La plantilla de BQ se planta ante los despidos con paros durante el jueves

Antes del éxito de marcas chinas de teléfonos inteligentes con precios asequibles, BQ se plantó en el mercado como marca española con productos de fabricación china. Y la base de su éxito en el mercado nacional fue exactamente esa, el bajo coste de sus teléfonos inteligentes gracias al origen de su fabricación. Pero ahora, BQ se enfrenta a la inestabilidad interna por los ‘recortes de plantilla’, según las denuncias de los representantes de los trabajadores.

Actualización: BQ y los sindicatos que representan a los trabajadores de la empresa en Rivas (Madrid) han llegado a un acuerdo, según explica la plantilla, por el cual se garantiza la continuidad de los trabajadores con contrato fijo y la permanencia de los temporales hasta el fin de lo pactado, sin renovaciones.

No hay preparado un ERE para el servicio de atención al cliente, ni se va a cerrar el call center. Al menos, esto es lo que Rodrigo del Prado, confundador de la marca española de teléfonos inteligentes, ha asegurado al periódico CincoDías. Y en el otro lado del cuadrilátero su plantilla, que durante el jueves 10 de marzo ha convocado paros de media hora tanto en los turnos de mañana como los de tarde, concretamente desde las áreas de soporte al cliente y reparaciones que BQ tiene ubicadas físicamente en Madrid y con aproximadamente 800 empleados. Además, los representantes de estos trabajadores han animado al resto de departamentos a sumarse a los paros de BQ con el mensaje «No más despidos», y quejas contra la externalización y el cierre de servicios.

bq

Según Rodrigo del Prado no hay ERE ni cierres, sencillamente bajas y no renovaciones. Concretamente, El Confidencial ponía una cifra de 80 bajas incluyendo despidos, mientras que el cofundador de la marca española de teléfonos inteligentes asegura que han sido 32 bajas. Alguien miente, o ha cometido un error importante en la cifra. La cuestión es que, según el cofundador de BQ, estas bajas están justificadas por el post-Navidad, que otros años se ha afrontado con la renovación de contratos temporales y este año no ha podido ser.

¿Qué está pasando con BQ?

Desde la compañía se defienden asegurando que su situación tiene que ver con la desaceleración del mercado. Aseguran que ‘la gente ya no renueva su móvil como antes’, y reconocer según su propia tesis que no están adaptados a esta nueva situación que describe. Actualmente, BQ tiene un total de 1.300 empleados y cuando ya estamos a mediados de marzo, la marca se ha resistido a publicar los resultados financieros de 2015, algo que justifican alegando que ‘los están auditando’. Interesante, también, que desde BQ están dispuestos a reajustar la plantilla en tanto que se considere necesario de forma interna, algo que explica recordando que los pronósticos de la marca frente a la evolución del mercado durante este año 2016 no son positivos, no esperan crecimiento. Ahora bien, asegura que no habrá externalización.

La otra versión, la de su plantilla

En ADSLZone hemos tenido contacto directo con representantes de la plantilla de BQ, y aseguran estar ‘hartos’. Y explican que se sienten de tal manera porque ‘están despidiendo indiscriminadamente en todos los departamentos de las oficinas centrales’, ubicadas en Las Rozas de Madrid. El problema, explican, es que «en Rivas están organizados, tienen sindicato y pueden hacer fuerza», una fuerza con la que no cuentan en las oficinas de Las Rozas según palabras de la propia plantilla de la marca española.

Frente a las explicaciones del cofundador de BQ, que asegura que las bajas forman parte del ciclo natural de la campaña de Navidad, la plantilla asegura que ‘gente que lleva mucho tiempo, de un día para otro le quitan el ordenador y se lo llevan fuera’. Según explican, la directiva de BQ planteó un fallido intento de plantar en el mercado una alternativa a Spotify ‘mientras se vendían miles de móviles al mes’, entre ‘otros proyectos megalómanos’. Entre todos estos detalles que ofrecen desde la plantilla de BQ en Las Rozas de Madrid, añaden que ‘el ambiente es horrible en todos los departamentos’.