Así funcionan los parkings de carga para coches eléctricos

Hoy en día se pueden poner dos tipos de instalaciones de carga en las plazas de parkings para coches eléctricos: un enchufe o un cargador. Los primeros son más baratos y suelen utilizarse para los híbridos enchufables. Los segundos cuestan más, pero permiten cargas más rápidas y son los indicados para vehículos 100% eléctricos, que requieren recargas más grandes. Pero, ¿cómo son? ¿cómo funcionan estas estaciones?

A la hora de realizar nuestra compra para adquirir un nuevo vehículo electrificado, ello supone también otros retos como la utilización de parkings para la carga de nuestros coches eléctricos. Un reto que implicaría, por su parte, la participación en casa de un aparcamiento moldeado específicamente para la recarga de los mismos.

Los parkings facilitan la tarea de carga

Sin embargo, y gracias a que la movilidad eléctrica se está haciendo seguir con buenos pasos, también es posible hacerlo cuando no se tiene un garaje propio con enchufe. O lo que es lo mismo: no es estrictamente necesario contar con una plaza en nuestro edificio, sino que también podemos hacerlo de la mano de los diferentes puntos que se encuentran en el entorno urbano.

Es así que con los parkings situados en el centro de las ciudades ya se permite a los usuarios la carga de sus coches eléctricos sin plaza de aparcamiento, y tenerlos siempre listos para circular. A partir de ahí existen diferentes propuestas (a cada cual más atractiva) que hacen porque la tarea sea no sólo más segura, sino incluso más accesible.

En la actualidad es bastante común ver iniciativas en grandes superficies, hoteles o zonas comerciales en las que se ofrece la posibilidad de recargar de forma gratuita nuestro automóvil moderno durante el tiempo de estancia/compra. Una fórmula que permite atraer nuevos clientes enfocándose en las nuevas necesidades de la movilidad eléctrica. Presentándose como una idea sostenible, contamos con más de una solución a modo de infraestructuras.

Infraestructuras de carga

Lo cierto es que los coches eléctricos ya no son una opción cara solo apta para usuarios acaudalados. Ahora es una opción asequible a prácticamente todos los bolsillos y hay cada vez más vecinos que desean disponer de un punto de recarga para su coche eléctrico en su plaza de garaje de la comunidad de propietarios.

Parkings estaciones carga coches electricos

Pero no es la única. Bien mediante los puntos en casas unifamiliares, en flotas de vehículos de la empresa donde acudamos a trabajar, en la vía pública… contamos con una serie de bases a modo de soporte para nuestras cargas que se encuentran repartidos por varios puntos. Esto hace que hace, pese a que todavía se dan con unos números de red escasa, es bastante frecuente que demos con ellos de una manera fácil y cercana.

  • Puntos de recarga en casas unifamiliares. Es la mejor solución para recargar la batería del coche a un coste muy bajo.
  • Puntos en comunidades de vecinos y garajes comunitarios. También se pueden instalar en parkings comunitarios en edificios de viviendas. Es igual de sencillo que en una casa unifamiliar.
  • Puntos en flotas de vehículos. Instalar un punto de recarga en el propio parking de la empresa donde aparca la flota es una gran opción para que los conductores profesionales consigan ahorrar en su factura eléctrica.
  • Puntos en la vía pública. Son estructuras de red de recarga geográficamente localizadas para poder abastecer la creciente demanda del coche eléctrico, que queda establecida en las líneas estratégicas y planes específicos de movilidad sostenible municipales o supramunicipales.
  • Puntos en centros comerciales. A medio camino entre la instalación en la vía pública y en parking comunitario, esta es una estrategia que sigue sumando adeptos. Los clientes dejan su coche cargando en el parking mientras disfrutan de una tarde de compras o de cine.

Dónde encontrar las estaciones

La mejor forma de encontrar puntos de carga, averiguar sus características y conseguir algo de información sobre si están en funcionamiento para nuestro uso electrificado -proporcionada por usuarios que los han usado recientemente y comparten esta información- es la aplicación Electromaps, disponible para Android y iOS; aunque su mapa de puntos de carga también está en su web.

Además, Electromaps ofrece la posibilidad de registrarse, para mantener tus preferencias de búsqueda. También tiene su propia aplicación, con la que se puede usar el GPS del smartphone para seleccionar las más cercanas a tu posición y activar automáticamente el Google Maps para guiarte.

Otra opción que ofrece Google desde hace algún tiempo es usar Google Maps para localizar los puntos de recarga. Al no ser un servicio tan buscado como las gasolineras no se ofrece de forma directa en sus menús. Para encontrarlos hay que deslizar hacia arriba el menú ‘Explora’ 0 pinchar en el botón ‘Más’, bajar en el listado de Categorías y dentro de Servicios seleccionar Cargador Vehículos Eléctricos. También puedes escribir en el buscador ‘Estación de carga de vehículos eléctricos’. Chargemap o Nextcharge también ofrecen una información completa sobre los puntos de recarga para coches eléctricos. La de Chargemap incluso tiene su propio sistema de pago y de gestión de carga.

Modos y costes

Al mismo tiempo, podemos disponer en todos los parkings de uno u otro tipo de carga para nuestros coches eléctricos, más allá de que su uso sea público o personal. Esta necesidad ha dado lugar a la estandarización de cuatro modos de carga, que están diferenciados en características y uso (además de un coste variado).

Tipos parkings carga coches electricos

Habitualmente hablamos de modo de recarga convencional y de tipo 2, que sería la llamada recarga lenta realizada a menos de 16 Amperios, hasta 3,6 kW. También del modo de recarga tipo 3, recomendada para casi todos los tipos, así como en los híbridos. Esta carga, denominada semi-rápida, suele usar entre 16 y 32 Amperios (hasta 22kW). Por último, la recarga más rápida, también conocida como modo 4, es la usada en muchos puntos de recarga en poste (habituales en exteriores, empresas y vía pública, a partir de 44kW).

En cuanto a su coste, el de la recarga pública es posiblemente el factor más determinante. Porque sí, recargar un coche en casa es barato a día de hoy. Para un usuario medio es fácil obtener un precio de 0,12 €/kWh, lo que nos daría un coste de 2,16 € a los 100 kilómetros con un consumo de 18 kWh/100 Km. Mientras, en la vía pública, encontramos un abanico de tarifas que oscilan entre los 0,3 y 0,5 €/kWh dependiendo de la red, el protocolo de carga y la forma de pago. Esto haría que tengamos que pagar entre 5,4 y 9€/ 100km.

Recarga convencional

Este tipo de recargas son las más comunes en el ámbito doméstico ya que el vehículo deberá estar conectado entre 4 y 8 horas para obtener una carga completa. Cuando la carga convencional se realiza en el hogar, se emplea la intensidad y el voltaje eléctrico que la propia vivienda tenga contratados, por ejemplo, 16 amperios y 230 voltios.

Esto implicaría que la potencia eléctrica que puede entregar el punto para este tipo de cargas es generalmente de unos 3,7 kW, ofreciendo una carga completa en aproximadamente 8 horas.

La recarga óptima desde el punto de vista de eficiencia energética es realizar este tipo de recarga durante el período nocturno, que es cuando menos demanda energética existe. Este tipo de puntos de recarga se pueden instalar en el garaje de la vivienda, ya sea unifamiliar o comunitaria.

Recarga semirrápida

Esta solución de carga para los vehículos electrificados es óptima para recargas que se realizan en los parkings como centros de trabajo o en zonas donde el usuario vaya a permanecer entre una hora y hora y media estacionado (centros comerciales, supermercados, etc…). El vehículo se conecta aproximadamente de 1 a 3 horas.

Modos y coste

Esto para obtener una carga completa, dependiendo de factores como la batería del vehículo o la potencia disponible. Calculando que el tiempo medio de estacionamiento en un parking es de una hora, en ese espacio de tiempo se puede haber cargado el 80% de la batería del vehículo.

Recarga rápida

La siguiente, la de recarga rápida, es una solución que, desde el punto de vista del cliente, más se asemeja a sus hábitos actuales de repostaje con un vehículo de combustión. Por ello, se antoja idónea para estaciones de servicio o restaurantes de carretera ubicados en las principales vías interurbanas.

Es ahí donde el usuario permanecerá por un corto periodo de tiempo. En este caso el vehículo se deberá permanecer conectado entre 20 y 30 minutos para obtener una carga del 80% teniendo en cuenta una batería media que permita hasta 30kWh.

Recarga ultrarrápida

Pensados para las electrolineras de carretera, cuyo objetivo es la carga de los vehículos en viajes largos, y se hace necesario reducir aún más los tiempos de carga, se instalan cargadores de potencia todavía mayor. Estos son equipos de recarga con una potencia de salida desde 150kW y que son capaces de cargar la batería en tan solo cinco minutos.

El tipo de conectores que utilizan estos equipos son prácticamente los mismos que para los cargadores rápidos, dado que son los adecuados para cargas en corriente continua.