Europa quiere abolir el cambio de hora y dejar el horario de verano todo el año

Europa quiere abolir el cambio de hora y dejar el horario de verano todo el año

Carlos González

Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, se ha posicionado a favor de la supresión del cambio de hora en la Unión Europea y ha anunciado que propondrá su abolición. Con esto, en caso de salir adelante, en Europa nos mantendríamos en el horario de verano. Esto significaría que anochezca una hora más tarde durante todo el período en que nos correspondería aplicar el horario de invierno.

La propuesta de supresión del cambio de hora en Europa no significa que no vaya a haber cambio de hora. Significa, de momento, que la Comisión Europa presentará de manera formal la propuesta de eliminación del horario de invierno ante el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo. A partir de aquí es donde se tomará la decisión, pero por el momento no se ha aprobado sino que únicamente se ha aceptado llevar la opción a trámite. Algo que ocurre después de una consulta pública en la que ciudadanos, empresas y asociaciones han manifestado su opinión al respecto.

Éxito rotundo: los europeos quieren abolir el cambio de hora, y Europa presentará formalmente la propuesta para eliminar el horario de invierno

El 5 de julio, la Comisión Europea abrió una consulta pública en la que se buscaba conocer la opinión de ciudadanos, empresas y asociaciones en relación con el cambio de hora. Esta consulta pública estuvo abierta durante 43 días, en los cuales 4,6 millones de personas completaron el correspondiente formulario. En él, no solo se votaba si abolir el cambio de hora, o no, sino que había opción también de exponer argumentos por escrito. Los resultados, según el Westfalen Post, han sido favorables en un 80% a la abolición del cambio de hora. Es decir, se ha votado mantener el ‘horario de verano’.

En estos momentos, las leyes comunitarias obligan a los 28 Estados miembros a adelantar el reloj una hora el último domingo de marzo, y hacer lo contrario el último domingo de octubre. De esta manera, y teniendo en cuenta la evolución de la luz diurna, se aprovecha mejor su disponibilidad, lo que debería reducir el consumo energético, favorecer la seguridad vial y garantizar un mayor tiempo de ocio.