La SGAE anuncia una recaudación multimillonaria a pesar de la ilegalidad del canon

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) presentó su balance de cuentas del pasado año y en él se observa una importante cantidad recaudada: nada menos que 341,2 millones de euros. El dato no deja de sorprender si tenemos en cuenta que gran parte de lo recaudado se hizo con un modelo que tanto la Justicia europea como la española han declarado ilegal.

Teddy Bautista, presidente de la entidad gestora de derechos de autor, fue el encargado de presentar el Balance de Gestión 2010 en una rueda de prensa en Sevilla, según publica Europa Press. Allí confirmó que la sociedad ha vuelto "a la senda de crecimiento que se había dado hasta 2007", al recaudar y distribuir entre sus socios los citados 341,2 millones de euros. Esta cifra supone un 5,8% más que la conseguida en 2009.

Bautista hizo gala de un discurso optimista, con buenas previsiones para los próximos años. "El pensamiento creativo se mantiene activo, y esto es bueno para superar la crisis porque la fábrica de ideas sigue generando salidas", destacó el canario. Otros datos publicados en el balance de la gestión señalan que más de 800.000 obras intervinieron en el reparto, un 9,1% más que en el año anterior. También han crecido el número de socios de la SGAE que han percibido remuneración por sus obras, un 3,6% más que en 2009, superando los 33.000 socios remunerados.

La Justicia, en desacuerdo con el canon

Sin embargo, esta tendencia positiva se podría ver afectada en los próximos meses, cuando se espera la reforma del polémico canon digital, tasa por la cual la SGAE ha conseguido parte de estos ingresos millonarios. En octubre de 2010 era el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el que declaraba ilegal este gravamen al considerarlo abusivo e injusto en su actual aplicación con entidades, administraciones y empresas. Meses más tarde, en marzo de 2011, la Audiencia Provincial de Barcelona, absolvía a la empresa Padawan en el proceso que la enfrentaba a la SGAE atendiendo a la sentencia del TJUE, lo que confirmaba su ilegalidad en la presente aplicación.

Para rematar esta decisión, la Audiencia Nacional decidía anular la Orden Ministerial que regula el canon digital al considerarlo un abuso injustificado sobre los consumidores y ser un "privilegio discriminatorio a favor del sector privado". No obstante, a pesar de estas sentencias y del compromiso del Gobierno para reformarlo en profundidad, el gravamen que afecta a soportes y dispositivos electrónicos continúa vigente.

Si finalmente se impone la necesaria reforma del canon habrá que ver cómo afecta a las futuras recaudaciones por parte de entidades como la SGAE. Las alternativas propuestas hasta ahora por la sociedad pasan por que los usuarios particulares paguen más en caso de no hacerlo las empresas o por gravar las conexiones ADSL. Qué distinto panorama el español si comparamos con otros países como Holanda, donde se aboga por la eliminación de esta tasa.