Las mejores tarjetas gráficas del mercado por gama y precio

Hardware

Tanto AMD como NVIDIA han introducido importantes cambios en su catálogo a lo largo de los últimos años; cada vez tenemos disponibles más modelos y esto nos da más opciones a la hora de comprar una tarjeta gráfica, además de precios más competitivos. Sin embargo, también implica mayores dificultades para comprender las diferencias entre gamas y modelos. En esta guía de compra repasamos cuáles son las mejores tarjetas gráficas que podemos comprar y los conceptos clave que debemos tener en cuenta para saber cuál elegir.

Como avanzábamos, NVIDIA y AMD han ampliado su gama de tarjetas gráficas. Ahora hay disponibles más modelos entre los que elegir, una gama más amplia que ha favorecido precios más interesantes –también gracias a la ‘caída’ de las cryptos-. Pero esta enorme variedad de tarjetas gráficas ha provocado, al mismo tiempo, que cada vez sea más complicado identificar cuáles son las mejores tarjetas gráficas o, sencillamente, que los usuarios sepan cuál escoger. Antes de adentrarse en las gamas y modelos que hay disponibles, lo mejor es repasar ciertos conceptos clave y algunas pautas esenciales que nos ayudarán a escoger la mejor tarjeta gráfica para nuestro PC y nuestras necesidades.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar una tarjeta gráfica?

Equilibrio en el hardware del PC

Se podría entrar en términos mucho más técnicos, pero para que sea fácilmente comprensible, deberíamos entender el conjunto de componentes de hardware de un PC como un sistema –que es lo que es- en el cual unas piezas son dependientes de otras. Esto quiere decir que sí, la tarjeta gráfica es la mayor responsable del rendimiento de los videojuegos, en términos de gráficos, pero no es el único componente de hardware que influye en esto. También lo hacen otros componentes como la CPU y la memoria RAM, e incluso el sistema o la unidad de almacenamiento en que se instalen tanto el sistema operativo como los videojuegos. El almacenamiento solo debería influir sobre los tiempos de carga, pero en equipos con RAM limitada sí puede llegar a afectar al rendimiento en el uso de videojuegos.

Por eso, incluso aunque el presupuesto nos lo permita, no deberíamos considerar siempre única y exclusivamente la tarjeta gráfica más potente del mercado. Es posible que, para un determinado presupuesto, nos interese más comprar una tarjeta gráfica más ajustada y, sin embargo, renovar al mismo tiempo la placa base y la CPU, o ampliar la memoria RAM, o cambiar nuestro disco duro por una unidad de estado sólido, es decir, un SSD. En definitiva, es importante buscar el equilibrio en la configuración de componentes de hardware para evitar el cuello de botella.

Compatibilidad de hardware

Como decíamos, la configuración de componentes de hardware de un PC se debe tener en cuenta como un sistema y, por tanto, buscar cierto equilibrio. Pero además de esto, también debemos tener en cuenta las limitaciones a la hora de escoger componentes de hardware por la sencilla razón de la compatibilidad. Y llegados a este punto, sí, la tarjeta gráfica que estamos mirando puede ser compatible, o no, con el resto de componentes ya montados. Además, hay varios factores a tener en cuenta.

El primero de ellos es relativo a las dimensiones. El factor de forma de nuestra torre nos dará la posibilidad de instalar cualquier gráfica, o no, en función de su longitud. Y la longitud de la tarjeta gráfica viene dada por la refrigeración de la misma, con uno o hasta tres ventiladores. Y más allá de que la tarjeta gráfica quepa en la torre, o no, hay que considerar el espacio que dejará libre para que la ventilación interior sea correcta. Y por supuesto, debemos revisar que en nuestra placa base haya conexiones PCI-E suficientes para dar cabida a la gráfica.

Hay que considerar también que la fuente de alimentación tenga las conexiones suficientes, los pines adecuados y la potencia necesaria para nutrir la tarjeta gráfica que estamos considerando comprar. Y en otros términos, tener en cuenta que tecnologías como Ray Tracing en las NVIDIA RTX podrían no funcionar en determinadas versiones de software. Así que, aunque la tarjeta gráfica vaya a funcionar, si tenemos este problema de compatibilidad no estaríamos aprovechando su rendimiento máximo en casos en que se pueda usar Ray Tracing.

¿Para qué vas a utilizar la tarjeta gráfica?

Los dos primeros puntos nos deberían haber servido para descartar una amplia variedad de tarjetas gráficas. Llegados a este tercer punto, aunque podríamos anticiparlo al resto, deberíamos considerar para qué vamos a utilizar nuestra tarjeta gráfica, o con qué expectativas. Es decir, que deberíamos tener en cuenta qué clase de juegos vamos a querer utilizar, por sus exigencias a nivel técnico, y también en qué tipo de configuración vamos a jugar. No es lo mismo pretender jugar en Full HD a 30 fps y con calidad media, que buscar 4K a 60 fps con calidad ultra, o Full HD a 240 fps con calidad ultra. Para esto, los benchmark de tarjetas gráficas nos pueden ser de gran ayuda.

Y además de lo anterior, aunque estrechamente relacionado, también debemos considerar el plazo de uso. Con una NVIDIA GTX 1050 Ti, a día de hoy, vamos a poder jugar la mayoría de títulos en Full HD a >30 fps en calidad ultra, pero ¿por cuánto tiempo? Las exigencias técnicas de los videojuegos tienen una tendencia creciente a lo largo del tiempo, como es evidente, y si pretendemos ejecutar títulos AAA, poco a poco nuestra tarjeta gráfica se irá quedando corta. Así que deberíamos tener en cuenta, antes de comprar una tarjeta gráfica, cuáles son nuestras expectativas en este sentido.

Presupuesto para comprar una tarjeta gráfica

Este quizá debería ser el primer paso, porque es el que más modelos de tarjeta gráfica nos llevará a descartar a la hora de hacer nuestra decisión y compra. Antes de plantearnos la adquisición de cualquier modelo, deberíamos fijar un presupuesto, una horquilla de precios que estamos dispuestos a asumir. A partir de aquí, como es evidente, no encontraremos los mismos modelos si fijamos nuestro gasto máximo en 300 euros, por ejemplo, que si lo hacemos en 800 euros. Y del mismo modo, como comentábamos en el apartado del equilibrio de hardware, con un presupuesto elevado quizá nos merezca la pena considerar parte del gasto para la tarjeta gráfica, y parte para otros componentes de hardware.

¿Qué datos clave diferencian a una tarjeta gráfica de otra?

Partimos sobre la base de que existen tarjetas gráficas con diseño de referencia y diseño personalizado; el diseño de referencia es el propuesto por el fabricante, que puede ser NVIDIA o AMD, e incluye tanto el PCB como el sistema de alimentación y disipación como también las especificaciones técnicas. Por otro lado, el diseño personalizado es el que llevan a cabo los OEMs, con unas características técnicas diferenciadas en cuanto a frecuencia de trabajo y memoria gráfica, entre otros, e incluso el PCB y el sistema de alimentación y disipación de la tarjeta gráfica. En estos puntos es en los que, de manera principal, se diferencian unos modelos de tarjeta gráfica de otros.

¿Es mejor una tarjeta gráfica con diseño de referencia, o una con diseño personalizado?

Las tarjetas gráficas con diseño de referencia son las primeras en llegar, y pronto son los modelos más baratos. Aquí tienen su atractivo. Los diseños personalizados van más allá en sus características técnicas en algunos casos, mientras que en otros sencillamente se adaptan a factores de forma concretos, luego son la única opción para el usuario. Por lo general, la opción más conveniente para los usuarios son las tarjetas gráficas con diseño personalizado en tanto que, aunque la GPU y la memoria gráfica pueden ser idénticas, habrá diferencias sustanciales en el sistema de disipación, en el PCB, en los conectores de alimentación o en las conexiones y salidas de vídeo.

Además de esto, los diseños personalizados pueden introducir mejoras como una construcción más sólida o la posibilidad de hacer overclock para conseguir un rendimiento superior frente a una tarjeta gráfica con diseño de referencia. En definitiva, tanto por rendimiento como por compatibilidad, lo más habitual es que las tarjetas gráficas con diseño personalizado sean la mejor opción para el usuario. Los fabricantes, una vez que se han lanzado las gráficas con diseño de referencia, tienen un plazo a su favor para mejorar los posibles ‘puntos débiles’ que puedan existir en los modelos propios de NVIDIA y AMD.

Principales ventajas de las tarjetas gráficas personalizadas

  • PCB: El PCB no es más que la placa donde van impresos los circuitos. En una gráfica personalizada puede tener diferencias únicamente estéticas, pero también puede contar con profundas revisiones relativas a la alimentación, las conexiones o la disipación. Probablemente, el PCB sea una de las diferencias menos importantes entre una gráfica personalizada y un diseño de referencia, pero incluso a este nivel deberíamos considerar las diferencias entre una y otra, porque puede aportar ventajas que se ajusten a nuestras necesidades.
  • Salidas de vídeo: Tu nueva tarjeta gráfica va a tener que estar conectada, como poco, a una pantalla. ¿Qué tipo de pantalla? Es importante fijarse en esto, por la conexión compatible –o conveniente, si hay varias- para elegir una tarjeta gráfica. Frente a los modelos de referencia, los diseños personalizados pueden tener conexiones adicionales, o diferenciadas, para que podamos conectar monitores adicionales a nuestra tarjeta gráfica, o utilizar conexiones diferentes a las propuestas por el fabricante. Se diferencian por la cantidad de salidas HDMI, DVI, y DisplayPort.
  • Sistema de disipación: La correcta refrigeración de los componentes de hardware es un aspecto crítico para que el rendimiento sea óptimo; y en el caso de la tarjeta gráfica, esto es todavía más importante. Las tarjetas gráficas personalizadas se diferencian por el disipador y por los ventiladores, con respecto al modelo de referencia, y pueden favorecer temperaturas más bajas con una carga de trabajo idéntica, luego esta es una ventaja muy a tener en cuenta para determinados modelos. Las configuraciones de ventiladores parten desde tan solo uno hasta incluso tres, con modelos de dos.
  • Alimentación: Precisamente por las diferencias en el sistema de disipación y refrigeración, los diseños personalizados suelen diferenciarse de los modelos de referencia también por sus conexiones para la alimentación. No solo por la cantidad de conectores, que puede ser superior, sino también por los pines de estos conectores. Es algo muy a tener en cuenta, porque la tarjeta gráfica que estamos mirando podría no ser compatible con la fuente de alimentación que tengamos ya instalada en el interior de la torre de nuestro ordenador.
  • Factor de forma: Una gráfica personalizada puede tener mejor sistema de disipación y refrigeración que un modelo de referencia y será más grande, pero ¿y si necesitamos una gráfica compacta? En este caso, de nuevo la opción es un modelo personalizado, porque los hay con un PCB más corto y, evidentemente, con sistemas de disipación más simples. Los diseños personalizados no siempre se ciñen al mismo factor de forma que el modelo de referencia. Por sus limitaciones a nivel de disipación y refrigeración, las gráficas personalizadas con un factor de forma menor suelen tener frecuencias de funcionamiento inferiores.

Las mejores tarjetas gráficas del mercado ¿qué modelo me debería comprar para mi PC?

Todo lo anterior nos ayudara, como íbamos comentando, a reducir de manera significativa la cantidad de opciones. La mejor tarjeta gráfica, como tal, evidentemente son los modelos de la gama premium; sin embargo, no tiene por qué ser una de estas la mejor tarjeta gráfica para todos los usuarios. La mejor, para cada uno, será la que se ajuste al presupuesto que tengamos, al resto de nuestros componentes de hardware, sea compatible y, en definitiva, cumpla con nuestras expectativas en términos de rendimiento y de vida útil. Sea como fuere, recogemos por apartados según la gama a la que corresponden cuáles son las mejores tarjetas gráficas del momento.

Mientras que NVIDIA tiene estructurado su catálogo de tarjetas gráficas en las familias GTX GeForce 10 Series, RTX GeForce 20 Series y GTX GeForce 16 Series, el catálogo de AMD está compuesto por las AMD Radeon RX 590, AMD Radeon RX Vega 56 y 64 y AMD Radeon VII como opciones más recientes.

Gama baja

NVIDIA GeForce GTX 1050 Ti

La NVIDIA GeForce GTX 1050 Ti, que aún a estas alturas sigue siendo una de las mejores tarjetas gráficas de gama baja que podemos comprar, tiene sustituto y se llama NVIDIA GeForce GTX 1650. Lo más recomendable es mirar al nuevo modelo, por la relación calidad – rendimiento que ofrece, aunque aún se siguen vendiendo opciones como la ASUS Cerberus. En este modelo en concreto tenemos refrigeración con doble ventilador, 1.480 MHz como frecuencia de reloj y 4 GB GDDR5.

Comprar

AMD Radeon RX 570

En un precio parecido está la AMD Radeon RX 570 con 4 GB GDDR y, como ejemplo, este modelo de XFX que trabaja a 1.264 MHz como frecuencia de reloj con overclock de fábrica. En diversas pruebas de rendimiento se pueden ver las diferencias entre la AMD Radeon RX 570 y NVIDIA GTX 1050 Ti, que nos aportan una visión más clara y objetiva para decidir cuál de los dos modelos comprar si estamos buscando una tarjeta gráfica barata con el máximo rendimiento posible.

Comprar

NVIDIA GeForce GTX 1650

Las NVIDIA GeForce GTX 1650 han llegado más tarde al mercado, con un precio muy poco superior y un rendimiento notablemente superior al de la GTX 1050 Ti. Ahora bien, hay que tener en cuenta que las NVIDIA GeForce GTX 1650 no son más potentes que las AMD Radeon RX 570. Se siguen manteniendo los 4 GB GDDR5 y, como ejemplo, la MSI GeForce GTX 1650 Ventus XS trabaja a 1.740 MHz como frecuencia de reloj máxima.

Comprar

Gama media

AMD Radeon RX 590

Dentro de la gama media, las AMD Radeon RX 590 podrían considerarse como la opción de acceso por cuestiones de rendimiento. Cuenta con 8 GB GDDR5 y el modelo propuesto, de XFX, tiene un precio algo más alto que otras RX590 porque trabaja a 1580 MHz como frecuencia de reloj. Por otro lado, nos ofrece una conexión HDMI 2.0b y otros tres conectores DisplayPort 1.4. Pero si buscamos una RX 590 más barata, la Gigabyte GV-RX5 80 Gaming por 195 euros es una excelente opción, mucho más económica pero limitada a 1355 MHz.

Comprar

NVIDIA GeForce GTX 1070

Aunque es un modelo ‘antiguo’, la NVIDIA GeForce GTX 1070 sigue prestando un excelente rendimiento, tiene un precio cada vez más interesante y, sin duda, es una opción de compra a considerar dentro de la gama media por sus prestaciones. El propuesto es un modelo de ZOTAC, por debajo de los 300 euros con 8 GB GDDR5 y 1518 MHZ como frecuencia de reloj con unpuerto HDMI 2.0 b, tres Display Port 1.4 y un x puerto DL – DVI.

Comprar

AMD Radeon RX Vega 56

Poco por encima de las GTX 1070, en términos de rendimiento, encajan las AMD Radeon RX Vega 56. Nos vamos en este caso poco por encima de los 350 euros, que es una diferencia importante, y contamos con 8 GB HMB2. En el caso del modelo propuesto, de ASUS, aunque parte sobre 1297 MHz, gracias al overclock podemos llevar la frecuencia de reloj hasta los 1573 MHz. Y cuenta con una interesante configuración de triple ventilador para una mejor refrigeración, e iluminación RGB.

Comprar

NVIDIA GeForce GTX 1660 Ti

Aunque con un rendimiento ligeramente inferior a la GTX 1070, la NVIDIA GeForce GTX 1660 Ti es un modelo más nuevo y también es más económico. En este caso estamos hablando de 6 GB GDDR5, y en el modelo propuesto de ZOTAC volvemos a tener doble ventilador y la frecuencia de reloj es de 1770 MHz. Contamos con una conexión HDMI 2.0b y tres DisplayPort 1.4 y, como decíamos, el precio es ligeramente inferior al de la GTX 1070.

Comprar

AMD Radeon RX Vega 64

Antes de llegar a las NVIDIA GeForce RTX 2060 hay que considerar como opción las AMD Radeon RX Vega 64, con un rendimiento ligeramente inferior para la mayoría de los casos y según las pruebas de rendimiento tipo benchmark. En un presupuesto algo superior a los 400 euros tenemos este modelo propuesto, de ASUS, con 8 GB HMB2 y 1298 MHz de frencuencia de reloj. Este modelo cuenta con triple ventilador para una mejor refrigeración e iluminación RGB.

Comprar

NVIDIA GeForce RTX 2060

En un presupuesto ligeramente superior, y ganando cerca de un 20% de rendimiento, nos mantenemos en la gama media con las NVDIA GeForce RTX 2060. Pero en este caso, con 6 GB GDDR5 y, sobre todo, la ventaja de la tecnología Ray Tracing, que en juegos nuevos puede suponer una diferencia sustancial. El modelo propuesto de MSI cuenta con doble ventilador y 1710 MHz como frecuencia de reloj, además de un HDMI 2,0b y tres conectores DisplayPort 1.4.

Comprar

Gama alta

NVIDIA GeForce RTX 2070

Las nuevas NVIDIA GeForce RTX 2070 entran ya dentro de la gama alta, y para un presupuesto en torno a los 500 euros –superior, casi siempre-. Este modelo nos ofrece ya las ventajas de la tecnología Ray Tracing y cuenta con 8 GB GDDR6; en el caso de la opción propuesta, de ZOTAC, tenemos un precio realmente atractivo con 1600 MHz como frecuencia de reloj, configuración de doble ventilador y múltiples conexiones. Nada menos que tres DisplayPort 1.4, un HDMI 2.0 y un DVI-D.

Comprar

AMD Radeon VII

En un presupuesto notablemente superior están las AMD Radeon VII, con un rendimiento típico algo superior a las NVIDIA GeForce RTX 2070, que es lo que justifica su diferencia de precio. Eso, y que AMD apuesta por 16 GB HMB2. El modelo propuesto de Gigabyte tiene un precio de 770 euros, aproximadamente, y trabaja a 1400 MHz como frecuencia de reloj. Cuenta con tres ventiladores para el sistema de refrigeración y nos ofrece tres conexiones DisplayPort y un HDMI.

Comprar

NVIDIA GeForce GTX 1080 Ti

Subiendo de precio aún más, hasta superar ampliamente los 800 euros, están las NVIDIA GeForce GTX 1080 Ti. Sin la tecnología Ray Tracing, pero como última iteración de las GeForce GTX 1o Series, y con un rendimiento notablemente superior a las GTX 1080. Aquí tenemos 11 GB GDDR5x, y en el modelo propuesto de MSI la configuración de refrigeración es de doble ventilador. Nos ofrece además iluminación RGB configurable, y cuenta con dos conexiones DisplayPort 1.4, además de un DVI-D y dos HDMI 2.0.

Comprar

NVIDIA GeForce RTX 2080

Cerrando la gama alta de tarjetas gráficas por la parte más alta, por su rendimiento, están las NVIDIA GeForce RTX 2080. Correspondientes a la familia GeForce RTX 20 Series, luego con tecnología Ray Tracing que aporta importantes ventajas. Con 8 GB GDDR6 y, en el caso del modelo propuesto, que es de ASUS, con una configuración de triple ventilador y ofreciéndonos dos conexiones DisplayPort 1.4, además de un puerto USB tipo C sin llegar a los 900 euros de presupuesto.

Comprar

Gama premium

NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti

Ahora sí, llegamos a lo más alto de las tarjetas gráficas por rendimiento al entrar en la gama premium, y ya superando los 1.000 euros de presupuesto. Aquí tenemos a la NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti, que además de contar con tecnología Ray Tracing tiene nada menos que 11 GB GDDR6. El modelo propuesto, de Gigabyte, supera los 1.200 euros y, además de triple ventilador e iluminación RGB configurable, nos ofrece tres conexiones DisplayPort 1.4 y un conector USB 2.0b.

Comprar

NVIDIA Titan RTX

Aún hay algo más por encima, sí, y es la NVIDIA Titan RTX. Es la tarjeta gráfica más cara, evidentemente entra dentro de la gama premium, y es el modelo de referencia. Cuenta con nada menos que 24 GB GDDR6 y una frecuencia de reloj de hasta 1770 MHz. Pero es llamativo que vale el doble que la 2080 Ti y rinde casi igual en 4K

Comprar
Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone