La desconfianza hacia Uber crece, ahora se podría centrar aún más en sus conductores

Desde sus inicios, Uber ha resultado ser una compañía que ha generado una innegable controversia entre determinados estamentos sociales y judiciales, lo que ha obligado a la firma ha modificar su política de funcionamiento inicial en varias ocasiones para poder amoldarse a cada uno de los territorios donde pretende funcionar.

Esto es algo que en su momento ya sucedió en nuestro país, ya que la firma tuvo que retirar sus servicios debido a que las leyes nacionales determinaron que no podían operar en nuestro territorio. Esto es algo que Uber tuvo que aceptar modificando, entre otras cosas, los requerimientos en cuanto a sus propios conductores para poder empezar a funcionar de nuevo en España

Relacionado: Uber comienza a operar desde hoy mismo en Madrid con estos precios y disponibilidad

Sin embargo la desconfianza que la misma firma genera entre parte de la sociedad no para, lo que continua acarreando serios inconvenientes que afectan directamente a las operaciones que Uber pretende llevar a cabo con total normalidad. Sirva como ejemplo lo sucedido hace unas horas en la ciudad norteamericana de Austin contra Uber y Lyft. Esta es una ciudad en la que se lanzó una propuesta por la cual todos los aspirantes a trabajar como conductores de las nuevas y peculiares empresas de transporte de personas, antes de acceder al puesto tendrían que pasar una verificación de antecedentes penales, algo que se realizaría a través de sus huellas dactilares.

App del servicio de Uber

Ambas se negaron a ello, por lo que se ha sometido a votación entre los ciudadanos ganando la propuesta por un 56%. Tras esta decisión con la que las propias compañías no están en absoluto de acuerdo, han tomado la determinación de retirar sus servicios de ese territorio, al menos temporalmente. Esto supone un serio revés, más si tenemos en cuenta los 8 millones de dólares invertidos en publicidad para echar abajo la propuesta.

Uber y Lyft han argumentado que cuentan con sus propios controles de antecedentes y que además son lo suficientemente estrictos y fiables, por lo que sumar además controles basados en huellas dactilares aportarían un cargo económico innecesario y este coste haría más difícil reclutar a nuevos conductores para la plataforma.

Este es otro de los muchos ejemplos que demuestran que este tipo de compañías no encuentran más que escollos a la hora de implementar un nuevo y modernizado modelo de negocio en un sector donde quizá están demasiado arraigados los antiguos métodos de funcionamiento.

Quizá también te interese:

Uber anuncia su regreso a España ¿Volverá a tener problemas legales?

Aplicación móvil única y uso del taxi compartido, la respuesta de los taxistas a Uber y BlaBlaCar

Pepephone ofrecerá conexión WiFi gratis en los coches Uber