Todas las opciones para crear tu nube y almacenar datos en casa

Todas las opciones para crear tu nube y almacenar datos en casa

Rocío GR

Para almacenar contenido en la nube podemos usar todo tipo de servicios como Dropbox, MEGA, Amazon Drive… Pero además de usar estos servicios por los que podemos pagar para tener espacio también tenemos la opción de crear tu propia nube para almacenar datos en casa. No hace falta ser profesional para elegir esta opción y en los próximos párrafos te explicamos qué es cómo hacerlo.

Una nube de almacenamiento personal nos permite hacer copias de seguridad de nuestras fotos más importantes, nos permite guardar documentos en la nube si queremos ahorrar espacio en el disco duro…

Qué tener en cuenta: Nube personal en casa

Hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta antes de saber cómo crear una nube en casa. La primera es qué es o por qué puede ser interesante tener este tipo de almacenamiento en lugar de depender de otros servicios en la nube como pueden ser Dropbox o Google Drive, por ejemplo. Pero también podemos saber cuáles son las principales ventajas e inconvenientes

Qué es y por qué tenerla

Cuando hablamos de almacenamiento en la nube nos referimos a un sistema de almacenamiento accesible a través de Internet. Así, servicios como Drive –de Google- o Dropbox, entre muchos otros como también iCloud, son sistemas de almacenamiento. Pero son mantenidos por terceros. Sin embargo, nosotros podemos crear nuestro propio sistema de almacenamiento en la nube en casa –de ahí lo de doméstico- y combinar las ventajas del ‘cloud storage’ con el control completo en tanto que el sistema será administrado por nosotros.

La diferencia principal entre tener tu propio almacenamiento en la nube y usar servicios como Google o Dropbox es que en el segundo caso puede que tengas que pagar mensualmente por el espacio o anualmente mientras que en casa bastará con la inversión inicial. Además, tendrás control total de tus archivos porque estarán en tus servidores y no en los de otra compañía como Google, Facebook, etc. No dependerás de terceros, sino que los archivos pueden estar ubicados en dispositivos como un NAS, por ejemplo, pero también en un ordenador que hayamos dedicado a esa labor.

Ventajas e inconvenientes

Vamos a tener que llevar a cabo una inversión inicial. Necesitamos un sistema de almacenamiento, evidentemente, una red que lo conecte a Internet y algunos otros recursos. Pero una vez que hayamos hecho la instalación y configuración completa, que probablemente tengamos ya de forma parcial por el simple hecho de tener un ordenador en casa, no tendremos que sufrir los costes recurrentes de servicios como Google Drive o iCloud, que conllevan el pago de una cuota mensual del correspondiente servicio. Por lo tanto, en el ahorro a largo plazo tenemos una importante ventaja.

Pero mucho más importante es que, en tanto que se trata de un sistema administrado por nosotros mismos, la seguridad y la privacidad son mayores. O al menos, recaerán sobre nosotros mismos, y no sobre terceros. Cuando dejamos que nuestras fotografías se suban a Google Fotos, por ejemplo, que es un servicio de almacenamiento en la nube específico de imágenes, estamos firmando un acuerdo con Google por el cual se deshacen de ciertas responsabilidades y adquieren determinados derechos sobre los contenidos que subimos. En este caso, el almacenamiento es nuestro, privado, y administrado por nosotros mismos bajo nuestro propio criterio.

comparativa espacio nube abril 2016

Así que, aunque existen otras ventajas, en lo que más vamos a ganar es en seguridad, privacidad y ahorro económico. También, por supuesto, como cualquier sistema cloud, nos ayudará a liberar memoria en nuestro teléfono inteligente –por ejemplo- o a automatizar la descarga de contenidos y su disponibilidad de otros dispositivos. Prácticamente todas las ventajas del almacenamiento en la nube –de terceros- las tenemos al montar una nube en casa.

Resumiendo, podríamos decir que las principales ventajas de montar nuestra propia nube personal en comparación con un servicio de almacenamiento son:

  • Menos precio a medio-largo plazo.
  • Mayor capacidad de almacenamiento de forma permanente.
  • Más posibilidad de configuración.
  • Mayor seguridad para nuestros archivos.

Sin embargo, no todo son ventajas, ya que también encontramos algunos inconvenientes, como son:

  • El precio inicial será mayor, puesto que tendremos que comprar todo el hardware necesario. Por su parte, contratar un servicio de almacenamiento en la nube no requiere de una inversión inicial.
  • Una mala configuración puede hacer que tengamos serios problemas de seguridad.
  • Velocidad de subida. Según el tamaño de los archivos podemos formar los molestos cuellos de botella.

Cómo tener una nube personal

Hay varias opciones o métodos que nos permiten tener nuestra propia nube personal. Podemos elegir entre diferentes dispositivos o formas de conseguir este almacenamiento en la nube en casa.

Usando un NAS

Una de las opciones para guardar tus documentos en la nube es recurrir a NAS, que es un pequeño ordenador con uno o más discos duros y software para su utilización. Hasta ahora se destinaban sobre todo a empresas, pero en la actualidad hay cada vez más equipos que se encuentran destinados al uso doméstico, más económicos, con menos funcionalidades o capacidades, pero más que suficientes para el uso en cualquier hogar. Para ellos, hay que destinar una cierta cantidad de dinero, así que se trata de una inversión a medio-largo plazo.

Con el Network Attached Storage podrás crear tu propia alternativa a soluciones de uso frecuentes como Google Fotos, Gmail y muchos otros, incluso puedes crear y publicar webs con el fin de publicarlas posteriormente. La mayoría de fabricantes incluyen además sus propias tiendas de apps para instalar ciertos paquetes y usarlos para tener los servicios que más se ajustan a tus necesidades.

Con este sistema podrás acceder a tus archivos desde varios dispositivos en cualquier parte y dispositivo, así como hacer copias de seguridad almacenadas en la propia nube para mantener los datos seguros. Una de las ventajas del NAS es que tienen una buena velocidad de transferencia, ya que los archivos van de un dispositivo a otro sin intermediarios. Lo habitual es trabajar con ellos de forma local, pero si se configura la red con una DNS dinámica, se puede acceder a ellos desde fuera de casa.

NAS bahias

Aunque hay algunas particularidades en la instalación y configuración de cada NAS, en todos partiremos sobre la base de conectar el NAS al router con un cable Ethernet. Una vez que conectes el NAS, debes configurarlo. Después, desde un ordenador, con la interfaz web propia del fabricante, es donde llevaremos a cabo la configuración. Normalmente podrás acceder a él a través de tu navegador, e incluso instalar aplicaciones nuevas para configurar los archivos que vas a copiar al NAS. A partir de esto, de nuevo según las particularidades de cada dispositivo y fabricante, podremos configurar funciones específicas como el acceso remoto desde dispositivos.

nas.jpg

Un NAS es accesible desde ordenadores, pero también desde teléfonos inteligentes, televisores inteligentes y otros dispositivos conectados a Internet. Si tienes uno con dos ranuras de disco puedes conseguir mayor almacenamiento u optar que uno copie el contenido del otro para contar con una doble copia de seguridad.

Lo mejor de decantarse por el NAS es que vas a poder elegir tú mismo el almacenamiento total, la calidad de los discos y en nivel de seguridad que quieres para tus datos. Un NAS simple cuenta con dos bahías para dos discos duros. Los más complejos pueden tener cuatro o más. La idea de esto no es conectar más discos para tener más almacenamiento, sino para formar sistemas RAID.

RAID 1

Esta tecnología permite crear volúmenes con redundancia, y es la principal ventaja del NAS respecto a usar un ordenador normal con un solo disco. Con un equipo de dos ranuras podremos configurar el equipo en RAID1, que equivale a un sistema en forma de espejo. Si un disco falla, todos los datos seguirán salvados en el otro. Otros NAS de 4 o 5 ranuras pueden beneficiarse de otros sistemas RAID más complejos, como es el caso del RAID 5, que permite crear volúmenes grandes con tolerancia a un fallo, el RAID 6, que es idéntico al anterior, pero para dos fallos simultáneos, o el RAID 10, diseñado para dar velocidad y seguridad al mismo tiempo. Como decimos, decidirse por esta opción es cuestión de querer invertir dinero, pero sale rentable a medio plazo. Lo ideal es equipar únicamente discos duros diseñados para NAS y servidores, pues están preparados para funcionar 24/7 durante toda su vida útil.

Usando un ordenador y un software específico

La solución que está al alcance de cualquiera, y sin tener que gastar un euro –salvo si queremos ampliar el almacenamiento de nuestra nube- es la de crear nuestra nube de almacenamiento personal, en casa, directamente con nuestro propio PC. En este caso, lo que vamos a utilizar es un software, un programa que ‘convierta’ nuestro ordenador en un servidor accesible a través de Internet, y con una aplicación específica para la gestión de archivos. Son varias las posibilidades que tenemos, porque son varios los programas que podemos instalar y que, de una u otra manera, cumplen con la misma función.

Es muy importante que sepas que, si te decantas por esta opción optes por un ordenador de sobremesa, que además pueda adaptarse bien a los requerimientos que necesitas, ya que los portátiles no están pensados para el uso intensivo que suele dársele al servicio de almacenamiento en la nube. Por tanto, si necesitas que esté siempre conectado te hará falta un ordenador de sobremesa que tengas en casa. En cuanto al sistema operativo, debes contar con uno con soporte y actualizado.

Programas populares

Los servidores FTP a los que puedes recurrir son varios, aunque hay muchos gratis. Filezilla Server es uno de los más conocidos, además de que soporta otros protocolos y te permite muchas posibilidades. Pero hay otros como Core FTP Server, Wing FTP Server o FrreFTPd, entre otros, además de soluciones de pago para esta tarea. Elige el que más te convenza, instálalo y podrás empezar a utilizarlo.

FuguHub es compatible con Windows, macOS, Linux y Raspberry Pi –entre otros-, pero podemos utilizar también OwnCloud que funciona en las mismas plataformas. SeaFile es otra alternativa con una compatibilidad igual de amplia, igual que SparkleShare, Nextcloud… En cualquiera de los casos tendremos que descargar el programa que queramos para la plataforma en que lo vayamos a instalar, y arrancar el instalador como si de cualquier otra aplicación se tratase, siguiendo los pasos para la configuración. Aunque te recomendamos recurrir al NAS, puede ser una solución inicial o la que necesitas si no puedes invertir en un nuevo equipo.

Una de las podemos usar es Nextcloud, otra de las mejores opciones para montar una nube privada de archivos y carpetas. Podremos compartir archivos de manera segura, ya que utilizaremos HTTPS. Otra faceta interesante es que Nextcloud tiene un dispersivo que se llama Nextcloud Box con Raspberry Pi el propio software de la marca que nos puede servir para este menester, puesto que ya bien preconfigurado.

Nextcloud-715x474.png

Otros programas para almacenamiento

Otra opción es Syncthing… Aquí tendremos una nube privada que se orienta principalmente a la sincronización de archivos, en tiempo real y entre varios dispositivos a la vez. La seguridad es otra de las partes más interesantes de Syncthing y por eso muchas de sus facultades se centran en ese mismo, en asegurar que nuestros archivos siguen siendo nuestros y de nadie más. Es un programa de código abierto, por lo que el desarrollo es continuo, algo que favorece y mucho el buen funcionamiento en líneas generales. Esta solución es compatible con Windows, macOS, Linux, FreeBSD, Solaris y OpenBSD. El funcionamiento es muy sencillo y no tiene complicación ninguna, ya que cada dispositivo que se encuentra sincronizado con Syncthing tiene un ID como identificador único e intransferible.

Syncthing-715x462.png

Esto quiere decir que, si queremos compartir un archivo, solamente debemos poner nuestro ID e indicar con que personas o quieres compartir. aunque hagamos esto los archivos nuestros siguen estando en nuestro dispositivo, no se almacenan en ningún servidor, sino que esta aplicación permite sincronizar todo lo que tengamos y lo protege gracias al protocolo TLS. Esto es realmente interesante, puesto que cada usuario que quiera un archivo tuyo se autoriza de manera segura y está sincronizado con total seguridad, garantizando que solo los usuarios que forman parte de la red pueden entrar.

Tonido es una app gratis con versión profesional de pago en que puedes convertir tu ordenador en un servidor de archivos al que puedes acceder desde cualquier navegador solo con el usuario y contraseña. Cuenta con apps para que puedas instalar en dispositivos móviles u otros ordenadores, para que puedas acceder a la información cuando quieras fácilmente y con seguridad.  Permite el streaming de vídeo, música y fotos, así como descargar archivos en otros dispositivos sin que te preocupe el tamaño. Puedes hacer copias de seguridad o compartir archivos. Es privado y seguro, por lo que se convierte en otra alternativa para crear tu propia nube en casa con tu ordenador.

tonido-715x339.jpg

Almacenamiento externo conectado

Otra alternativa al PC o al NAS es usar un dispositivo como My Cloud Home de Western Digital. Su principal diferencia con un NAS convencional es que no tiene receptáculos para que cambiemos los discos o escojamos el espacio, sino que automáticamente se trata de una especie de almacenamiento externo conectado a la red. Esto permite que haga uso de disco duro externo que puedes usar para copias de seguridad, pero también te permite tener tus datos en la nube para acceder de forma remota desde cualquier otro dispositivo.

WD My cloud

El aparato de WD está disponible en varias opciones de memoria y puedes elegir 2 TB, 3 TB, 4 TB, 6 TB o bien 8 TB. Una de las ventajas es que es más sencillo y manejable que un NAS si no sabes bien cómo usarlo. El inconveniente es que tiene menos funciones. Su precio ronda los 170 euros en su versión más básica y los 300 en los modelos con más espacio, pero es una opción absolutamente recomendable para crear una nube en casa.

Uso de hosting

La tercera opción, como alternativa, es utilizar un hosting. Es decir, recurrir a un servidor remoto, pero privado, para crear nuestra nube de almacenamiento. En este caso sí que tendremos que pagar un servicio mensual por el hosting, pero la ventaja es que estará siempre disponible –no como nuestro ordenador, que puede estar apagado-.

En cierto modo, con una nube de almacenamiento personal alojada en un hosting tendremos combinadas algunas de las ventajas de un NAS o un PC convertido en ‘cloud’, y algunas otras de los servicios típicos como Google Drive o Dropbox. Hay diferentes planes de hosting que pueden servir para esta tarea, pero tienes que encontrar uno que no solo se adapte a tu presupuesto, sino que te proporcione lo que necesites y sea seguro.

web hostinger

 ¿Cuál elegir? Comparativa y conclusión

Depende de la aplicación que le vayamos a dar, nuestros conocimientos, y algunos otros detalles. No obstante, para la mayoría de los usuarios, la opción más conveniente será un NAS. Suele ser lo más recomendable y el dispositivo específico para ello. A fin de cuentas, es un dispositivo dedicado específicamente a cumplir esta función, como nube de almacenamiento personal, y su configuración es tremendamente sencilla. Además, la variedad de modelos es, a estas alturas, extraordinaria. Y el precio, igualmente, a estas alturas es relativamente reducido y puedes cambiar los discos para adaptarse a tu espacio o necesidades.

No obstante, si buscamos la opción más económica, entonces para montar nuestra nube de almacenamiento personal es posible que nos interese más utilizar nuestro PC. Esto nos dará algunos problemas. Por ejemplo, que la velocidad de transferencia se verá mermada si el ordenador está conectado por WiFi, o que una actualización automática cuando estemos fuera de casa hará que el ordenador se apague y no estén disponibles los archivos almacenados en él de forma remota. Además, nos obligará a compartir recursos entre el uso personal y el uso como nube de almacenamiento personal.

¡Sé el primero en comentar!