunas modalidades minoritarias mediante las cuales se buscaba dar cobertura a un amplio espectro de disciplinas deportivas. Teledeporte se había convertido en una pieza clave de la oferta de la TDT del ente nacional, si bien es cierto que las audiencias no le han acompañado como se esperaban.

ESPAÑA KAZAJISTÁN

Plan de eficiencia de RTVE

La puntilla para el canal deportivo ha sido el ajuste que Televisión Española está llevando a cabo para cumplir con el plan de eficiencia con Hacienda, mediante el cual sería necesario no solo el recorte en gastos generales  y de personal, sino también a la hora de simplificar la estructura de la cadena pública. Todo ello habría derivado en el cierre de Teledeporte y la posibilidad de volver a un escenario con dos canales La 1 y La 2 como base principal de la televisión pública. En dicho plan, se incluye la posibilidad de que Teledeporte pueda salvarse al mantenerse a través de Internet, pero esto último no es definitivo al tratarse de una propuesta.

Fracaso de la TDT en España

La afirmación por la cual muchas voces proclaman que la TDT es un gran fracaso no hace sino verse reforzada con este tipo de noticias. En los últimos tiempos, el espectador ha pasado de encontrar una variedad de canales temáticos, con mayor o menor independencia de las cadenas matrices,  a ser un desván de programas refritos repitiendo decenas de veces el mismo capítulo de una serie emitida anteriormente por las generalistas. Por si fuera poco, muchas cadenas que anunciaban a bombo y platillo la emisión en alta definición se han quedado en medias tintas debido a una simulación de la misma recurriendo  al escalado de la imagen. Tan solo Televisión Española emite una señal nativa en HD real.

La pérdida de diversidad que aportaban canales de deportes, documentales o cine repercute principalmente en el consumidor de televisión quien se vio obligado a desembolsar una cantidad económica para adquirir en un primer momento el decodificador con el que pasarse de la televisión analógica a la digital, incentivado en gran parte –obviando la obligatoriedad de la ley- por la riqueza televisiva que se iba a instaurar. En algunos casos, el cierre obligado por ley no ha sido sino la última palada de tierra, ya que algunos canales condenados a su cierre habían cortado su emisión debido a la inviabilidad económica.

Aunque la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA) reclamó una protección jurídica para los canales que continuaban emitiendo y evitar nuevos cierres como los debidos a la resolución judicial citada anteriormente, lo cierto es que el modelo de negocio está cambiando a todas luces hacia una televisión digital de pago.  El éxito de este enfoque dependerá en gran medida de la calidad de los contenidos que ofrezca cada plataforma, además de un equilibrio con el precio que pague el espectador. Si la televisión digital de pago es capaz de ello, se puede acelerar aún más una posible desaparición de la TDT tal y como la conocemos ahora.

¿Créeis que la TDT está siendo un fracaso o aún es posible enderezar su rumbo?