¿Mejorará la velocidad del ADSL próximamente?

¿Mejorará la velocidad del ADSL próximamente?

Javier Sanz

Hace años era habitual que los operadores de ADSL aumentaran de forma gratuita y automática la velocidad. Con la llegada de la fibra óptica las conexiones basadas en cobre se han estancado, pero, ¿hay posibilidad de que veamos un aumento de velocidad próximamente?

Desde que llegaron los 20 megas a España en 2005, hemos ido asistiendo a diferentes aumentos de velocidad por parte de todos los operadores. De los 256 kilobits pasamos rápidamente a los 512, después al megabit y de ahí ha ido creciendo hasta los tres, seis, diez y hasta 20 megas. Después llegó la tecnología VDSL2 y a pesar de que permite sincronizar a 50 megas, los operadores como máximo prometen 30 o 35 megas en el mejor de los casos. ¿Hay posibilidad de navegar más rápido con el par de cobre?

Pruebas esperanzadoras

Velocidad ADSLEs evidente que la fibra óptica no va a llegar a todas las zonas de España y en pocos años nos encontraremos con una diferencia importante entre las conexiones de las ciudades y de las zonas más aisladas. En este momento todavía no hay servicios que demanden un gran ancho de banda pero la industria del contenido no deja de evolucionar y no tardaremos en ver como el 4K (Ultra Alta Definición) comienza a ser una realidad a través de las plataformas de televisión de pago. Esto significa que una conexión de 10 o 20 megas será insuficiente como para garantizar una experiencia de usuario aceptable, de ahí que haya varios interrogantes relacionados con el futuro de la banda ancha.

Hasta 1 Gbps con ADSL

Telekom Austria Group y Alcatel consiguieron el pasado verano transmitir transmitir vídeo y datos a una velocidad superior a 1 Gbps, es decir, algo más de 1.000 megabits. Gracias a una tecnología denominada G.Fast, los responsables del proyecto quieren que los operadores empleen esta tecnología de forma complementaria con los despliegues de fibra óptica. Es decir, zonas donde no sea posible llegar con cableado por razones técnicas o económicas. Aunque el G.Fast todavía no está estandarizado, son varias las compañías de telecomunicaciones que se han interesado por esta tecnología.

4G como alternativa

Otra posibilidad es el uso de LTE para proporcionar banda ancha ultrarrápida en zonas donde no llega la fibra. Eso sí, las conexiones móviles siempre tendrán la desventaja de estar limitadas en tráfico y es que un usuario intensivo que descargue datos a toda velocidad puede llegar a afectar a otros clientes conectados a la misma celda.

Situación en España

A corto plazo parece improbable que veamos cambios en la velocidad del ADSL. Por ejemplo, Orange descarga desplegar VDSL2 en sus centrales por lo que los 20 megas serán la velocidad máxima de su portfolio basado en cobre. Por su parte, Jazztel descartó implementar la solución conocida como ADSL Bonding que permitía agregar varias conexiones en una misma línea. Habrá que estar muy atentos a los despliegues de fibra y a las soluciones para las zonas más aisladas.