¿Acabaría con la guerra de precios la posible compra de Jazztel por Orange?

El denominado «proceso de consolidación» que vive el sector de las telecomunicaciones en España es visto por algunos analistas como una amenaza a la competencia. Según explican, la posible compra de Jazztel por parte de Orange daría pie a un frenazo en seco en la guerra de precios.

«El proceso no necesariamente tiene por qué frenar el abaratamiento en banda ancha y móvil, aunque es cierto que las bajadas de precios actuales tampoco pueden ser eternas«. Con estas palabras ha definido Marta Muñoz, analista de telecomunicaciones del mercado europeo de IDC en España, la situación actual en el mercado de las telecos en España.

La compra de ONO por parte de Vodafone por 7.200 millones de euros y la posible y rumoreada adquisición de Jazztel por Orange propiciaría que el mercado español volviese a tener tres operadores principales, como en la pasada década. Esto podría desencadenar un cese en la batalla de precios que se ha vivido en el sector, especial incidencia en el segmento móvil.

Los datos hablan por sí mismos. El precio del minuto móvil en 2006 era un 37% más alto que en la actualidad, momento en el que se ha vivido el auge de los OMV y la respuesta de los operadores con redes propias que han acabado con este descenso en el precio, fundamentalmente con la llegada de las ofertas convergentes de fijo y móvil. Esto también ha provocado que los ingresos medios de las compañías se vean afectados, por lo que este proceso de consolidación es visto como un modo de acabar con esta situación.

¿Sucederá lo mismo que en Austria?

Esto implicaría un frenazo al abaratamiento en las tarifas que pagan los usuarios, y como ejemplo de ello se da el caso de Austria. Tras la reducción de cuatro a tres operadores a finales de 2012, algunos precios por sus servicios han subido como el de las tarjetas de prepago. Antes de esta situación se trataba de uno de los países más baratos del mundo.

No obstante, hay quien defiende que esto no tiene por qué repetirse en otros mercados. «No es contradictorio consolidar un mercado con los intereses de los usuarios por unas tarifas más baratas. Al centrarse en los precios la calidad del mercado baja«, señala en este sentido Iván Palacios, analista de Moody’s.

Así pues, todo un cúmulo de especulaciones sobre qué sucederá. Lo cierto es que la competencia en el sector ha provocado movimientos muy fuertes en los que los grandes beneficiados han sido los usuarios gracias a esta guerra de precios y la llegada de las ofertas convergentes. La próxima gran batalla se centraría en el mercado de la fibra óptica, aunque dada esta falta de competencia es posible que no sea a través de campañas tan agresivas como las actuales.