Movistar se plantea algo histórico para su red de fibra

Interesante movimiento el que acaba de desvelar en exclusiva Bloomberg. El medio ha revelado que Telefónica tiene intención de vender una participación de la red de fibra óptica de Movistar para dar la entrada a uno o varios socios. Movistar está actualmente planteando diferentes opciones con respecto a la venta de su red de fibra, y vender una participación es la que más papeletas tiene.

Para ello, los asesores a los que ha consultado Telefónica habrían recomendado la creación de una filial que se encargase de la red de fibra óptica del operador. Todavía no han tomado ninguna decisión al respecto, pero para el año 2022 van a comenzar la negociación de la venta de una parte que es una de las redes de fibra más grandes de Europa.

Los fondos quieren las infraestructuras de los operadores

Telefónica se encuentra ahora mismo en un plan muy agresivo de reducción de deuda. El operador ha vendido ya las antenas móviles de Telxius a American Tower en Alemania por 7.700 millones de euros, así como varias participaciones en las filiales de fibra en Alemania, Brasil, Chile y Colombia. En total, el operador ha reducido su deuda en 25.000 millones con estas operaciones.

Actualmente, los fondos de inversión tienen la mirada puesta en las infraestructuras de los operadores. Son un bien muy fácil de rentabilizar y con unas perspectivas de amortización muy claras, ya que los operadores les pagarán por usarlas. Para los operadores, supone la reducción inmediata de deuda, y una mayor tranquilidad para los operadores para apoyar el despliegue al reducir el esfuerzo financiero.

Cada hogar con fibra, valorado en 581 euros

La operación estaría valorada en 15.000 millones de euros. Movistar tiene 25,8 millones de hogares pasados por fibra a fecha de finales de 2020, por lo que cada hogar estaría valorado en unos 581 euros. El operador batió este verano su récord de liquidez, y actualmente la deuda neta incluyendo arrendamientos alcanza los 31.026 millones de euros. En comparación, a finales de 2020, la deuda rondaba los 41.697 millones de euros. Por ello, con la venta de la red de fibra, podrían reducir la deuda prácticamente a la mitad en el caso de que vendieran la totalidad de la nueva filial.

telefonica

No obstante, la venta total no va a ocurrir. Hacer esta operación de venta completa no sería una tarea fácil teniendo en cuenta las condiciones que probablemente exigiría la CNMC, ya que supondría la venta de un activo estratégico clave para España que podría quedar en manos de capital extranjero. Por ello, la clave estaría en la entrada de un socio o varios a nivel minoritario, donde Telefónica siguiese controlando la mayor parte del capital de la nueva filial. Esto será probablemente lo que ocurrirá, aunque tendremos que esperar a 2022 para que se materialice.

Uno de los primeros operadores que puso de moda la venta parcial de sus redes fue MásMóvil, que vendió en 2019 una red con 940.000 hogares con fibra a Macquarie y Aberdeen Standard. Los hogares pasados por fibra están situados en Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla y Valencia. Los nuevos compradores lanzaron posteriormente un operador de venta mayorista de fibra llamado Onivia.