Por qué el renting es una buena opción para tu primer coche eléctrico

Si estás pensando en hacerte con tu primer coche eléctrico, actualmente hay alternativas muy beneficiosas a la hora de entrar en el mundo de la movilidad electrificada, como el renting. Porque sí; en la actualidad, y de forma general, estos coches se siguen presentando con unos precios algo elevados, por lo que normalmente esto es lo que suele frenar bastante su compra. Ahora bien, con el renting es algo totalmente distinto.

El coche eléctrico es una realidad perfectamente plausible hoy en día, especialmente si la modalidad de compra escogida es el renting. Y es que, aunque esta mecánica sigue evolucionando en busca de ser lo más eficiente posible, lo cierto es que el uso más lógico que le podemos dar a un coche eléctrico es por el mundo urbano.

El renting, entre las nuevas fórmulas de movilidad

De hecho, es más que certero entrar e iniciarse en el mundo de electromovilidad si lo hacemos de la mano de una modalidad como el renting, con la cual tan solo nos debemos preocupar de cuidar el vehículo, porque el resto se llevará de la mejor forma e, incluso, de manera automática.

Pudiendo competir de tú a tú con los vehículos de combustión interna, los electrificados tienen todo el atractivo y la ganancia de ser los coches a los que más y mejor nos podemos adentrar. Esto ha hecho que exista una tendencia creciente, en especial entre los más jóvenes, de apostar por nuevas fórmulas de modalidad.

Por ejemplo, la de carsharing, basadas en el pago por uso, pero que caminan en detrimento de la compra particular de automóviles. El desembolso inicial, los costes de mantenimiento o la falta de espacio en las ciudades donde estacionarlo han promovido esta filosofía, lo que está obligando a las empresas de automoción a identificar sistemas para seguir fidelizando a los conductores. Una de ellas es el renting, de ahí que sea una gran vía para acceder a nuestro primer coche eléctrico.

De qué trata

Nos centramos en que esta es una modalidad que no es precisamente nueva, pues ya se lleva haciendo unos cuantos años, y no solamente con lo que son este tipo de vehículos de nueva generación. Como tal, es un arrendamiento de media o larga duración (entre 24 y 60 meses) durante el que se puede disfrutar de un coche eléctrico nuevo pagando una cuota mensual con todo incluido.

Ganando cada vez más adeptos, también es una fórmula con más popularidad entre autónomos que hacen un uso intensivo de su vehículo para trabajar, e incluso entre particulares que simplemente buscan un coche para su familia y su día a día. Por lo tanto, podemos decir que se hace como una vía más que funcional, más para aquellos que se enfrentan a hacerse con su primer coche eléctrico.

De qué trata renting coche eléctrico

Entre las ventajas que encontramos con el renting para coche eléctrico damos, por ejemplo, que dentro de las cuotas el usuario lleva incluido todo lo necesario para el óptimo funcionamiento del coche; desde reparaciones hasta comprobaciones de niveles, el seguro a todo riesgo o incluso, el cambio de los neumáticos. En el caso de un híbrido, sólo tendría que preocuparse de repostar

Al cabo de ese periodo de alquiler, no se estará atado a un coche, por lo que, si nuestras necesidades cambian, podremos buscar otro producto que se adapte más a ti en ese momento.

Es una gran opción para comprobar si el coche se adapta a nuestras condiciones

Algo importante a mencionar, además, es que el contrato que se haya adoptado no supone el pago de ninguna cuota inicial y final (como sí sucede con la compra financiada). Al mismo tiempo, tampoco ofrecen opción a compra una vez finalizado el contrato de alquiler, lo cual esto es algo que sí sucede en otras modalidades como el leasing.

De cualquier forma, apostar por este tipo de servicio es una buena manera de comprobar si el vehículo, como puede ser nuestro primer coche eléctrico, se adapta realmente a nuestras condiciones de movilidad. Cabe destacar que, al ser automóviles respetuosos con el medioambiente, no se ven afectados por ninguna clase de restricción a la circulación.

Ventajas factores renting coche eléctrico

Esto hace que puedan moverse por zonas de las ciudades en las que otro tipo de coches tienen vetado el acceso. Al mismo tiempo, al finalizar el contrato, el usuario puede elegir entre tres opciones diferentes: devolverlo, cambiarlo por otro coche (abonando la diferencia) o comprarlo (pagando la cuantía que quede pendiente).

Otro motivo muy interesante es que con el renting podemos cambiar de coche eléctrico por otro nuevo cada poco tiempo. Esto es posible porque estas empresas están en constante renovación de sus flotas de vehículos, abarcando ya el 20 % de las nuevas matriculaciones en España. También resulta muy atractiva la comodidad de incluir en una única cuota mensual tanto el pago del arrendamiento como los gastos derivados de su uso.

¡Sé el primero en comentar!