La nave que revolucionará las misiones de inteligencia en alta mar

El gran desarrollo que ha sufrido la tecnología en los últimos tiempos ha permitido crear dispositivos de gran inteligencia. Un ejemplo de ello son muchas aeronaves que gracias a distintos sistemas digitales pueden funcionar de forma autónoma, sin necesidad de que nadie los pilote. Estados Unidos ha hecho volar por primera vez su nueva aeronave que servirá fundamentalmente para tareas de reconocimiento, vigilancia e inteligencia marina.

Se trata de una revolución en lo que a naves inteligentes se refiere y que cambiará totalmente la forma en la que tanto la Marina de los Estados Unidos y la Real Fuerza Aérea de Australia hacen sus misiones en alta mar.

Tecnología óptima de última generación

Todo esto será posible gracias a que puede estar un día entero en funcionamiento, la cantidad de sensores que presenta a lo largo de toda su infraestructura y todos los sistemas de inteligencia que tiene en su interior.

De esta forma, podrán conocer en tiempo real cualquier situación que esté ocurriendo en el mar y tomar en el momento la decisión pertinente tanto a nivel de estrategia como de táctica, con la finalidad de perder el menor tiempo posible.

Se está trabajando para que tenga la capacidad minima para comenzar a hacer misiones y que comience su implementación alrededor el mundo. Además, este dron sustituirá a Aries, la nave que actualmente se encarga de las misiones de inteligencia en Estados Unidos.

Se ha tardado más de un lustro en hacer realidad este hito de le tecnología. Su radar marítimo de 360 grados o su capacidad para retransmitir en video, entre otras muchas funciones, permiten mantener a Estados Unidos por delante en la carrera por ser la mayor potencia del mundo.

Hay que esperar para verla implementada

Actualmente hay dos de estas aeronaves que se encuentran alrededor del Pacífico como parte para conseguir esa capacidad para comenzar a operar que se espera conseguir en los próximos dos años.

Incluso de vez en cuando la Marina hará que estas naves orbiten por lo menos cinco veces durante una semana entera sin parar.

Los sistemas que funcionan por sí solos hoy en día son visibles en todo el mundo y pueden trabajar durante un día entero sin descanso, recopilando datos de vital importancia para tomar decisiones el futuro, tanto datos en tierra como en el mar.

Sin embargo, en un futuro se espera que todos estos sistemas inteligentes funcionen en conjunto, pudiendo combinar tanto sistemas autónomos como Inteligencia Artificial para poder conseguir la mayor cantidad de información posible tanto en el menor tiempo que se pueda y utilizando el menor número de personas posible.

Es por ello que, aunque los drones tienen muchos usos, uno de los que más aprovechan muchos países es utilizar estas aeronaves para realizar misiones de inteligencia.