Los coches eléctricos, imparables: dominarán las ventas para 2050

Las ventas de coches eléctricos están aumentando rápidamente en Europa, al mismo tiempo que numerosos países se suman a la prohibición de nuevas ventas de modelos de combustión a partir de cierto año. Algunos datos fundamentales para la decisión de las políticas a llevar a cabo son la paridad de precios entre los modelos de combustión y los eléctricos, algo que ha marcado la línea para el futuro con un gran crecimiento y expansión.

Bien es cierto que en la actualidad los automóviles eléctricos representan solo una pequeña fracción de los vehículos vendidos en todo el mundo. Una tónica que prevé que cambie próximamente, de hecho ya lo está haciendo… pero, incluso, lo hará de una forma todavía más notoria y rápida de aquí a los años 2040-2050.

El futuro del mercado de eléctricos es prometedor

Esto es lo que se desprende del análisis elaborado por la consultora Bloomberg New Energy Finance (BNEF), entidad reconocida en todo el mundo por sus certeros análisis del mercado del automóvil. De esta forma, y con unas perspectivas mayores y mejores que nunca, el informe detalla que las ventas de los coches eléctricos aumentarán drásticamente en todo el mundo. Tanto, que llegarán a dominar el mercado.

En primer lugar, lo vemos con el auge de aquí al 2040, que lo hará desde el 4% de hoy hasta representar el 57% de todas sus ventas. Eso es un aumento de dos puntos porcentuales con respecto a su misma proyección del pasado año. Seguidamente, y con unos números todavía mejores, la pauta es que siga su curso hasta llegar al 70% para 2050.

Se trata del Electric Vehicle Outlook 2021, donde analizan las tendencias económicas y tecnológicas que afectan al sector del transporte por carretera por segmentos y países hasta 2040. Además, indica lo que sería necesario para poder alcanzar las cero emisiones en 2050. El informe muestra el fuerte crecimiento y la aceleración de la expansión de ventas en coches eléctricos en los segmentos de automóviles, autobuses y vehículos de dos/tres ruedas.

La caída del precio de las baterías

Las cifras dicen que en 2050 habrá 875 millones de vehículos eléctricos de pasajeros, 70 millones de vehículos comerciales eléctricos y 5 millones de vehículos de pila de combustible en las carreteras. Esto eleva el gran total de vehículos de cero emisiones en funcionamiento a 950 millones a mediados de siglo.

Estudio Bnef ventas coches eléctricos

A su vez, el cambio será impulsado por nuevas caídas en los precios de las baterías, las cuales ya empiezan a caer considerablemente. Desde 2010, los costos de la batería por kilovatio-hora han disminuido en un 85%, gracias a las mejoras en la fabricación y al aumento de las economías de escala a medida que se construyen más fábricas de baterías.

Reflejando el crecimiento de los vehículos eléctricos, se prevé que el número de puntos de carga aumente a 550 millones en todo el mundo a mediados de la década. Una total mayoría (90%) de estos puntos seguirán siendo cargadores residenciales.

El crecimiento del transporte eléctrico es una historia de éxito sorprendente hasta la fecha, y el futuro del mercado de vehículos eléctricos es prometedor. Así lo reconoce el jefe del equipo del estudio, Colin McKerracher. «Pero aún hay más de 1.200 millones de autos de combustión en la carretera y la rotación es lenta. Alcanzar cero emisiones netas a mediados del siglo requerirá todas las manos a la obra, especialmente para camiones y otros vehículos comerciales pesados cuya transición apenas ha comenzado», indicó.

Escenario de cero emisiones

Analizando las necesidades en otros aspectos relacionados con los vehículos electrificados en el escenario actual, se muestra también que la energía utilizada para cargarlos en la carretera incrementaría un 9% la demanda mundial para 2040 en el Escenario de Transición Económica. La mayor parte de esa demanda adicional, a nivel mundial, en las próximas décadas debería satisfacerse mediante la creación de capacidad adicional de energía renovable.

Al mismo tiempo, y para el escenario de emisiones cero neto, todos los números anteriores tendrían que ser mucho más grandes. Entre ellas las inversiones en transporte público y movilidad activa, que serán una parte importante de la combinación de soluciones. En lo que se refiere a las ciudades, existirá la imposición de una normativa más estricta para el acceso en vehículos a zonas urbanas ayudaría a hacer más atractivos los vehículos cero emisiones.