Aprobado el estándar G.Fast que dará 1 Gbps sobre ADSL

Aprobado el estándar G.Fast que dará 1 Gbps sobre ADSL

Carlos González

La tendencia del mercado pasa por la adopción generalizada de la fibra óptica y, sin embargo, el éxito de esta tecnología poco tiene que ver con «el fin del ADSL», que aún se mantiene en uso en la gran mayoría de conexiones y, gracias a este nuevo estándar recién aprobado, puede alcanzar tasas de descarga de hasta 1 Gbps, como la fibra.

Aunque la fibra óptica permite alcanzar -por el momento- hasta 1 Gbps en descarga, lo cierto es que este tipo de conexiones las ofrece tan solo un operador de telecomunicaciones en España y, además, su disponibilidad es realmente limitada dada la cobertura de las infraestructuras. Sin embargo, más generalizadas están las conexiones de fibra óptica de 200 Mbps y, sobre todo, de 100 Mbps. Mientras tanto, estas conexiones coexisten con el ADSL de menor velocidad. Ahora bien, ¿significa esto que el ADSL no puede alcanzar la velocidad de la fibra? No, tal y como vemos con el estándar G.Fast que permite hasta 1 Gbps.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones acaba de aprobar el estándar G.Faste que, como adelantábamos, alcanza una tasa máxima de descarga de 1 Gbps, siendo la máxima de subida de 200 Mbps. Gracias a este estándar, y a la combinación de la fibra óptica hasta el punto de distribución -en un máximo de 400 metros-, el ADSL también permite descargar a hasta 1 Gbps. Las aplicaciones posibles de esta tecnología pasan por la implementación, en zonas de menor población, de una tecnología de banda ancha que haga posible el consumo de contenidos de alta definición en streaming.

Por el momento, no obstante, el estándar pasa por un período de pruebas y certificaciones. A mediados del próximo año 2015 tendrá lugar, según fuente, la beta de esta tecnología y, antes de finales del mismo año, G.Fast estaría llegando de parte de los operadores de telecomunicaciones. En cualquier caso, es necesario recordar que, mientras que en Alemania ya se disfruta de conexiones veloces con VDSL2, en España los operadores de telecomunicaciones no han demostrado excesivo interés en nuevas tecnologías de banda ancha más allá de la fibra óptica, ya sea con infraestructura propia o NEBA.