A Apple le quitan el iPhone 6s «rosa» de las manos

A Apple le quitan el iPhone 6s «rosa» de las manos

Carlos González

Hubo un tiempo en que Apple dejó de sorprender al mercado con cambios como este, la llegada de un modelo rosa a su catálogo. No, no han sorprendido demasiado este año con su iPhone 6s, pero sí se han salido de la posición en que, en realidad, llevan varios años encasillados tras llegar tarde con las pantallas grandes o hacernos esperar para un primer wearable. Sólo es un color, pero a Apple le ha sentado de maravilla el rosa.

Los «manzaneros» son más fieles que los androides, esta es una afirmación que se basa en encuestas y estadísticas de renovación de terminales por parte de los usuarios. Ahora bien, los iPhone de Apple tienen un factor importante en el que dar la talla. Además del hardware, un campo en que Apple tiene que dar respuesta a la inquietud de los consumidores, el diseño es un aspecto fundamental para mantener la demanda de iPhone. Y fomentar ese ciclo de renovación de terminales introduciendo un iPhone 6s en lugar de un iPhone 7, es un aspecto relativamente complicado.

El iPhone 6s, ese apellido «S», vuelve a suponer mantener el diseño casi intacto, las dimensiones son iguales y el aspecto, a priori, exactamente el mismo. Sin embargo, curiosamente, al abrirse las reservas del iPhone 6s en Estados Unidos, a Apple le están quitando el terminal de las manos. Es sólo una forma de decirlo, pero todo apunta a nuevos récords en ventas, especialmente en Estados Unidos, donde la demanda de terminales iOS supera con creces a países como España. Durante la presentación del iPhone 6s, las acciones de Apple se hundieron… y otra vez han vuelto a crecer. Todo tiene una explicación.

iphone 6s rose gold

El iPhone 6s no es el mismo móvil, y es necesario que se note

Al mismo tiempo que han llegado los iPhone 6s, han desaparecido los iPhone 6 de 128 GB, pero también hemos podido ver cómo desaparecía de la App Store el color Gold del iPhone 6. Y si nos fijamos en la espalda del iPhone 6s, encontraremos el primer elemento diferencial: la «S». Sí, es un detalle menor, pero es la primera forma de detectar que estamos ante un terminal nuevo, que no tenemos frente a nosotros el iPhone 6 «obsoleto». Y si seguimos revisando las diferencias, el color Rose Gold es exclusivo. No sólo es un nuevo color en el catálogo de iPhone, sino que llevar un iPhone Rose Gold es sinónimo de llevar el iPhone 6s.

El color Rose Gold del iPhone 6s encabeza las ventas. La diferenciación es clave: es el único iPhone «rosa», luego a simple vista se sabe que es el iPhone 6s.

Por lo tanto, tenemos dos factores que determina, a simple vista, que el iPhone que tenemos en frente no es el de hace un año, sino el recién lanzado por la firma americana. Y esto es importante, es realmente importante para los que no acaban de llegar a Apple, no es su primer terminal con una manzana a la espalda, sino que llegan desde el iPhone 6. Volver a gastar al menos 699 dólares tiene que estar justificado de alguna forma, y dejando al lado todas las novedades de hardware, el diseño nos invita a la justificación de ese cambio, aunque sea una auténtica bobada para la mayoría de los usuarios.

El rosa le ha sentado de maravilla a Apple

Teniendo en cuenta lo anterior, de alguna manera podemos comprender que el iPhone 6s Rose Gold lidera en ventas, bueno, por el momento se sitúa a la cabeza en las primeras reservas que, como ya hemos adelantado, se han abierto en Estados Unidos. Y hay otro factor que también hay que tener en cuenta, y es que en realidad no hablamos de un color rosa, sino del color Rose Gold. Sí, es otra de las llamativas técnicas de marketing de Apple para invitarnos a pensar que estamos comprando un producto de lujo, por su material, puesto que trata de imitar el oro rosa, tan demandado en joyería.

Artículo de opinión de Carlos González