El estado le devolverá más de 1.000 millones a Telefónica

Telefónica va a recibir dinero del Estado después de un largo proceso judicial en el que el operador le reclamó un dinero que habían pagado de más en concepto de impuestos durante dos años seguidos, en un caso que se remonta a más de 21 años. La cuantía que tendrán que devolver asciende a más de 1.000 millones de euros.

Así lo ha determinado la Audiencia Nacional, que ha estimado un recurso de Telefónica contra Hacienda, y ha declarado nulas las liquidaciones del impuesto de sociedades de los ejercicios de 2009 y 2010. Por ello, ha reconocido el derecho a que Telefónica recupere más de 1.000 millones adicionales a los 903 millones que ya le reconocieron los tribunales en este mismo pleito, donde 702 millones correspondían a la cantidad pagada, y 201 millones a los intereses de demora.

Telefónica recibe de vuelta casi 2.000 millones de euros

Telefónica pagó de más 1.588 millones de euros a Hacienda. Si a eso le quitamos los 702 millones que ya les concedieron, quedan 886 millones de euros, que con los intereses ascienden a más de 1.000 millones de euros.

El origen del conflicto se remonta al año 2000. En ese año, Lycos fue adquirido por Terra por 8.000 millones de euros, para luego venderla por 90 millones en 2004. La compra se hizo mediante canje de acciones. Telefónica enjugó las pérdidas, y generó un crédito en 2004 de 272 millones de euros, tomando como referencia el valor contable de las acciones de Terra emitidas para hacer la compra.

telefonica

Sin embargo, en la memoria de 2004, Terra dijo que estaba evaluando acreditar una mayor base imponible negativa por 7.418 millones de euros, lo que equivalía a ahorrarse unos 2.600 millones de euros en impuestos. Para ello, tomaban el valor de mercado de las acciones de Lycos recibidas en lugar del valor contable. Por ello, Telefónica se apresuró a adquirir en 2004 el 75% de Terra para integrar la filial y aplicar los créditos fiscales.

Hacienda se opuso, pero finalmente tendrá que pagar

A pesar de ello, Hacienda se opuso en 2006 a reconocer esos créditos fiscales. Por ello, en 2009, Telefónica acudió a los tribunales, pero fue rechazado. Por suerte para el operador, la Abogacía del Estado le dio la razón al operador en 2012, y el Estado, con Cristóbal Montoro en Hacienda, renunció a litigar los miles de millones en impuestos.

Posteriormente, Telefónica decidió recurrir al Tribunal Supremo en 2015, y de nuevo se pusieron de su parte. No obstante, Hacienda decía que no podían solicitarse devoluciones de pagos fraccionados de forma retroactiva, pero en 2019 el TEAC le dio la razón de nuevo a Telefónica y tuvieron que pagarle los 702 millones de euros. Posteriormente, el operador reclamó también los intereses de demora.

En definitiva, la compra de Lycos puede no haber sido una ruina para el operador. En su día no pagaron nada en efectivo, ya que todo se pagó en acciones, y ahora les podría repercutir un ahorro de 2.000 millones de euros, aunque sea 21 años después.