Aguacates, hormigas…la inusual carga del último cohete de SpaceX

SpaceX es una de las compañías privadas espaciales más importantes de los últimos años. Han sido muchas las misiones que han realizado al espacio con la finalidad de tratar de averiguar más sobre todo aquello que hay fuera y obtener la máxima cantidad de información posible para investigaciones futuras. Uno de sus proyectos más famosos es Starlink, que consiste en poner en órbita cientos de miles de satélites que pueden verse desde la Tierra y que tienen la finalidad de ofrecer servicio de Internet en ciertas partes del mundo. SpaceX también ha colaborado mucho con la NASA para hacer ciertas misiones. Sin embargo, la carga que lleva el cohete de la compañía de Elon Musk en su última misión es un tanto inusual.

Concretamente, se ha enviado a la Estación Espacial Internacional un cargamento entre el que se incluyen hormigas, aguacates y un brazo robótico del tamaño de un ser humano. La nave despegó ayer, aunque se tenía previsto que se lanzara el sábado, pero el mal tiempo lo impidió.

Un cargamento muy poco común

Esta será la vigésimo tercera misión que haga SpaceX en colaboración con la NASA en menos de diez años. La NASA recurre a esta compañía y a otras para este tipo de misiones desde que hace 10 años finalizara el programa de transbordadores espaciales.

Para realizar el despegue, se usó un cohete Falcon reciclado que despegó desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA. Después de disparar la cápsula Dragon, la primera fase del cohete aterrizó verticalmente en una plataforma en medio del océano colocada por SpaceX.

Dentro de la nave hay casi 2.200 kilos de cargamento entre víveres y experimentos. También hay limones, aguacates o helado para que lo consuman todos los que se encuentran en la estación.

Pero no solo eso, sino que también se han llevado algunos animales para la realización de diferentes experimentos como hormigas, artemias (un crustáceo) y diferentes plantas. Además, una universidad americana también ha mandado semillas de una planta que se caracteriza por usarse en tareas de investigación genética.

También se realizarán experimentos en gravedad cero con otros elementos como panales fotovoltaicos o cemento, entre otros. Otros materiales que se iban a usar para hacer pruebas se han quedado en la Tierra e irán al espacio en una futura misión. Este retraso ha sido provocado por la COVID-19.

Un brazo robot que será útil en el futuro

Al ser necesario un sistema que ayude en las tareas de mantenimiento de la estación espacial, también una empresa japonesa ha llevado al espacio un prototipo de un brazo robótico para comprobar si es capaz de ajustar tornillos o hacer otras tareas que suelen hacer los astronautas.

Las primeras pruebas que se hagan con este robot serán dentro de la estación espacial, pero se espera que en un futuro el robot pueda trabajar en el vacío del espacio y hacer reparaciones de satélites.

Se espera que dentro de unos cuatro años un equipo desarrollado con este tipo de brazos robóticos se cree para ayudar en la construcción de una base en la Luna o ayudar a excavar en nuestro satélite para hacer una búsqueda de posibles muestras útiles de cara a investigaciones futuras.