Tu impresora imprime unos puntos amarillos sin que lo sepas para identificarte

Cuando las impresoras empezaron a popularizarse en los hogares en los años 80, el gobierno de Estados Unidos empezó a preocuparse de que pudieran empezar a imprimirse falsificaciones de dinero y otro tipo de documentos. Por ello, se desarrolló un sistema que estuvo oculto durante 20 años, y todavía sigue presente en la mayoría de impresoras.

Este sistema es conocido oficialmente como Machine Identification Code (MIC), aunque comúnmente se le llama “puntos amarillos”. Estos puntos son una marca de agua que las impresoras láser incluyen en los documentos que imprimen. El sistema fue desarrollado por Xerox y Canon a mediados de los años 80, y su existencia fue descubierta en 2004 después de saliera a la luz una noticia de que las autoridades de Países Bajos consiguieran atrapar a unos falsificadores de dinero que habían usado impresoras Canon a través de “una función oculta en las impresoras láser a color”.

La EFF creó un listado con los modelos de impresoras que imprimen puntos amarillos

Posteriormente, la Electronic Frontier Foundation (EFF) pidió al público muestras de impresiones para encontrar patrones en el código y posteriormente descodificarlo. Así fue como consiguieron determinar qué significaban esos puntos amarillos que son sólo visibles con una luz intensa sobre el papel (si es ultravioleta mejor) y usando una lupa. Si no tienes una lupa, puedes imprimir un documento y luego escanear una pequeña parte de él a la mayor resolución que puedas. Posteriormente, se puede aumentar el canal de color amarillo para resaltar esos puntos.

La elección del amarillo no fue hecha a la ligera, ya que ese color fue elegido porque se mimetiza muy bien con el blanco y es difícil verlo a simple vista. Los puntos tienen el diámetro de 0,1 mm y están separados entre sí por 1 mm. Las matrices de puntos se repiten varias veces por todo el papel, y en un folio A4 se repiten hasta más de 100 veces dependiendo del modelo.

La EFF publicó una lista en 2015 que luego actualizó en 2017 (y que no ha vuelto ha actualizar) con los modelos que habían detectado que utilizaban la técnica de los puntos amarillos. Según los documentos que habían analizado, todos los principales fabricantes de impresoras láser a color llegaron a un acuerdo con el gobierno para introducir esta tecnología de seguimiento.

En 2017, la EFF actualizó el documento alertando del hecho de que los fabricantes de impresoras ahora estaban utilizando otros mecanismos de rastreo que no necesariamente tienen que ser los puntos amarillos. Por tanto, en el listado aparecen impresoras que se sabe que imprimen o no puntos amarillos, pero con total seguridad utilizan otra tecnología de rastreo, como puede ser incluir los puntos dentro del propio texto de manera que no sea fácilmente visible para el ojo humano.

¿Qué información contienen los puntos amarillos?

Como vemos en la siguiente imagen, tenemos una matriz de puntos de varias filas y columnas. Las primeras columnas nos indican la hora a la que fue imprimido el documento. Las segundas indican la fecha en la que fue imprimido. En la columna 10 encontramos un separador de puntos, y en las cuatro columnas siguientes tenemos el número de serie de la impresora que ha imprimido el documento (leido a la inversa). La última columna no se ha llegado a saber nunca en qué consiste.

matriz puntos patron

Los puntos indican 0 y 1 como cualquier código binario. Así, como vemos en la imagen, dependiendo de la fila donde esté el punto, se suma ese número. Por ejemplo, en la de los minutos se suman 32 + 16 + 2 para sumar 50, mientras que la hora es 8+4 para sumar 12. En total, en cada columna se pueden llegar a formar 127 como número.

Así, sabiendo la fecha, la hora y el número de serie, es fácil poder identificar a la persona que imprimió el documento, ya que simplemente hay que ver dónde se vendió ese modelo, y dónde estaba esa persona a través de conocer la ubicación de su móvil.

¿Es posible saltarse el mecanismo?

Por suerte, sí. En 2018, un grupo de investigadores desarrolló un software para anonimizar las impresiones y así preservar la privacidad de aquellos que hacen denuncias anónimas, así como activistas o periodistas. En la investigación analizaron los patrones de 106 modelos de impresoras de 18 fabricantes diferentes, y encontraron cuatro formas de codificar la información diferentes.

Conociéndolas, desarrollaron “DEDA”, una herramienta disponible en GitHub que permite anonimizar los documentos aleatorizando los puntos, rellenando parte o todos los huecos de las matrices. Esta función preserva la privacidad del usuario, a la vez que permite conocer si por ejemplo un billete ha sido imprimido con una impresora normal y corriente al estar presentes esos puntos.

Gracias a ello, casos como el de Reality Leigh Winner no volverán a repetirse. Esta antigua trabajadora de la NSA filtró un documento de la NSA a la prensa enviando por correo ordinario una copia imprimida por ella misma. The Intercept publicó el documento escaneado para aportar veracidad a la información, incluyendo las pequeñas marcas de agua amarillas que identificaban a Winner.

¿Es por esto que la impresora no te deja imprimir en negro si no hay tinta de color?

Las impresoras láser y las de tinta comparten, desgraciadamente, la limitación de que no te dejan imprimir en negro si falta algún cartucho de color, siendo uno de los problemas más comunes en las impresoras. Esto es debido a que el color se utiliza también para lograr algunos tonos de gris más ricos, aunque normalmente es posible evitarlo usando escala de grises. No obstante, es muy posible que este sea uno más de los motivos por el que no podemos imprimir sin tener todos los cartuchos colocados, ya que sin el de tinta amarilla no es posible imprimir los puntos en ese color de manera que queden camuflados con el papel.

Este tipo de técnicas de esteganografía no son las únicas que existen relacionadas con el dinero, ya que por ejemplo todos los billetes incluyen la llamada “Constelación de EURión”. Este patrón de cinco anillos que representan la constelación de Orión es detectable por todo software de edición de imágenes, como es el caso de Photoshop, que impide importar una imagen si se detecta la presencia de esos puntos.