El Gobierno reactiva las portabilidades, pero prohíbe subir precios a los operadores

Improvisación absoluta del gobierno en muchos asuntos afectados por la crisis sanitaria del coronavirus. Si el pasado 18 de marzo suspendía las portabilidades de fijo y móvil hasta la finalización del estado de alarma, prevista para el 11 de abril, hoy aprobará reactivarlas de nuevo. El perjuicio causado a algunos usuarios, las críticas de muchas operadoras y la incoherencia con que sí se podían realizar nuevas altas, llevarán al gobierno a aprobar un nuevo Real Decreto con estas medidas. A partir de entonces, se reactivarán las portabilidades, pero con condiciones.

Han sido dos semanas de estado de alarma con las portabilidades suspendidas, algo que no ha sentado nada bien ni en usuarios ni en compañías de telecomunicaciones. Todo esto quedaba recogido en el famoso Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. Ahora, según ha adelantado La Información, el Gobierno congela tarifas de telefonía y levanta el veto a los cambios de compañía.

Sí podrás cambiar de compañía a partir de mañana

El Gobierno prepara un nuevo Real Decreto que cambiará parte del Real Decreto aprobado hace 13 días. En este caso, se modificarán los aspectos relativos a las portabilidades, pero también se introducirán cláusulas para evitar las subidas de precios. La idea es garantizar el acceso a las telecomunicaciones en las mismas condiciones para todos los ciudadanos, además de asegurar los servicios.

La Vicepresidencia económica está ultimando un decreto para evitar subidas en los precios de las tarifas de telefonía móvil y de fijo, algo que se aprobará en el Consejo de Ministros. En ese Real Decreto también se prevé la existencia de medidas que afecten a los alquileres o los autónomos, pero eso es algo que conoceremos en cuestión de unas pocas horas.

El Decreto impondrá la obligación de mantener los precios actuales, incluidos los descuentos por asumir un compromiso de permanencia. Estos precios y descuentos se prolongarán mientras dure el estado de alarma. Esto evitará que los usuarios se pongan a realizar portabilidades o amagos de portabilidad para ampliar sus descuentos en el tiempo. Eso sí, las subidas ya anunciadas con el plazo previsto por ley se seguirán aplicando.

Por otro lado, se eliminará el veto de realizar portabilidades, suavizando las medidas impuestas hace unos días. En concreto, se podrán realizar de forma remota y parece que aplicarán únicamente a la telefonía móvil. Esto es debido a que el cambio no requiere de la visita de un técnico, siendo suficiente el envío postal de una nueva tarjeta SIM. Las altas nuevas sí podrán ser de telefonía fija o Internet.

Improvisación y desconcierto en el sector

Varias operadoras mostraron preocupadas por esta decisión que no ha sido adoptada en otros países como en Italia. Lo que realmente les sorprendió es que se puedan hacer nuevas altas (con el consiguiente desplazamiento de un técnico o envío de una tarjeta SIM), pero no portabilidades.

La OCU también pidió ayer flexibilizar las restricciones a la portabilidad para evitar clientes cautivos. Este organismo considera conveniente autorizar las portabilidades en las que no es necesaria la intervención física en el domicilio de los consumidores o la presencia simultánea del consumidor y los técnicos o vendedores.

Según hemos podido saber, al igual que la prohibición pilló de sorpresa a las operadoras, el levantamiento del veto también lo ha hecho. Entienden que se trata de una situación excepcional, pero consideran que no se están haciendo bien las cosas. La sensación de improvisación es algo que tenemos también el resto de los ciudadanos.