¿Es posible cargar un coche eléctrico con placas solares?

La respuesta es sí: es factible cargar nuestro coche eléctrico con placas solares. Y es que, gracias a los continuos avances tecnológicos y medioambientales, cada vez van habiendo más alternativas en el camino hacia el uso de los vehículos electrificados. Algo que ha hecho, en su mejor expresión, porque las energías fotovoltaicas también se acerquen a la movilidad eléctrica. Pero, ¿qué sabemos de ellas? ¿Es una buena opción?

El coche eléctrico se aproxima a la energía solar

Desde la llegada de los primeros automóviles de nueva generación, uno de los grandes escollos es la dificultad para conseguir una estación de recarga. En muchas ocasiones están instaladas en un lugar alejado a nuestra casa o trabajo, lo que dificulta el alimentar de energía a nuestro coche. Esto hace que muchos tengan que optar por la recarga casera con el respectivo coste de energía que esto conlleva.

Por ello se han tratado de hacer varios esfuerzos por implementar estaciones de recarga en zonas públicas. Son embargo, el mayor problema ha sido en sí la instalación, ya que requiere permisos especiales y el abastecimiento de la red pública, pero eso podría quedar en el pasado gracias a la incorporación de nuevas estaciones a modo de placas solares para la recarga del coche eléctrico.

En esas, la energía solar está caminando a ser una opción cada vez más tenida en cuenta para el futuro. Sobre todo viendo el aprovechamiento de esta energía para lo que es la movilidad que se aproxima. Sí, es verdad; hace años llegó a situarse un planteamiento inicial del que se formuló para que los automóviles que se mueven con electricidad pudieran hacerlo con estas placas y paneles fotovoltaicos. Pero, al menos por el momento, la propulsión de un automóvil no será posible debido a la escasa eficacia e ineficiencia. Pero ahora sí que es posible obtener su energía mientras está aparcado.

Cómo funciona

La velocidad con la que se quiere desdibujar los patrones tan arraigados de los combustibles tradicionales ha desencadenado un escenario de incertidumbre entre los conductores. Sobre todo porque cuestiones como el precio, la autonomía y la vida útil de las baterías de los coches eléctricos aún frenan a muchos usuarios a dar el gran paso hacia la electromovilidad.

Fotolineras coche eléctrico placas solares

Por esto, para cargar el coche eléctrico la energía solar es perfecta. Las placas solares pueden instalarse en una vivienda (o en las diferentes y estaciones) y con ellas realizar la carga del coche eléctrico. Así, y con el futuro de las ciudades pasando por el uso de la energía cada vez más responsable, las nuevas necesidades eléctricas van direccionadas hacia la utilización de este tipo de energía en forma de abastecimiento para los electrificados más modernos.

Algo importante, y relacionadas con estos paneles, cabe mencionar que en España las energías renovables suponen alrededor de un 40% del mix eléctrico. O lo que es lo mismo: casi la mitad de la electricidad que llega a nuestros hogares proviene de renovables. Pero, ¿cómo se llega a que estas placas solares permitan recargar nuestro coche eléctrico? ¿cuál es el proceso?

  • En primer lugar, la que es la más avanzada (y eficiente). La instalación de paneles solares fotovoltaicos en parkings, gasolineras, residencias o centros de trabajo. Éstos tienden a instalarse en lugares donde comúnmente se aparquen vehículos, de tal manera que la recarga provenga íntegramente de los paneles fotovoltaicos.
  • En segundo lugar tenemos coches que incorporan las propias placas solares. Es el caso de los modelos diseñados por Sono Motors y Lightyear, que permiten obtener unos 10-30 kilómetros de autonomía diarios adicionales dependiendo de las condiciones meteorológicas.

Para su funcionamiento, esta tendrá una determinada generación (por la mañana a las 9 de la mañana un 1%, a las 12 am el 100% de su capacidad y a las 18:00 el 1% otra vez). Si se consigue solapar la carga del coche con la generación fotovoltaica sí que se podría decir que estamos cargando el coche con energía solar, pero habría que ver la potencia que necesita ese coche y cuántas horas necesita de carga.

Para materializar la carga, y del que hoy es una de las técnicas más desarrolladas, se usa un inversor monofásico con cargador. El más novedoso, y por el que todo parece encaminarse es el SolarEdge, que llegó hace unos pocos años a nuestro país. Este es un producto que integra inversor y cargador de coche eléctrico en un único producto, permitiendo reducir la inversión requerida, ya que hace posible fusionar dos instalaciones en una, consiguiendo autoconsumo fotovoltaico y recarga de este con energía 100% renovable.

Beneficios y aspectos a considerar

En todo caso, la pregunta que también nos haremos es una que seguramente muchos se estarán preguntando: ¿qué partido se le saca? ¿Qué beneficios encontramos en recurrir a estas placas solares para nuestro coche eléctrico frente al resto? Lo principal es que se trata de una posibilidad muy viable, rentable y en sí mismo es un concepto revolucionario.

Beneficios carga coche eléctrico placas solares

Es novedoso no sólo porque producir combustible con tus propios medios, sino también porque es una gran contribución al medio ambiente. Puesto que de esta forma rompemos con la cadena de residuos que deja la producción de energía eléctrica tradicional basada en el carbón, el petróleo, la energía nuclear o el gas natural.

En la actualidad, la mayoría de vehículos eléctricos disponen de velocidades de carga opcionales que van desde los 1,5 kWh a los 7 kWh, por lo que en una hora en casa podrás cargar lo suficiente para hacer trayectos de 12,5 kilómetros a 35 kilómetros, respectivamente. En su caso, teniendo en cuenta el precio del diésel y del kW/h, podemos observar las ventajas que ofrece la energía solar. Si tomamos un precio medio de 1,20 €/l en el caso del gasoil, para recorrer 100 km el gasto es de entre 6-8€. Si por el contrario, cargamos nuestro coche con energía solar y establecemos un precio de 0,10€ el kilovatio/hora, para recorrer la misma distancia el coste es de 1,80€.

Al mismo tiempo, y como mencionamos, será importante conocer algunos aspectos que nos ayudarán y aportarán a la hora de la carga con placas solares hacia nuestro coche eléctrico.

Cuánta electricidad vamos a necesitar

Bien sea en una estación de servicio o en nuestra propia casa, será básico conocer cuánta electricidad va a necesitar el vehículo para moverse a lo largo del día. Aunque pueden existir ligeras variaciones, en términos generales un coche eléctrico tiene un consumo muy beneficioso en comparación con los convencionales. La fórmula para calcular cuánto consume energéticamente tu coche es muy sencilla. Al no usar gasolina, su consumo se calcula en kilovatios/hora (kWh) por cada 100km.

Generalmente la mayoría de coches eléctricos consumen entre 14 y 21 KWh por cada 100km. Por lo tanto, si tu coche consume 16kWh por cada 100km y tú sueles circular con él, una media de 50 km, tu consumo diario será de 8kWh. Entonces, con ello podemos ver que necesitamos una instalación solar de 5kW, ya que estas producen unos 30kWh al día.

Potencia y velocidad de carga

Para el consumidor esto supone la posibilidad de que a través de la energía que producen tus placas solares puedes cargar tu coche eléctrico y olvidarte de los gastos de gasolina. Esto va a depender de las horas que queramos estar cargando el vehículo y de los km que vayamos a recorrer.

Si queremos recargar la batería en menos tiempo, necesitaremos más energía y por tanto mayor potencia. Teniendo en cuenta que la potencia media de cualquier hogar como máximo ronda los 4-5 kW y que cargar el coche durante 1 hora nos permita recorrer unos 200 km vamos a necesitar una potencia de 40kW. Por tanto, descartamos la idea de hacer cargas muy rápidas desde casa. No obstante, también podemos acudir a las fotolineras, como son conocidas las estaciones de servicio que incorporan placas solares para cargar el coche eléctrico.

Recurrir a fotolineras

Aunque se presenta como una solución de futuro, bien es cierto que en España todavía no se está viendo un total desarrollo de ellas, por lo que en general no es la primera opción para los hogares españoles a la hora de buscar energía. Esto nos conduce a que, al menos por el momento, esta energía solar todavía se sitúe por debajo de las tradicionales a la hora de su incorporación e instalación en casa. Por lo que un buen método, como hemos comentado antes, es recurrir a las fotolineras.

Con todo, España es uno de los países con mayor proporción de estaciones de carga conectadas a la red (electrolineras), a la vez que el volumen de fotolineras va creciendo proporcionalmente con la venta de vehículos electrificados. Actualmente, y en lo que a placas solares respecta, podemos dar con tres ubicaciones para la recarga.

Una de ellas está en Madrid, en el Real Jardín Botánico Juan Carlos I, en la Universidad de Alcalá de Henares. En esta fotolinera se pueden recargar hasta 4 vehículos y 5 bicicletas eléctricas. Además, su puesto dispone de una aplicación para el móvil con el que mostrará el tiempo de recarga y la hora en que debe retirar el vehículo.

El proceso tiene un tiempo de duración de ocho horas a diez minutos, en función del sistema de recarga y la capacidad de almacenaje de la batería. Junto a ella se encuentran dos más: una en Barcelona, en el municipio de Molins del Rei, y que es la primera de este tipo nacida en nuestro territorio.

La siguiente está ubicada en Murcia, dentro de la Universidad Politécnica de Cartagena. Esta posee un sistema de acumulación de baterías y, además permite el monitoreo mediante aplicación móvil. Se constituyen 20 paneles fotovoltaicos de 250 Wp tienen la capacidad de producir energía con solo el 4 o 5% de radiación solar, con una potencia máxima de 6000 W y la potencia nominal del inversor de 10.000 w.

1 Comentario