Kim Dotcom amenaza a Google, Twitter y Facebook por infringir una de sus patentes

El siempre polémico Kim Dotcom vuelve a escena. El fundador de Megaupload ha anunciado que podría tomar represalias legales contra gigantes de Internet como Google, Facebook o Twitter por infringir una patente que reclama de su propiedad y que habría registrado en 1997.

Apenas unas horas después del anuncio de Twitter de la integración de un sistema de doble verificación para sus cuentas, Kim Dotcom ha querido llamar su atención y la de otras webs que aplican este sistema como Google o Facebook. Para ello ha vuelto a utilizar su cuenta en la red social de microblogging, donde ha publicado varios tweets en los que asegura que estos gigantes de la Red infringen su propiedad intelectual puesto que hace 16 años registró este sistema en Estados Unidos.

En un tuit en el que cita a dichas webs y a otra como Citybank asegura que «compañías de Estados Unidos están incurriendo en una infracción masiva de la propiedad intelectual«. «Mi innovación, mi patente«, afirma el empresario alemán, quien admitió que aunque hasta ahora nunca les ha demandado por ello, podría cambiar de postura.

«Creo en compartir el conocimiento y las ideas para el bien de la sociedad, pero podría demandarles ahora debido a lo que EEUU me ha hecho«, señaló en referencia al caso Megaupload, su cierre y petición de extradición al país norteamericano desde su actual residencia en Nueva Zelanda.

Si bien este sistema podría ser reclamado por otras personasl, la patente de Dotcom (registrada bajo su nombre real, Kim Schmitz), parece mantener cierta lógica tal y como señala The Verge. A pesar de ser una patente que se remonta a 1997 especifica e ilustra perfectamente el actual concepto de la autentificación mediante dos pasos, detallando cómo un segundo acceso debería hacerse a través del envío de un código a través de la web o vía SMS.

La noticia es llamativa porque contrasta una reclamación de este tipo proveniente de un personaje como Dotcom, cuyo respeto a los derechos de autor en su plataforma Megaupload (actualmente MEGA) siempre estuvo en entredicho. Igualmente, se trata de una muestra más de la estrafalaria personalidad del alemán, experto en acaparar protagonismo en la Red. No obstante, todo ello no quita la razón al propietario de la patente, por lo que paradójicamente estos gigantes estadounidenses podrían verse obligados a indemnizarle si el caso sigue adelante.