Esta nueva certificación te permite saber qué Smart TV es mejor para gaming

Los monitores llevan más de una década siendo la mejor forma de jugar a videojuegos, ya que ofrecen el input lag más bajo posible en comparación con los televisores. Sin embargo, las Smart TV han ido mejorando su rendimiento en gaming en los últimos años, y ahora es cada vez más común encontrar modelos con menos de 15 ms o incluso 10 ms de input lag. Para identificarlos con mayor facilidad, ahora hay una nueva certificación.

La nueva certificación, llamada Gaming TV Performance, ha sido creado por el instituto alemán Verband Deutscher Elektrotechniker (VDE). Con él, se certificarán todos los televisores que tengan un input lag inferior a 10 ms en multitud de escenas de gameplay, y que además ofrezcan un brillo en HDR de al menos 1.000 nits.

Gaming TV Performance: input lag y HDR excelentes

El primer fabricante en recibir esta certificación en sus televisores ha sido Samsung, cuya serie Neo QLED de 2021 cuenta con un input lag de menos de 10 ms y ofrece un rendimiento espectacular en HDR. En concreto, las series que han recibido la certificación son los QN900, QN800, QN90 y QN85. Actualmente, las Smart TV que cuentan con paneles de 120 Hz han reducido su input lag a cifras de en torno a 5 o 6 ms, siendo estas las mejores para jugar. Actualmente, Samsung y LG están empatadas en torno a esas cifras con sus mejores modelos.samsung neo qled 8k

Estos modelos cuentan también con AMD FreeSync Premium Pro, gracias al cual los juegos envían directamente el mapa tonal a la pantalla sin pasos intermedios, reduciendo el input lag al disfrutar de juegos en HDR. Además, garantiza un correcto rendimiento jugando en 4K y a 120 Hz.

El input lag, uno de los grandes enemigos del gaming

El input lag se refiere al tiempo que hay entre que pulsamos un botón en el mando y el movimiento se muestra en pantalla, como puede ser por ejemplo pulsar el botón de disparar en un shooter y que la bala salga del arma.

La mayoría de televisores, de serie, cuentan con multitud de ayudas de imagen para suavizarla, como es el caso del interpolado o la reducción de ruido. Esto añade tiempo de procesamiento a la imagen en la tele, y por ello el input lag se dispara a cifras que pueden llegar a superar los 60 o incluso 100 ms. Este es el motivo de que algunos juegos se noten poco receptivos al jugarse en televisores baratos.

Por ello, los televisores incorporan un Modo Juego que desactiva todas estas ayudas y permite disfrutar de una experiencia de juego más directa sin un input lag apreciable, pudiendo incluso jugar en juego competitivo. En un juego a 60 FPS, cada fotograma en pantalla dura 16,67 ms. Un input lag de 60 ms implica que vamos 4 fotogramas por detrás, y eso puede ser la diferencia entre seguir vivo o morir.

Por tanto, a partir de 2021, comprobad que el televisor que vais a comprar cuenta con Gaming TV Performance si queréis usar la Smart TV para jugar.