El Samsung Galaxy S5 es más caro de fabricar que el iPhone 5s

El nuevo buque insignia de Samsung tiene un coste de fabricación de 256 dólares, mientras que el iPhone 5s le cuesta a Apple 199 dólares, una diferencia significativa a pesar de que ambos están fabricados con materiales distintos, uno de plástico y otro de metal. 

La firma de investigación de mercado IHS ha desmontado un Samsung Galaxy S5 para analizar sus componentes y establecer el coste de fabricación del dispositivo. El nuevo teléfono lanzado al mercado el pasado día 11 de abril le cuesta a los surcoreanos 256 dólares, 57 dólares más que lo que le cuesta a Apple fabricar su actual buque insignia, el iPhone 5s, a pesar de que el material de fabricación es de plástico lo que, en principio, podría parecer más barato que el metal utilizado por los de Cupertino en su teléfono.

samsung-galaxy-s5-despiece

Samsung Galaxy S5, 256 dólares

Según el analista de IHS, Andrew Rassweiler, Samsung está aumentando el coste de los componentes, ya que el teléfono de tope gama lanzado cada año por los surcoreanos solía tener un precio de 600 dólares sin contrato y un coste de fabricación de alrededor de 200 dólares. Ahora este coste de producción se sitúa por encima de los 250 dólares y el teléfono tiene un precio en el mercado libre de 660 dólares y de 199 dólares con un contrato de dos años. Y esto a pesar de que, según Rassweiler, “en el interior del teléfono no hay nada extraordinario; vemos sobre todo una gran cantidad de componentes reciclados que hemos visto antes”. Para IHS el S5 no tiene nada especial de forma interna porque “no hay avances. No deja de ser una continuación del teléfono anterior”. El componente más caro es la pantalla, que cuesta alrededor de 63 dólares. El resto de componentes tiene un precio inferior, como por ejemplo la memoria DRAM propia de Samsung que cuesta 33 dólares, o el sensor de huellas biométrico que cuesta 4 dólares. El conjunto hace que el S5 cueste unos 256 dólares, incluido el ensamblaje.

iPhone-5S-dorado

iPhone 5s, 199 dólares

Por otro lado, el iPhone 5s tiene un coste de fabricación de 199 dólares, lo que suponen 57 dólares menos que el smartphone de Samsung, a pesar de que los materiales de construcción son muy diferentes, uno de plástico y otro de metal. Otro punto destacable es el sensor de huellas biométrico que a Samsung le cuesta sólo 4 dólares, mientras que a Apple le cuesta 15 dólares, casi 4 veces más. El modelo más barato del iPhone 5s, el de 16 Gb, se vende por 649 dólares en el mercado libre y por 199 dólares con un contrato, al igual que el dispositivo de Samsung. Hay que tener en cuenta que el modelo de 64 Gb se vende por 849 dólares de forma libre teniendo un coste de fabricación de 208 dólares, lo que supone tener un precio de venta 4 veces mayor al de fabricación, obteniendo Apple unos beneficios muy importantes gracias a estos márgenes elevados.