Orange se consolida como segundo operador de ADSL con 1,7 millones de usuarios

Los últimos resultados de Orange confirman la capacidad de resistencia del operador dentro del sector de las telecomunicaciones en España ante la fuerte competencia, la crisis económica y la guerra de precios. La compañía elevó sus ingresos hasta los 4.052 millones de euros al cierre de 2013.

Orange ha anunciado los resultados económicos del último trimestre del pasado año, lo que sirve a la compañía para hacer balance global de 2013. El operador ha experimentado un crecimiento significativo tanto en el segmento fijo como en el móvil. En este punto, cabe destacar el crecimiento en el número de clientes de su oferta convergente de ambos servicios, la denominada Tarifa Canguro.

Según ha comunicado la compañía, al cierre del pasado año su base de clientes de banda ancha fija aumentó hasta los 1,69 millones. Se trata de un crecimiento del 21% respecto al número de usuarios con el que contaba a finales de 2012. El operador confirma que este impulso se ha debido a la buena acogida que han tenido sus ofertas convergentes, gracias a las cuales ha conseguido consolidarse en el segundo puesto dentro del mercado del ADSL, solo por detrás de Movistar.

12,3 millones de líneas móviles

En cuanto al negocio móvil, Orange fue el operador con red propia que mejor aguantó la guerra de precios desatada en el sector y el empuje de los OMVs, entre los que destaca la presencia de ONO y Jazztel. La compañía sigue creciendo en este segmento y reduciendo las distancias con Vodafone (segundo tras Movistar). Su cuota de mercado es de apenas un punto porcentual menos que la firma británica y ya ha alcanzado los 12,3 millones de clientes de móvil, superando a Vodafone en número de líneas de contrato residencial. Dentro de la batalla de la portabilidad, el operador logró un balance positivo en todo el año de 126.000 líneas.

Líder en España en conexiones 4G

Su ritmo de crecimiento en líneas 4G es de 100.000 nuevos usuarios al mes

Asimismo, la compañía naranja destaca que al cierre del pasado año ya superaba el medio millón de usuarios (en concreto 530.000) de sus nuevas conexiones móviles 4G. Desde mediados de 2013 comenzó a ofrecer esta nueva modalidad, la cual se encuentra hoy disponible con la mayoría de sus tarifas y cuya cobertura alcanza ya el 40% de la población española gracias a las más de 1.600 estaciones 4G desplegadas por el territorio nacional. Esto le permite seguir creciendo a un ritmo mensual de 100.000 nuevas líneas 4G.

Todos estos datos se tradujeron en cifras económicas positivas para el operador, que aumentó sus ingresos anuales en un 0,6%. En el último trimestre del año logró 992 millones de euros en ingresos que le permitieron alcanzar los 4.052 millones de euros en todo el año, siendo la filial española la mejor del grupo francés en términos de crecimiento. En cuanto a la inversión, Orange fijó en 562 millones de euros la partida destinada en 2013 al desarrollo de sus nuevas redes LTE y de fibra óptica.