29 motores en tiempo récord: la ultima hazaña del supercohete de SpaceX

La carrera espacial está yendo muy deprisa y eso es en gran parte gracias al avance de la tecnología. Su desarrollo ha permitido que empresas con SpaceX o Blue Origin sean capaces de enviar cientos de satélites al espacio para ponerlos en órbita y que recopilen información que después será enviada a la Tierra. De hecho, estos satélites se pueden ver desde la Tierra. Pero no es solo eso, ya que se espera que en un futuro se pueda realizar turismo espacial y todo aquel que lo desee pueda viajar al espacio, pagando un elevado precio. SpaceX, la compañía de Elon Musk, está avanzando muy rápido y ha terminado uno de sus propulsores que servirá para impulsar cohetes muy pesados.

Son muchos los avances que se están produciendo en Starbase, el nombre que reciben las instalaciones de SpaceX. Booster 4, el propulsor de cohetes con una altura de unos 70 metros por otros casi 10 de ancho, termino su desarrollo y es ya una realidad. Según las estimaciones, este propulsor tiene el doble de fuerza que el cohete de la NASA Saturno V que lanzó a la Luna a varios astronautas.

Instalación de 29 motores en tiempo récord

Lo mejor de todo fue que todas las personas que han trabajado en el cohete lograron instalar un total de 29 motores de cohete Raptor. Se espera que los vuelos de prueba se hagan con estos 29 motores, pero para cuando esté preparado para las misiones, se quiere hacer que tenga hasta 33.

Se ha tardado muy poco tiempo en instalar tantos motores y eso es una hazaña para todos los ingenieros que trabajan en el proyecto.

Primero se harán pruebas de presión y de fuego estático, todas ellas con mucho cuidado, para no dañar todos estos motores Raptor.

Aún no se pueden hacer pruebas

Existe un problema entre SpaceX y la Administración Federal de Aviación ya que hay que realizar una revision ambiental y hasta que no se haga, ninguno de los proyectos de SpaceX podrá despegar.

Durante bastante tiempo este organismo ha estado trabajando con la compañía para hacer una evaluación ambiental. Por tanto, dada la situación es complicado que SpaceX pueda realizar un vuelo de prueba de su cohete Starship antes de que comience el mes de septiembre.

Sin embargo, si no se pueden hacer estas pruebas, ¿por qué se ha dado tanta prisa SpaceX para la instalación de esos 29 motores Raptor? Quizás sea una estrategia por parte de la compañía para meter presión a la Administración Federal de Aviación para que acelere los trámites para permitir las pruebas.

Así pues, veremos cuál es el desenlace de esta historia y si es capaz SpaceX de conseguir los permisos necesarios para poder realizar las pruebas pertinentes de sus cohetes.