¿Cuáles han sido las mayores decepciones de este año?

¿Cuáles han sido las mayores decepciones de este año?

Lucas Cruz

El curso está a punto de acabar y como es típico a estas alturas del año, llega la hora de hacer balance. Listas que contienen a los mejores dispositivos, servicios, empresas o lanzamientos del año se suceden, pero no todo ha sido bueno, o al menos, lo bueno que se esperaba. Os mostramos cuáles han sido algunas de las mayores decepciones en el sector tecnológico de este año 2013.

BlackBerry

La compañía canadiense no ha tenido su mejor año. Y es que si ya perdía estrepitosamente en cuestiones de cuota de mercado con Android e iOS, este año se ha visto también claramente superada por Windows Phone. El sistema operativo BlackBerry 10, a pesar de incorporar grandes novedades no ha tenido la repercusión que esperaba la empresa.

Si bien, no todo es tan oscuro. Mientras que muchos aseguraban que BlackBerry estaba muerta, la compañía se ha dedicado a llevar a cabo un plan de reestructuración enfocándose en su proyecto para empresas BlackBerry Enterprise Service.

iPhone 5C

A muchos se relamían con la posibilidad de por fin, poder obtener un iPhone “low cost”a un precio más asequible para el grueso de la población. Sin embargo esta ilusión se tornaba en decepción tras descubrir que la diferencia de precio con el iPhone 5S, apenas era de unos 100 euros.

Facebook Home

Un proyecto ambicioso por parte de la compañía de Mark Zuckerberg. Pretendía crear una capa de Facebook sobre Android, para que prácticamente pareciera un sistema operativo nuevo basado en la red social. Sin embargo, la idea no gustó entre la gente, y rápidamente se tornó en un aluvión de críticas, ya que consideraban que violaba claramente la privacidad de los usuarios. Aunque realmente tuvo bastantes descargas en su momento, las notas negativas fueron la tónica dominante y ya prácticamente no hemos olvidado.

Se llevó por delante a HTC First, el primer terminal que traía instalada por defecto la aplicación de Facebook Home y que obtuvo un rápido fracaso.

Galaxy Gear

El smartwatch de Samsung consiguió centrar la atención de gran parte del público tecnológico. Y es que como os contábamos hace unos días en este análisis sobre el Galaxy Gear, el dispositivo realmente cuenta con características muy interesantes y que demuestran lo que pueden llegar a ser y ofrecer estos relojes inteligentes. Sin embargo, la exclusividad de conectividad con los smartphones de la compañía coreana generó ciertas críticas y finalmente ha hecho que la aceptación entre los usuarios no terminara de ser tan buena como esperaban.

Implantación del 4G

Mucho se ha hablado por parte de las operadoras de la implantación del 4G a lo largo y ancho del país. El proceso continúa, y se espera que el próximo año las nuevas redes estén disponibles para muchos más usuarios, pero lo cierto es que el proceso no avanza a la velocidad a la que muchos les gustaría, y por el momento, sigue siendo un servicio exclusivo para grandes núcleos urbanos. Además, el dividendo digital tendrá que esperar. La promesa realizada por el Gobierno de Mariano Rajoy de llevarlo a cabo el 1 de enero de 2014 finalmente no será realizada y el servicio de 4G no podrá ofrecerse todavía en la banda de los 800 MHz.

Mega

Tras el cierre de Megaupload, grande era la expectación que mostraba el nuevo proyecto de Kim Dotcom, Mega, un servicio legal de almacenamiento en la nube. Las primeras horas fueron de locura, hasta el punto que la afluencia de usuarios saturó el servicio. Los problemas de dimensionamiento fueron protagonistas desde el principio, lo que sin duda no favoreció nada al servicio. Ahora y trascurridos meses desde aquello, Mega sigue lejos aún de algunos de sus principales competidores como Dropbox.

Ubuntu Edge

Este proyecto de que buscaba desarrollar un smartphone de alta gama con Ubuntu mediante crowdfunding, llegó a recaudar casi 13 millones de dólares, todo un récord. Sin embargo, quedó lejos de los 32 millones que pretendía reunir y finalmente se vio abocado al fracaso. Una de las claves principales: el terminal costaba 695 dólares, un precio muy alto para un sistema operativo que todavía estaba en fase inicial.