El Gobierno se empeña en reducir el derecho a la copia privada

El Gobierno se empeña en reducir el derecho a la copia privada

Redacción

El Gobierno sigue firme en su intención de reformar la Ley de Propiedad Intelectual. Así lo demuestra el rechazo por parte de la Comisión de Cultura del Congreso de la proposición de retirada de su Anteproyecto de LPI, el cual reduce el derecho a la copia privada entre otros aspectos.

El pasado mes de marzo, ante la oposición del mundo de la cultura y numerosos internautas el Consejo de Ministros aprobaba el Anteproyecto de Ley de modificación del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Meses después, la conocida como Ley Lassalle vuelve a estar de actualidad tras el espaldarazo que le ha dado la Comisión de Cultura del Congreso con el rechazo a la solicitud de retirada presentada por Izquierda Plural. Los votos del Partido Popular han servido para impedir su objetivo y que el Anteproyecto siga adelante.

Chesús Yuste, portavoz del grupo que ha apostado por la retirada de esta reforma, ha lamentado la decisión del Gobierno. Como dejó claro en su blog, en el que explica los motivos por los que debía ser retirada a su juicio, "esta reforma legislativa ha concitado la unidad de todos los sectores culturales en su contra".

Yuste considera una "chapuza" que la compensación por copia privada siga a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. "Es un disparate que solo se entiende por una falta de respeto a la cultura o exceso de respeto a las industrias tecnológicas", señaló en este sentido. Ante ello, la diputada popular María Ascensión Figueres le ha contestado que "continúa siendo una medida transitoria, ya que todavía este asunto se debate en la Unión Europea".

Al margen de ello, el apoyo al Anteproyecto por parte del Gobierno implica dárselo también a algunos aspectos de lo más polémico. Entre ellos está la reducción del el derecho a la copia privada. La reforma plantea limitarlo únicamente a las copias realizadas "a partir de un soporte adquirido en propiedad por compraventa comercial sin asistencia de terceros". De este modo, desaparece de la legalidad la actual posibilidad de contar con copias privadas de ciertos contenidos incluso si no contamos con el original.

La controvertida medida es vista como un primer ataque hacia las redes P2P, que podría derivar en una posible prohibición de intercambios de contenidos por vulnerar la nueva Ley de Propiedad Intelectual. Estaremos atentos de cómo evoluciona un Anteproyecto que sigue desatando grandes controversias y que desde el Gobierno del PP se niegan a reformar escuchando las voces del mundo de la cultura y de los usuarios de Internet.