¿Necesita Samsung un Galaxy S5 metálico más potente?

¿Necesita Samsung un Galaxy S5 metálico más potente?

Javier Sanz

La firma coreana que acaba de presentar su modelo estrella en el Mobile World Congress podría tener un as en la manga preparado en caso de que sus rivales pusieran en apuros al Galaxy S5. Un modelo acabado en metal con mejor procesador, más memoria RAM y pantalla 2K sería el antídoto. ¿Lo necesita?

El mercado de la telefonía móvil está en constante ebullición y es que en los últimos años ha habido una evolución tremenda a nivel de innovación. Eso sí, esta edición del MWC no ha traído demasiadas sorpresas. La realidad es que en 2014 las firmas lo que han hecho ha sido seguir en parte a Apple en diferentes aspectos. Por ejemplo, Samsung y HTC han lanzado modelos en color champagne, algo que probablemente no hubiera sucedido sin ese tercer color en el iPhone 5s. También se han puesto de moda los sensores de huella digital para mejorar la seguridad e incluso Samsung ha innovado incorporando un pulsómetro capaz de medir el ritmo cardiaco del usuario. Los más críticos señalan que ya existían aplicaciones que hacían esa función con la lente de la cámara pero la realidad es que se trata de una innovación.

El diseño cobra importancia

Atendiendo a los números de las diferentes compañías y a los datos que proporcionan consultoras como GFK, los consumidores buscan cada vez más móviles económicos y la gama alta solo queda para aquellos que están dispuestos a desembolsar 600 o 700 euros a cambio de un smartphone premium. Aquí es donde Apple gana por goleada pero otros jugadores como Samsung, LG, Sony o HTC quieren entrar. La rumorología cuenta que los coreanos tienen para mayo una versión llamada Galaxy F que precisamente se enmarca dentro de este contexto. Acabado premium en metal, pantalla con resolución 2K y en definitiva, todos los condimentos necesarios para engatusar a los más exigentes.

A nivel empresarial tiene sentido y es que el S5 ya estará en las tiendas en esa fecha y siempre al cabo de tres o cuatro meses baja de precio con respecto al coste de salida. Aquí es donde podría aparecer en escena la versión premium para plantar cara a sus rivales. Enfrente tendrá seguramente al nuevo HTC One que será presentado a finales de marzo en Londres y al iPhone 6 que llegará en octubre (como siempre) a las tiendas. Obviamente la firma coreana no querrá quedarse desposicionada en el último trimestre del año que es cuando más ventas se producen.

El tamaño ya no importa

Otra de las tendencias que parece haberse difuminado es el tema del tamaño de pantalla. En los últimos años ha habido una fiebre tremenda con los phablets y smartphones que superan las 5 pulgadas pero parece que ya hemos tocado techo. Ahora la batalla está en la resolución en el marco que cada vez es más estrecho. Habrá que estar muy atentos también al próximo Note y es que podría haber sorpresas.

¿Crees que Samsung necesita este modelo premium? Participa en nuestro Foro de Telefonía móvil y comenta esta noticia.