EEUU planea crear un sistema de identificación de los usuarios de Internet

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado su próximo proyecto para reforzar la seguridad en Internet. Se trata de la creación de un sistema denominado "Estrategia Nacional de Identidad en el Ciberespacio" con el que pretende identificar a todos los usuarios de Internet. El plan ya ha desperado recelos en la comunidad internauta.

Según podemos leer en Portaltic.es, la Administración de Barack Obama comienza a plantearse seriamente el control de la Red, justo después de sufrir en sus carnes su poder con las recientes filtraciones publicadas por WikiLeaks. Para ello pretende identificar a todos los usuarios de Internet en nombre de "garantizar la privacidad de los usuarios".

Así lo ha definido Howard Schmidt, coordinador de seguridad cibernética estadounidense, que ha calificado la intención del plan como la creación de un "correcto ecosistema de identidad en Internet". "No hablamos de una tarjeta de identificación nacional. Tampoco de un sistema controlado por el Gobierno. Lo que queremos es mejorar la seguridad y privacidad online", aseguró el secretario de comercio, Gary Locke, quien justificó el proyecto porque permitirá crear y usar "identidades digitales de mayor confianza".

Sin dar más detalles, previstos para los próximos meses, el plan estadounidense recuerda al lanzado por el Gobierno de España con la creación del DNI electrónico y la firma digital. Schmidt quiso anticiparse a las posibles primeras reacciones negativas señalando que los ciudadanos "no tienen que obtener una credencial si no quieren". No obstante, las primeras críticas no han tardado en aparecer ya que resulta paradójico que mediante un control más estricto de las identidades en la Red se pretenda asegurar la libertad de los usuarios.

Continúa la persecución contra WikiLeaks

Por otro lado, el Gobierno de Estados Unidos prosigue en su lucha contra WikiLeaks, acusada de actuar sin consideración por la seguridad de aquellos que aparecen mencionados en los cables, los que contenían comentarios indiscretos y valoraciones de líderes y gobiernos extranjeros. Un tribunal estadounidense ha ordenado a Twitter la entrega de detalles de las cuentas de WikiLeaks en la red social en el marco de una investigación criminal por la divulgación de cientos de miles de documentos confidenciales. El "no disparen al mensajero" pregonado por Assange sigue ignorado en el silencio.