Todo lo que puede aportarnos el 5G a nuestro coche

El 5G se está implantando a pasos agigantados en toda Europa para dar lugar a toda una nueva generación de servicios, en los que también se incluye al coche. Esto es desde la comunicación entre vehículos hasta las prestaciones del Internet de las cosas. Una nueva generación de tecnología inalámbrica que tiene mucha atención para este sector. Ahora bien, ¿qué es lo que puede aportar este 5G a nuestro coche y cómo lo notaremos?

EL 5G mejorará las capacidades del coche

Si pensabas que tu actual coche ya era muy bueno y avanzado, te podemos decir que cuando las redes 5G se expandan por completo será capaz de hacer cosas increíbles y de mejorar sus capacidades notablemente.

Y lo bueno es que será algo extensible a los modelos de cualquier segmento. Aunque el proceso, todo sea dicho, tardará algunos años en completarse del todo y hacerse realmente eficiente. En todo caso, ¿qué habilidades conseguirá un vehículo que sea compatible con 5G?

En esas, esta quinta generación de conectividad móvil está dando sus primeros pasos. La industria y el resto del sistema económico estudian sus posibilidades para adaptarse a lo que vendrá. Por el momento, industria y servicios están a medio camino, pero lo cierto es que ya hay puntos muy considerados para beneficiarnos de ello.

Una red para volverlos ‘superdotados’

Aunque las primeras pruebas para los automóviles ya han sido realizadas, es necesaria una red 5G estable para que sea una realidad. Pero el 5G no solo implicará la llegada del coche autónomo, que es el gran punto del que todos hablan, sino también para mejorar mucho a los llamados coches conectados.

Como tal, lo que veremos será una nueva generación de tecnología móvil inalámbrica que incrementará la velocidad de transmisión de información, pero no solo eso. Y es que también disminuirá la latencia de una forma impresionante, lo que se traducirá en un tiempo de respuesta de mucho menor. Todo ello dará lugar a un enorme crecimiento de dispositivos conectados constantemente y de forma mucho más rápida.

Ofreciendo hasta 10 GB por segundo, esto supone una velocidad 100 veces mayor que la del 4G en sus inicios y 10 veces mayor que la de las versiones posteriores 4G LTE. Estas cifras serán determinantes para lograr una respuesta en tiempo real por parte de los sistemas y dispositivos conectados.

Beneficios 5G coche

Mejora los niveles de seguridad

A día de hoy, muchos vehículos incorporan de serie la tecnología 4G, la misma que hasta ahora permitía a cualquier coche conectado enviar información sobre su estado en cuestión de 100 milisegundos. Sin embargo, con la llegada de la quinta generación, se calcula que la comunicación, tanto emisión como recepción de datos, tiene ya una latencia de tan solo 15 milisegundos.

La integración de esta nueva tecnología al mundo de la automoción contribuirá a una mayor fiabilidad y, por consiguiente, a unos mayores niveles de seguridad para una conducción autónoma. Asimismo, esto permite una reacción con mayor precisión ante cualquier imprevisto, reduciendo notablemente la posibilidad de accidentes de tráfico.

Comunicación directa entre los usuarios

Otro beneficio que tenemos con el 5G para nuestro coche es que va a permitir la comunicación directa entre los usuarios, sin necesidad de habilitar una infraestructura de red. Este tipo de comunicación aportará generalizar el uso de unas carreteras más seguras, los servicios C-ITS.

Entre las funciones de estos servicios destacan la Protección a Usuarios Vulnerables, el Cambio Cooperativo de Carril o el Asistente para Intersecciones. Esto podría evitar cerca de 29.000 muertes y 275.000 heridos por accidentes de tráfico de aquí a veinte años, tan solo en la Unión Europea.

Vehículo a Vehículo (V2V) y Vehículo a Infraestructura (V2L)

Aquí tenemos dos ventajas muy importantes. Por un lado, el 5G en lo relativo al coche, hará por cambiar la manera en que los vehículos van a hablar entre sí para advertir de las diferentes amenazas. Lanzarán alertas de accidentes, retenciones, estado de la carretera o meteorología para poder ofrecer, por ejemplo, rutas alternativas.

Por otra parte, tenemos lo que se conoce como V2L donde, al igual que con otros vehículos, también se intercambiará información con las infraestructuras, ya sea la propia carretera, los semáforos o los aparcamientos. De esta manera, se conocerá con antelación dónde hay una plaza libre cerca del destino al que se dirige el vehículo.

5G coche V2X

Conectados vs autónomos

Ante esta red tecnológica, tendremos dos conceptos de automóvil: el coche conectado y el autónomo. Por un lado, el conectado es aquel que puede recibir información de una fuente externa y/o conectarse al teléfono de un consumidor. Actualmente estos son ya habituales en nuestras carreteras, como por ejemplo el sistema de navegación del coche, que está conectado a la red GPS. En caso de tráfico u otras interrupciones en la carretera, el sistema de navegación puede planificar una nueva ruta para evitar estos obstáculos.

La siguiente fase del vehículo conectado serán los avances en V2X, donde X puede ser un peatón o un sistema de gestión de tráfico en una intersección. También conocido como vehículo a todo, este el último avance de vehículos conectados que apoyará el frenado automático de los vehículos para prevenir accidentes de tráfico.

Luego está el coche autónomo, donde todos los asistentes que contamos hoy en día se harán superdotados. O lo que es lo mismo; serán capaces de manejar mayor cantidad de datos procedentes de las cámaras, radares, sensores, láseres… del vehículo y permitirá añadir nuevas funciones que conecten al coche con todo lo que le rodea: otros coches, las infraestructuras… algo que es imprescindible para dar el salto hacia una conducción completamente autónoma (de nivel 4 o 5) en la que no es necesaria la intervención del conductor.

¡Sé el primero en comentar!