Sin este cambio, en 10 años podríamos quedarnos sin números de teléfono

Las numeraciones en los teléfonos tradicionales alcanzaron su límite hace unos años. Una vez que se asignaron al menos una vez los números que empiezan por 6 y por 9, los operadores empezaron a utilizar los que empiezan por 7 y por 8. Sin embargo, hay algunos teléfonos que empiezan por 5, pero no se están utilizando, lo cual entraña un grave peligro.

Esta numeración que empieza por 5 no es utilizada por teléfonos fijos o móviles, sino por las líneas M2M, o máquina a máquina. Uno de los dispositivos que más utiliza este tipo de líneas son los datáfonos que utilizamos para pagar con el móvil o con la tarjeta bancaria. Para estos dispositivos se ha diseñado la numeración 590, que cuenta con números de 13 dígitos en lugar de los 9 dígitos que tienen los números normales.

El problema es que parte del daño ya estaba hecho. Antes de que se decidiera utilizar los números 590, estos dispositivos M2M utilizaban ya números en los rangos atribuidos al servicio móvil, con números que empiezan por 6 o por 7. En 2018, la CNMC se quejaba de que seguían atribuyéndose estos números para las máquinas M2M en lugar de los 590 en nuevas altas, lo cual puede contribuir a la escasez de números nuevos.

Los números 590 no se están usando

Ahora, la CNMC ha publicado un informe anual para analizar el uso que se le está dando a la numeración telefónica en España. En los números fijos, la CNMC no prevé solicitar nuevos recursos adicionales para ninguna provincia, por lo que no va a haber actualizaciones con los prefijos provinciales.

datafono pago sin contacto

No obstante, lo que sí recomiendan es que se reduzcan de 10.000 a 1.000 los bloques que se asignan para el servicio telefónico a cada provincia, lo cual tiene como fin gestionar de manera más eficiente las necesidades de numeración geográfica. Con los bloques actuales de 10.000 suelen quedar excedentes de numeración sin utilizar.

Además, hace una importante apreciación con respecto a los números 590, insistiendo en que se ha de fijar un plazo técnicamente suficiente a partir del cual sólo se podrán dar de alta los servicios de M2M usando la numeración atribuida a esos números. Han pasado tres años desde la última recomendación, y todavía se siguen asignando números de teléfono móvil para estos dispositivos.

El peligro de no usar los números 590

La numeración 590 empezó a estar disponible desde el 31 de marzo de 2012. De los mil bloques atribuidos con esta numeración, sólo diez han sido asignados, ocupando un 1% del rango. Por ello, su uso es del 11,13%.

Esto supone un gran riesgo, ya que se estima que, para el año 2030 con la implantación masiva del 5G, habrá 145 millones de dispositivos M2M, mientras que la numeración móvil sólo puede ofrecer en torno a 120 millones de números. Estos rangos están preparados para asignar hasta 10.000 millones de números de teléfono, combinando el rango 590 actual con los reservados, que van desde el 591 al 599. Hasta que no sea obligatorio su uso, se van a seguir gastando valiosos números móviles de los rangos 6 y 7. Así, si no se empieza a implantar obligatoriamente el uso del 590, podríamos quedarnos sin teléfonos en menos de una década.

Por último, también proponen que se elimine el concepto de numeración nómada geográfica para liberar los subrangos correspondientes, dada la limitada presencia comercial que tienen. Con ello, se liberaría un gran volumen de números de teléfono para asignarlo a clientes finales.

Fuente > CNMC

¡Sé el primero en comentar!