Archivado otro caso P2P y sin noticias de EspalWii o EspalZone

Archivado otro caso P2P y sin noticias de EspalWii o EspalZone

Javier Sanz

Siete años ha durado el proceso por el que se encausó a la web de enlaces P2P Donkeymania. Tras el cierre cautelar de la web, la primera clausuarada en nuestro país por orden judicial, los dictámenes judiciales se han ido sucediendo hasta que por fin se ha llegado a un sobreseimiento provisional. Por otro lado y debido al número de preguntas, de momento pocas novedades sobre el famoso caso de EspalWii, EspalPSP o EspalZone.

Todo comenzó con la denuncia de la editorial El Derecho en el año 2002 a la que posteriormente se unieron las entidades de gestión SGAE y EGEDA. La juez Carmen Sánchez-Albornoz Bernabé, titular del juzgado de instrucción número 3 de Madrid, ordenó el cierre cautelar del sitio web en agosto de 2003 por enlazar a archivos que circulaban a través de la red P2P eDonkey.

Siete años más tarde, la juez no ve conducta delictiva en la actividad de los administradores del portal ya que ésta "no se debe considerar esencial" para la vulneración de los derechos de autor al estar los contenidos alojados en los ordenadores personales de los usuarios de la red P2P.

Los administradores no se lucraban con las descargas

Además, según la juez, "el lucro que perciben no es directo, pues el usuario de la red debe descargarse previamente un archivo que permita la descarga de ese tipo de contenidos que desea y después conectarse a edonkey, sin que conste que esta web haya recibido cantidad alguna, premio o regalo o precio por facilitar la entrada en la red".

El otro argumento por el que se inculpa a los administradores es que "el apoyo indirecto que prestan a la distribución de archivos protegidos por derechos de propiedad intelectual se localiza a través de su web y servidor, pero los puntos de conexión y los particulares que acceden a ellos son desconocidos y no se lucran de la descarga de tales obras, ni realmente las distribuyen entre aquéllos que finalmente las descargan en su ordenador, por lo que ni se cumple el tipo objetivo, ni los requisitos subjetivos que dicho tipo conlleva".

A buen seguro, este sobreseimiento, contra el que cabe recurso, no sentará bien en el seno de la industria cultural. Sus opciones pasan por recurrir la sentencia pero será complicado demostrar un delito que las numerosas sentencias que se están dictando últimamente no ven por ningún lado.

Sobre las "Espal"

Nos consta que un conocido abogado va a representar a una de las personas detenidas y que incluso habrá nuevas páginas relacionadas con la temática anterior.