Kindle Fire : La tableta económica de Amazon, plagada de problemas

Kindle Fire : La tableta económica de Amazon, plagada de problemas

Redacción

Llegó al mercado hace apenas unas semanas con un considerable éxito. Sin embargo, los problemas técnicos están marcando los primeros pasos de Kindle Fire en el sector de las tabletas. La alternativa barata de Amazon para competir con el iPad 2 cuenta con excesivos fallos que la compañía ha anunciado que subsanará en breve.

Amazon ha respondido por fin a los numerosos tirones de orejas que ha recibido tras el lanzamiento de Kindle Fire. Su primera tableta, cuyo principal atractivo reside en un precio muy reducido (apenas 165 euros), no se ha salvado de feroces críticas después de las primeras experiencias de los usuarios que la han adquirido. La compañía ha intentado calmar los ánimos de la comunidad de usuarios, muchos de los cuales se encuentran decepcionados.

Los porqués son varios. En primer lugar la calidad de la pantalla dista mucho de lo que se esperaba, ya que se han reportado algunos casos en los que la respuesta a la hora de pulsar sobre ella es nula. Esto complica mucho la navegación a través de las aplicaciones. Algunos usuarios han llegado a calificar el manejo de programas como "errático".

Igualmente, el tamaño elegido, el de las 7 pulgadas, no convence a los clientes en términos de usabilidad y navegación web. Este tamaño lleva a que el uso de páginas web completas diseñadas para escritorio presente errores de navegación y la citada pulsación de botones involuntaria, y por otro lado, ofrece un menor atractivo estético de las webs optimizadas para móviles puesto que la información se ve limitada.

http://www.adslzone.net/content/uploads/2011/12/FIRE-IPAD.jpg

No obstante, los problemas detectados no se ciñen a este aspecto. La Kindle Fire también presenta fallos a la hora de acceder a conexiones WiFi y en algunos excepcionales pero preocupantes casos, se ha detectado que las tabletas no funcionan, lo que ha provocado devoluciones a Amazon.

La compañía ha anunciado que en un plazo de dos semanas podrá a disposición de los usuarios una actualización que a priori soluciona todos los errores y añade algunas funciones demandadas por los clientes, como alternativas a la ausencia de botones físicos para subir o bajar el volumen o acceder de una forma directa al menú de inicio. A pesar de estas buenas intenciones lo cierto es que la imagen atractiva de Kindle Fire ha quedado un tanto desdibujada y podría verse reflejado en las futuras ventas del dispositivo.