Cae el gasto en telefonía móvil, ¿Por qué?

Cae el gasto en telefonía móvil, ¿Por qué?

Carlos González

El último informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia refleja la sorprendente caída en el gasto en servicios de telefonía móvil. Concretamente, los usuarios desembolsamos ahora un 13% menos en dichos servicios de telecomunicaciones. Concretamente, estamos gastando una media de 15,5 euros al mes en telefonía móvil. ¿Por qué? ¿Han caído los precios, o estamos recortando los usuarios el gasto en telecomunicaciones?

Según este último informe, el gasto en servicios de telecomunicaciones a través de plataformas y redes móviles se desplomó un 13% en el primer semestre de 2014 con respecto al mismo período el año anterior. Estos datos quedan reflejados, principalmente, en el gasto en mensajes de tipo SMS, que ha caído hasta los 20 céntimos de media mensual, un 60% menos que el año anterior. Ahora bien, la banda ancha móvil también ha supuesto, para los usuarios, un desembolso un 38% menor quedando fijado en los 6,5 euros de media. También gastamos menos en voz móvil, concretamente 3,2 euros al mes, un 47% menos que el año anterior.

gastos-medios (1)

La banda ancha móvil sigue imponiéndose

La muerte del SMS lleva anunciándose años y el culpable principal es WhatsApp. No sólo WhatsApp, pero sí el concepto de mensajería instantánea en dispositivos móviles, que ha derivado el consumo en favor de la banda ancha móvil, dejando a la sombra el consumo de voz y mensajería SMS. Ahora bien, más daño aún se espera que reciban las llamadas móviles, puesto que WhatsApp prepara su servicio de llamadas de voz a través de Internet.

Las tarifas móviles, cada año más económicas

¿Hemos recortado los usuarios nuestro gasto en telecomunicaciones? Los datos más amplios no señalan esto, pero sí podemos ver en el mercado de tarifas que, cada vez, ofrecen precios más ajustados con más megas y llamadas. Uno de los casos más evidentes es La SinFin de Yoigo, que por 29 euros tiene llamadas ilimitadas y 20 GB. Ahora bien, esta caída en los precios no resulta agradable para telcos como Vodafone, que auguran una inminente subida para garantizar la evolución de las infraestructuras y prestación del mejor servicio posible.