Los operadores podrían encarecer los datos para frenar la caída de SMS por WhatsApp

La irrupción de servicios de mensajería orientados a teléfonos móviles como el caso de WhatsApp ha supuesto una importante pérdida para los operadores en una de sus fuentes de ingresos habituales: el envío de SMS. Para contrarrestar el impacto de estas aplicaciones se plantean subir el precio de las tarifas de datos.

Entre las ventajas del auge de la banda ancha móvil encontramos los servicios de mensajería instantánea como los más utilizados por los usuarios en detrimento del envío de los tradicionales mensajes de texto (SMS). A diferencia de éstos, el coste por mensaje es inexistente, aunque el usuario sí paga la respectiva cuota de conexión a Internet desde el móvil. Otra de las ventajas de servicios como WhatsApp es el escaso consumo de tráfico que se hace, por lo que una tarifa básica de conexión a la Red es suficiente para utilizar este tipo de aplicaciones.

A pesar de que los operadores han compensado la caída en sus ingresos a través de SMS con los que consiguen mediante las conexiones de banda ancha móvil, a las compañías les cuesta dejar de lado sus fuentes de ingresos habituales, cuyo gasto para ellas es prácticamente nulo. Por este motivo, comienzan a plantearse el encarecimiento de las conexiones móviles de modo que compensen del todo o incluso generen más beneficios a sus arcas después de la caída del envío de SMS.

La compañía matriz de Simyo, la holandesa KPN, ha sido la primera en anunciar una subida en el precio de sus tarifas de datos a partir del 5 de septiembre, según recoge CincoDías.com. Eso sí, tal y como asegura una fuente del operador móvil virtual, "en España no tienen por ahora intención de hacer algo similar, aunque tampoco puedo asegurar que no pueda haber algún cambio en el mercado que nos obligue a ello".

Sin embargo, parece un momento propicio para temer que esta medida se acabe expandiendo dentro de nuestras fronteras. KPN ha sido muy clara y podría seguirle algún otro operador. "Las propuestas tradicionales en torno a SMS y tráfico de voz se han convertido en algo inadecuado para el consumidor y para KPN", explicaban desde la compañía holandesa.

¿Acaso no es suficiente el pago de una tarifa de datos por parte de los usuarios para compensar la caída de los SMS? ¿Por qué no se plantean los operadores medidas más cuidadosas con los bolsillos de los usuarios como la reducción de precios de los mensajes de texto? Esta podría ser parte de la solución, aunque para alcanzar a comprender toda la situación, las compañías deben empezar a entender que la evolución en los servicios de mensajería es una realidad evidente.