Llega Airspeeder, la competición de coches eléctricos voladores

Los avances en nuevas tecnologías de transporte no paran de llegar al sector del automóvil. Tanto, y dentro de una visión de futuro, se ha dado paso ahora a los nuevos coches eléctricos voladores, vehículos tripulados que pueden volar a 500 metros de altura y 120 km/h de velocidad. El objetivo es crear una ‘Fórmula 1 del aire’, la competición de Airspeeder que pretende revolucionar las carreras, y que podría ser una realidad ya este 2021.

Si bien gran parte de la industria de eVTOL (las aeronaves eléctricas de despegue y aterrizaje verticales) tiene la mirada puesta en los taxis aéreos urbanos o el transporte de carga, el empresario Matthew Pearson tuvo otra idea: coches eléctricos voladores de carreras. Entonces, en 2019, fundó dos compañías, Alauda Aeronautics para fabricar el avión y Airspeeder, una serie internacional para competir con ellos.

Coches eléctricos voladores controlados en remoto

Ahora, Airspeeder dice haber completado los primeros vuelos de prueba del primer vehículo de carreras volador eléctrico, y que está listo para albergar la carrera inaugural de su serie EXA este año. La de Airspeeder es la modalidad competitiva que reunirá a tecnología relacionada con los altos vuelos con las carreras que los más soñadores habían imaginado.

Con el símil de la Fórmula 1, esta consiste, básicamente, en la realización de una serie de vueltas sobre un circuito creado al efecto en las alturas. Para ello, se utilizará una especie de robots voladores, los cuales se denominan comúnmente como drones, pero con una tecnología superior. Apodados como Airspeeder Mk.3, estos vehículos eVTOL se controlarán de forma remota este 2021, pero están destinados a ser tripulados a partir de 2022 (rebautizados entonces como Airspeeder Mk.4)

El vehículo está construido en fibra de carbono

Desde 2017 la compañía australiana ha destacado su interés por iniciar una futurista serie de carreras profesionales con automóviles que se desplacen por el aire. Para convertir este sueño en una realidad, Alauda ha diseñado y desarrollado el definitivo que se plantea como el primer coche de carreras volador eléctrico con una arquitectura rompedora, el Mk3.

Competición Airspeeder MK coches eléctricos voladores

Este Mk3 2021, que es el que vehículo que hará su incursión en las carreras Airspeeder de coches eléctricos voladores, parece un cruce entre un dron y uno de los aviones acrobáticos. Es un volador eléctrico de competición que presume de resultar pequeño, elegante y maniobrable. Su diseño muestra un total de ocho hélices, dos en cada esquina, y despega y aterriza en vertical, lo que facilita las maniobras.

A su vez, destaca por su diseño que mezcla un vehículo de Fórmula 1 con una pequeña aeronave. De igual forma que los bólidos, el mismo cuenta con un armazón fabricado en fibra de carbono, con el objetivo de crear un transporte liviano de tan solo cien kilos sin conductor. Pilotado a distancia es, en esencia, una máquina de alto rendimiento. A máxima potencia entrega 320 kW, lo que equivale a un SUV de alto rendimiento. La aceleración de 0 a 100 km/h se produce en 2,8 segundos, y puede ascender hasta los 500 metros de altura. Generan hasta 5Gs laterales.

Podrían celebrarse las primeras citas este mismo verano

Como tal, estos vehículos están especialmente diseñados para las carreras y para alcanzar grandes velocidades y mucha aerodinámica. Así, y tal y como señalan los promotores de la competición, la producción de los Airspeeder puede ayudar a que poco a poco se vayan diseñando y produciendo más coches voladores de este estilo, asentándose la movilidad aérea.

De hecho, algunas de las grandes marcas de coches se iniciaron primeramente en el mundo de las carreras, y Alauda Aeronautics pretende también dar sus primeros pasos así antes de que la movilidad por el cielo se asiente y se puedan producir otro tipo de vehículos. La intención es que se empiecen a celebrar las primeras citas este mismo verano en tres continentes.

De momento, la cita inaugural será el EXA Airspeeder Grand Prix, el primer evento en el que haga su participación este modelo de pruebas y otros que están desarrollándose en la actualidad. El reglamento es todavía un borrador, pero ya apunta varias similitudes con el certamen de referencia en vehículos eléctricos, la Fórmula E. La posibilidad de ser controlados de forma puramente digital convierte a este futuro deporte en una opción muy ligada a los eSports. Se espera, por tanto, que su éxito sea muy notable en los próximos años.

¡Sé el primero en comentar!