El 5G llega a 8,3 Gbps, pero no lo hará en España todavía

Aunque en estos días ya se empieza a hablar del futuro 6G, lo cierto es que la tecnología 5G aún tiene mucho que decir. Esta se empieza a convertir poco a poco en el estándar para varios dispositivos que van llegando al mercado, algo lógico si tenemos en cuenta que ofrece una mejora sustancial con respecto al 4G tanto en velocidad como en estabilidad e incluso en consumo energético. Sin embargo, esta todavía tiene que terminar de explotar, algo que hará a través de las conexiones mmWave.

Como decimos, el 5G empieza a ganar una importancia notable. Los fabricantes de teléfonos móviles tenían destinado el 5G para sus dispositivos de gama más alta hace algunos años, pero cada vez vamos recibiendo más modelos asequibles que cuentan con ella. Las redes 5G comienzan a llegar cada vez a más sitios, aunque por el momento el estándar que podemos encontrar de este tipo de conectividad es el llamado Non Standalone (o NSA), algo que como veremos un poco más adelante está «lastrando» las posibilidades del 5G.

Un 5G utilizando solo mmWave

Explicado de manera muy sencilla, el 5G NSA no permite que este tipo de red funcione de manera autónoma, por lo que se debe apoyar en el funcionamiento de las actuales redes 4G. La comunicación entre el móvil y la antena se produce a través de las frecuencias del 5G, pero la comunicación posterior entre antenas se vale del 4G. Esto se debe a que el NSA es un estándar puramente de transición, y que debe dar poco a poco paso al llamado 5G Standalone (o SA).

Las compañías poco a poco están experimentando con el 5G SA, que se vale, entre otras, de conexiones mmWave. Esta banda de alta frecuencia será una de las responsables en el futuro del funcionamiento del 5G autónomo, algo que hará que se libere el potencial de este tipo de redes.

Qualcomm se ha convertido en la primera compañía que ha conseguido realizar una prueba utilizando una conexión mmWave independiente. Gracias a su módem X70, la compañía asegura que ha podido alcanzar una velocidad de 8,3 Gbps a través de la banda de 26 GHz. Con esta prueba se demuestra que las conexiones 5G deben de dejar de estar ancladas a la tecnología 4G lo antes posible, pero en sitios como España esto aún puede tardar en pasar.

8,3 Gbps: 34 segundos para descargar 120 minutos en 4K (Qualcomm)

Aún tardará un tiempo en llegar a España

Las redes 5G de nuestro país se valen actualmente de dos bandas de frecuencia diferentes. La primera de ellas, la de 700 MHz, se subastó en España entre las operadoras en julio de 2021, y curiosamente fue después de que se quedara libre, ya que a través de ella se emitía la TDT. Junto con la otra, que es la de 3.500 MHz, tenemos una red 5G que como hemos explicado arriba es Non Standalone, es decir, se vale de la infraestructura 4G.

¿Cuál es el «problema» que hay en España para la llegada del siguiente nivel del 5G? Como hemos explicado un poco más arriba, para que esta funcione de manera autónoma es necesario que se valga de una banda de alta frecuencia, concretamente de la de 26 GHz. La cuestión es que esta banda aún no ha sido subastada entre las operadoras españolas, un proceso para el que aún no tenemos una fecha aproximada. Cuando esto ocurra, tanto esta banda de alta frecuencia como las dos anteriores serán juntas las responsables de una nueva realidad para el 5G entre nuestras fronteras.

Vía > Zdnet

1 Comentario