¿Cuándo llegarán las conexiones de fibra de 1 giga?

¿Cuándo llegarán las conexiones de fibra de 1 giga?

David Valero

La carrera de la fibra óptica en España ha sufrido durante este 2015 un auténtico frenazo tras el verano. Con la intención declarada (y más tarde confirmada) de la CNMC de regular el sector, Movistar decidió revisar sus planes de despliegue y el resto de competidores mantiene la distancia tras definir la estrategia a medio plazo con el objetivo de mejorar la cobertura. La gran perjudicada de todo esto continúa siendo la velocidad de conexión, ya que aunque hace un año parecíamos estar a las puertas de las conexiones de 1 Gbps, lo cierto es que solo Adamo es capaz de ofrecer 1.000 megas y de momento tocará esperar.

Las operadoras no tienen la intención de detener en seco el tren de la fibra óptica, visto que es la tecnología reina de la banda ancha en nuestro país, pero la aparición de servicios convergentes ha permitido que en lugar de que las compañías centren la lucha en ofrecer más megas, ahora se está optando por dar un servicio más completo al cliente, con ofertas convergentes en las que se incluyen ventajas no solo centradas en el FTTH, si no en la telefonía e Internet móvil, los paquetes de televisión de pago o servicios accesorios como la domótica centrada en la seguridad de nuestro hogar.

Desde hace meses las grandes telecos han desarrollado diferentes pruebas de laboratorio con distintas tecnologías para poder ofrecer a los clientes una conexión a Internet de 1 Gbps pero antes de contar con mayor velocidad, había que solucionar el problema de la simetría. Se puede decir que 2015 es el año en el que las compañías han querido perfilar definitivamente las velocidades parejas de descargas y subidas y mejorar en latencia y calidad, ahora el próximo ejercicio apunta a ser definitivamente el de acercarse a la barrera de 1 Gbps.

apertura-fibra-optica

La fibra 1.000 megas de Adamo espera al resto de operadoras

Por ahora solo Adamo ofrece una conexión ultrarrápida que alcance los 1.000 megas, pero es de esperar que una vez entrados en 2016, el resto de operadoras empiece a afrontar el reto de alcanzar el giga en la velocidad de conexión. Los servicios convergentes como Netflix se pueden convertir en el gran aliado de los usuarios, ya que buena parte del ancho de banda de nuestra conexión está dedicada al streaming de estas plataformas si están contratadas, una exigencia que es sensiblemente mayor si hablamos de contenidos en resolución 4K.

No obstante, por el momento parece que los propios usuarios siguen siendo más sensibles a un menor precio o a una gama de servicios más completa que a contar con una velocidad superior a la que realmente necesitan y hasta que no comencemos a llegar de manera generalizada al límite de las conexiones, no parece probable que se reactive la carrera por la velocidad de conexión a Internet.

¿Creéis que la prioridad de las operadoras debe ser la velocidad o ajustar condiciones de tarifas actuales como simetría o precio?