Crece la preocupación por un sabotaje de Rusia a cables submarinos de Internet

Vuelven los fantasmas de guerras pasadas con la sospecha que baraja Estados Unidos, nación que teme que Rusia pueda dejar sin Internet a muchos territorios mediante el sabotaje de los cables submarinos que conectan zonas alejadas entre sí. La preocupación ha llegado a través de los movimientos realizados por la flota rusa que dejarían sin conexión a Internet  a parte de las comunicaciones de Occidente.

Los cables submarinos de Internet han sido vitales para que el desarrollo tecnológico llegue a puntos del planeta donde es difícil instalar infraestructuras propias de telecomunicaciones. Estos cables atraviesan los mares y océanos para dotar de acceso a la red a islas y continentes alejados entre sí y cada año se enfrentan al deterioro natural del lecho marino y a las agresiones que sufren por la acción de las anclas de los propios navíos que transitan por la zona que atraviesan. Los cortes en ellos son comunes en zonas próximas al litoral aunque en aguas profundadas ya es más complicado y para su sabotaje sería necesario emplear submarinos o buques adaptados para esta tarea.

Reparar este tipo de cables no es nada sencillo y como ya os explicamos, se requiere maquinaria avanzada que pueda detectar la avería y trabajar de forma adecuada a la profundidad necesaria para evitar el corte prolongado del suministro de la conexión a Internet. Pero, ¿qué pasaría si alguien decidiera cortar voluntariamente estos cables en puntos estratégicos?

sabotaje rusia cables internet

 

Reparar un cable submarino mar adentro…es misión imposible

La respuesta es un escenario que según The New York Times, el Gobierno de Estados Unidos está contemplando con temor debido a los movimientos de buques de la marina de Rusia que se han situado cerca de estas zonas de interés estratégico. Ya en el pasado, estos cables submarinos supusieron una clara ventaja en conflictos internacionales, como el que encontró el submarino Halibut en 1971 en el mar de Japón, un cable que ayudó a revelar secretos del ejército soviético.

Ahora, la tensión entre Rusia y Ucrania y conflictos calientes como el que se desarrolla en Siria están volviendo a poner el punto de mira en estos cables submarinos de Internet. Si el ejército ruso planea realizar un sabotaje en grandes profundidades, la reparación de los mismos sería mucho más compleja ya que es más complicado encontrar el punto exacto donde sea cortado y usar la maquinaria específica en su reparación.

¿Creéis que estos cables podrían ser un elemento clave a la hora de producirse un conflicto bélico?