Apple llevaba razón, el Flash se muere en favor del HTML5

Apple llevaba razón, el Flash se muere en favor del HTML5

Jorge Calderón

HTML5 está provocando la obsolescencia del Flash. La industria de la publicidad y los principales editores están instando a los desarrolladores a que implementen la tecnología de HTML5 para que sus anuncios sean compatibles con todas las plataformas y se acabe con los problemas de incompatibilidad del Flash.

El debate HTML5 vs Flash entre los desarrolladores web ha estado muy presente durante los últimos años y más desde que Steve Jobs declarará su posición a favor del HTML5 como la tecnología web del futuro. Debates aparte, no se puede negar que las capacidades de esta nueva tecnología para video online son muy importantes. HTML5 ofrece dos cosas que el Flash no: capacidades para dispositivos móviles y elementos semánticos. El crecimiento de los dispositivos móviles, el aumento de la utilización de video para entretenimiento, publicidad o compras y la estructura abierta del HTML5 hacen que el futuro de las páginas web pase por esta tecnología en detrimento del Flash.

adobe-flash-icono

Limitaciones del Flash en dispositivos móviles

La introducción del HTML5 ha supuesto uno de los mayores avances en la programación web, lo que unido al no soporte de Flash por parte de los dispositivos iOS y muchos dispositivos Android, ha provocado que el Flash esté abocado al PC, mercado que está en pleno descenso. El número de personas que utilizan dispositivos móviles para navegar por Internet crece cada mes, por lo que las compañías que se dedican a la realización de aplicaciones o videos basados en Flash están perdiendo mucha audiencia al no permitir que sus videos funcionen en dispositivos móviles. Las industrias de la publicidad y las comerciales están empezando a centrar su atención en la importancia de la tecnología móvil y en las limitaciones de la tecnología Flash.

La utilización de HTML5 aumentará en 2014

Recientemente, el Interactive Advertising Bureau escribió una carta abierta firmada por editoriales y empresas importantes relacionadas con la publicidad como son AOL, Forbes, Google, The New York Times o Wall Street Journal, entre otras, donde instaban a los desarrolladores a implementar el estándar HTML5 para sus anuncios para dispositivos móviles con el objetivo de que se puedan ejecutar en todo tipo de plataformas. La carta expone que para que los anuncios se puedan ver bien en cualquier tipo de pantalla deben de ser desarrollados en un formato compatible con dispositivos móviles “y el único formato estándar abierto de la industria para la creación móvil que está listo es el HTML5”. Según el último informe anual de Sizmek, el cambio hacia formatos como HTML5 supone uno de los cambios más importantes en la publicidad digital durante 2013 y se espera que en 2014 la tasa de utilización de este estándar aumente de forma significativa debido a que la industria está adoptándolo.

HTML5 no es perfecto pero se está mejorando

Aunque esta tecnología web es el futuro, por el momento queda mucho trabajo en su desarrollo para que la creación de aplicaciones sea lo más eficiente posible. Por ejemplo, programar en HTML5 lleva más tiempo de lo planeado en el 59 % de las veces, según un reciente informe de Forrester. Afortunadamente, las empresas ya se están centrado en solucionar los problemas por lo que es de esperar que esta tecnología siga evolucionando favorablemente en los próximos meses y cada vez veamos más aplicaciones y utilidades que hagan que el uso de dispositivos móviles sea más cómodo e intuitivo aun. Más del 60 % de los desarrolladores de aplicaciones de negocios se han pasado al HTML5 y más del 70 % de los desarrolladores de HTML5 híbrido también están usando HTML5 más que el año pasado. Y otro de los «actores» que también se ha subido al carro del HTML5 es la industria de los videojuegos, la cual está dejando de lado el desarrollo de juegos Flash y aumentando la creación de videojuegos en HTML5 para que puedan ser compatibles en cualquier plataforma, por lo que el Flash quedará relegado a un segundo plano.