El GPS es viejo y vulnerable

El GPS es viejo y vulnerable

Alberto García

El GPS es imprescindible para la economía actual. Tanto es así, que la Unión Europea decidió crear su propia red de satélites, llamada Galileo, para no depender de otras potencias como Estados Unidos o China. Además, los satélites de Estados Unidos son viejos y no cuentan con apenas medidas de protección. Por ello, han ideado un sistema de posicionamiento que no requiere satélites.

El sistema base de GPS de Estados Unidos utiliza 31 satélites, y son accesibles desde cualquier parte del mundo. Además de esos, luego cada gran potencia tiene los suyos, como ocurre con China, Rusia o la Unión Europea. En el caso de China, sus satélites sirven para que toda Asia pueda usar el satélite con mayor precisión y seguridad.

Los satélites GPS son vulnerables

Y es que los satélites del GPS son vulnerables a ataques como jamming, spoofing o cualquier tipo de interferencias con la señal, ya que cuando fueron lanzados no existían estos problemas. Además, los ataques de este tipo no paran de crecer tanto en frecuencia como en gravedad. Según un informe de la London School of Economics, la pérdida de cinco días de uso del GPS en Reino Unido podría suponer un coste de 5.100 de libras. En Estados Unidos, según el National Institute of Standards and Technology, el fallo podría suponer 1.000 millones de dólares de pérdidas cada día, o 1.500 millones si coincide con la época de siembra.

Estados Unidos se encuentra actualmente renovando su red de GPS mediante el despliegue de los satélites GPS III, que son más resistentes ante los ataques de interferencias de señal. No obstante, el resto siguen funcionando todavía. En el caso de la UE, se está trabajando en un sistema de navegación usando tecnologías 5G.

Y es que la navegación terrestre mediante GPS es posible. La triangulación con antenas en tierra es algo que ya se usa en los móviles actuales para ayudar al móvil a encontrar la ubicación más rápido sin depender de los satélites GPS. Gracias a ello, podemos conocer la ubicación con un margen de decenas de metros si hay varias antenas a nuestro alrededor.

Redes de tierra: mejor protección ante ataques

La empresa NextNav quiere tener también su propia red de ubicación en tierra. El sistema, llamado TerraPoiNT, ha demostrado ya su eficacia en las primeras pruebas. Este sistema es resistente a spoofing, jamming, e incluso a caídas del sistema de GPS por satélite. Esta red demostró que puede ofrecer ubicación por GPS a infraestructuras clave en el caso de que haya una caída del GPS durante 72 horas.

satelite-gps-broadcom-2018

Con esto, la red no sólo podría ser excelente como backup, sino que además podría usarse para mejorar el posicionamiento en zonas como carreteras muy transitadas. Además, puede ofrecer servicio incluso en zonas urbanas y dentro de edificios, donde el GPS no llega al no tener visión directa con los satélites. La proximidad de las antenas de NextNav consigue que la señal sea 100.000 veces más potente que la del GPS.

Lo que está claro es que el posicionamiento desde tierra va a ganar cada vez más popularidad; sobre todo conforme el 5G vaya estando presente con más antenas. Las grandes vías de transporte de España van a contar con cobertura 5G en todo su recorrido durante los próximos años, y con él se podrá posicionar un coche con un margen de error muy bajo en el caso de que falle el GPS por cualquier motivo.

Fuente > ZDNet

¡Sé el primero en comentar!