6 números a los que no debes llamar nunca si no sabes lo que haces

A estas alturas, todos conocemos la existencia de los números 900, 901, 902 o 905 por un lado o los números 800, 803, 806 u 807 por otro lado. Sin embargo, existen muchos factores que debemos tener en cuenta a la hora de llamar a uno de esos teléfonos ya que no todos son gratis ni cuestan lo mismo en caso de no serlo. De hecho, nunca deberíamos llamar si no sabemos muy bien lo que estamos haciendo, así evitaremos llevarnos un buen susto en la factura mensual de telefonía.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC por sus siglas, en un interesante ejercicio de pedagogía, no ha explicado cinco cosas que tenemos que saber a la hora de llamar por teléfono. La reguladora de los mercados explica que la pandemia ha vuelto a poner en el mapa a las llamadas telefónicas que estaban en declive, principalmente por no poder acudir presencialmente a realizar ciertos trámites. El problema es que las llamadas ilimitadas de nuestra tarifa, como os contamos el otro día, no suelen incluir algunos de estos números de teléfono.

902

Es uno de los tipos de números de teléfono que más dudas genera. De hecho, desde el pasado año no se pueden utilizar en los servicios de atención al cliente. En caso de hacerlo, la empresa deberá proporcionar al lado un número geográfico alternativo que sí esté incluido en la tarifa plana de llamadas. Estos teléfonos son “números de tarifas especiales sin retribución para el llamado”. El usuario paga el coste de la llamada que luego se reparte entre nuestro operador y el operador de red. No debemos confundirlos con los 901 que son más baratos, aunque con un funcionamiento idéntico.

902

905

Como ya hemos explicado en la introducción, no todos los 900 son iguales. De hecho, los 905 son especialmente polémicos. Son los utilizados en televoto de concursos de televisión y se paga un importe fijo por llamada.

803

Dejando de lado los 901 o 902, sin duda los más conocidos números de tarificación adicional, tenemos otros que merecen nuestra atención. Por ejemplo, las llamadas al 803 estará reservadas para servicios exclusivos de adultos y el coste de la llamada vendrá determinado por la cifra siguiente al 3, es decir, 803X. Si esa X es superior a 6 debemos autorizar expresamente el poder llamar ya que el coste es superior a 1 euro por minuto.

806

Lo mismo que en el caso anterior, pero relacionado con servicios de ocio y entrenamiento. De nuevo, mucho cuidado si la cuarta cifra es superior a 6 ya que podemos terminar pagando más de 1 euro por cada minuto de llamada.

807

El tercer caso aplicado para servicios profesionales. Insistimos en la cuarta cifra que será la que marque el precio de la llamada. Es posible que no podamos llamar si ni lo hemos autorizado expresamente a nuestra compañía telefónica.

118AB

Terminamos el repaso con los números cortos de servicios de información telefónica al usuario. Aunque están en declive gracias al auge de Internet y su facilidad para encontrar cosas, todavía siguen existiendo. Su gran problema es que las tarifas no están reguladas e incluso permite la denominada “progresión de la llamada” por la que nos seguirán cobrando igual, aunque nos hayan pasado con un número regional. Si no tenemos más remedio que llamar, nunca aceptaremos que nos pasen, anotaremos el número, colgaremos y llamaremos por nuestra cuenta.