Tengo conexión WiFi pero no funciona Internet… ¿Qué hacemos?

Suele ser habitual que se nos vaya Internet, que deje de funcionar, que no podamos abrir una página web o que una serie se quede colgada cuando estamos viendo un episodio. Consultas qué puede estar pasando y parece que sigues conectado al WiFi con normalidad, que no hay ningún fallo. Pero no tienes Internet. ¿Por qué estás conectado a la red, pero no a Internet? ¿Por qué tienes conexión WiFi sin Internet? Te lo explicamos.

Puede parecer una pregunta muy básica para un usuario avanzado en Internet, pero quizá te lo has preguntado, por qué si estás conectado correctamente no funciona bien Internet o dónde está el problema. Por eso repasamos las diferencias entre el WiFi como tal e Internet, las conexiones y qué soluciones hay o qué podemos hacer si nos está pasando esto. Son cosas diferentes y conviene que sepas diferenciarlas.

WiFi vs Internet

No es lo mismo tener WiFi que tener Internet, son conceptos diferentes y por eso ves que tienes conexión WiFi sin Internet. El Wi-Fi es lo que permite que tu dispositivo (ya sea el ordenador, el teléfono móvil, la Nintendo Switch o la tablet) se conecte a una red de forma inalámbrica sin necesidad de utilizar un cable entre el dispositivo en cuestión y el router. Es la conexión entre el ordenador y el router. Pero que estén conectados correctamente y funcione ese WiFi no significa que tengas Internet. Puedes estar conectado a una LAN sin ningún problema y todo funcionará con normalidad, pero puede que esa LAN a la que estás conectado no tenga acceso a Internet. Por tanto, es la respuesta a por qué estás conectado al WiFi pero no a Internet. Es sencillo y simple de entender.

Básicamente, para que podamos entenderlo, tus dispositivos se unen al router a través de la conexión WiFi y forman una LAN (Local Network) Tu ordenador, tu tablet, tu televisión, tu móvil, tu consola, tu reloj inteligente… Todos utilizan el WiFi para conectarse al router y forman esa red local. Pero de nada sirve que tengas esa red local si no está conectada a Internet, sea cual sea la razón. Por ejemplo, que haya un problema en el operador y haya un fallo o una caída que no permita que el router se conecte a Internet como hace normalmente.

¿Red WiFi o Ethernet?

Existen dos formas diferentes de conectarse a Internet: mediante red WiFi o cable de red Ethernet. Y, a pesar de que el WiFi goza de mayor popularidad, no deberíamos pasar por alto los beneficios de la conexión por cable. De hecho, si sueles tener interferencias en la conexión o no gozas de una buena señal (porque tu casa sea de doble planta, por ejemplo, o por la existencia de ondas electromagnéticas de otros dispositivos, como los electrodomésticos) es posible que te merezca la pena utilizar Ethernet.

Por otro lado, el canal que empleas para tu conexión WiFi podría estar compartido con otros vecinos. Esto podría saturar el canal y hacer que baje el rendimiento de tu conexión. Si aun así prefieres mantener tu señal WiFi, lo ideal es que busques siempre el canal más óptimo que no interfiera en la velocidad de tu conexión.

Además, si necesitas transferir archivos a máxima velocidad (porque teletrabajes en casa) o sueles jugar a juegos online, sin duda alguna el cable de red Ethernet será mucho más rápido.

wifi streaming minerva

Error esporádico

Si este problema lo tenemos solo a veces y en momento muy puntual, puede ser debido a que el servicio que tenemos de Internet tenga parones o picos de conexión tan bajos que no dé ni para navegar por internet. Si comprobamos que esto ocurre, debemos llamar a la compañía que nos suministra la red para que lo arreglen. Puede que sea una única caída temporal o simplemente que hayamos tenido una caída con el operador (como puedes comprobar en webs especializadas o con una simple búsqueda en Twitter) y no tengamos que hacer nada para solucionarlo.

Si solo ha pasado una vez y durante unos minutos no debemos preocuparnos ni comprobar nada puesto que puede ser un error puntual que no vuelva a ocurrir nunca más. Pero si se produce habitualmente sí debemos tomar medidas y encontrar los motivos para poder solucionarlo cuanto antes y conectarnos a internet con la calidad esperada. Debemos tener acceso a Internet sin problema tanto con cable como con conexión WiFi por lo que debemos comprobar, paso a paso, dónde está el error y cómo se soluciona.

Comprueba los dispositivos

Es lo más sencillo y lo primero que debes hacer: si tienes WiFi en el ordenador, pero no Internet, prueba en otros aparatos. Seguro que tienes un teléfono móvil por casa, una tablet o incluso otro ordenador. En tu Smart TV, por ejemplo. Prueba que funciona Internet para saber si se trata de algún problema concreto del dispositivo desde el que te conectas. Quizá has cambiado algo en la configuración o hay algún programa que interfiere.

Ve probando en todos los dispositivos o aparatos que tengas por casa para ir saliendo de dudas. Si solo ocurre en uno no será problema de la red WiFi ni de Internet ni del router sino de ese en concreto. Te comentamos cómo puedes hacer en cada uno de ellos.

Reinicia y comprueba el dispositivo

Si los demás funcionan, prueba con algo obvio que en muchas ocasiones funciona: reinicia. Puede parecer algo básico, pero sabes de sobra que reiniciar puede solucionar algunos problemas temporales del ordenador. Como es lógico, dependiendo de qué dispositivo se reiniciará de una forma u otra. Pero es fácil, rápido y no perdemos nada por intentarlo, aunque suele ser una solución a corto plazo y no tendrá que ver si este error es habitual o te ocurre desde hace meses.

En móviles o tablet

En los modelos de móvil y tablet todos sabemos pulsar el botón que nos dará la opción de apagar o reiniciar. Apaga o reinicia y vuelve a iniciarlo. Suele ser tan sencillo como tocar el botón físico que enciende o apaga la tableta o el smartphone y generalmente aparecerá una ventana en pantalla que nos da la opción de escoger si queremos reiniciarlo, si queremos apagarlo o si queremos acceder a un menú de ajustes.

Apaga, vuelve a encender pasado unos minutos, introduce el código de desbloqueo y el código PIN y comprueba si el dispositivo está funcionando correctamente tras estas comprobaciones iniciales. Es lo mismo que en el ordenador, aunque el proceso cambie algo. De lo que se trata es de ver si es algo puntual.

En el ordenador

En el ordenador hay muchas opciones para reiniciar, pero la más habitual es que toquemos sobre el botón de Inicio en la esquina inferior izquierda de la pantalla y desde aquí se nos abrirá un menú con todo tipo de herramientas. En la esquina inferior izquierda encontraremos el botón de encendido o apagado que nos permite escoger si queremos apagarlo o reiniciarlo en ese momento. También puedes usar un botón si tienes uno específico o desde el atajo Control + Alt + Supr, o como prefieras.

Igualmente, desde el Escritorio podemos valernos del atajo Alt+F4 para seleccionar reiniciar dentro de las opciones «¿Qué quieres que haga tu equipo?». Es la opción colocada más abajo en el desplegable de distintas opciones. Esto nos permite hacer un reinicio rápido y evita que se puedan instalar algunas actualizaciones de Windows que quedasen pendientes. Otra alternativa es apagar el ordenador, esperar un minuto y volver a encenderlo. Si funciona ya podrás usar Internet con normalidad.

En el televisor

En el televisor tenemos la opción, en algunos modelos, de desconectar Internet. Podemos desconectar las redes para saber qué está ocurriendo o para volver a conectarla minutos más tarde a ver si vuelve a funcionar de nuevo. Aunque dependerá del televisor en sí y de los ajustes del mismo que nos permita esto o no. En caso de estar conectado por cable bastará con hacerlo de forma manual. Además, otros permiten otras opciones. Por ejemplo, Samsung nos permite hacer un autodiagnóstico de la red y probar la conexión de forma automática para saber dónde está el error. Es rápido y nos llevará un par de minutos.

  • Enciende el televisor con el mando a distancia
  • Toca en el botón de menú del mando
  • Se abrirán una serie de opciones y subapartados junto con iconos
  • En el menú de la izquierda, elige el del icono de la nube: Autodiagnóstico

Aquí encontraremos una serie de opciones disponibles en el menú:

  • Iniciar prueba de imagen
  • Iniciar prueba de sonido
  • Información de señal
  • Iniciar la prueba de conexión de SmartHub
  • Restablecer SmartHub
  • Restaurar

El que nos interesa es: Prueba de conexión Smart Hub. Toca sobre esta opción y automáticamente verás en la pantalla una televisión, un router y un globo que simboliza internet. Si hay algún corte verás dónde está. Podrás ver si el problema es de tu televisor, por ejemplo.

Smart-Hub.jpg

Modo avión

Comprueba que no tienes el modo avión activado. A veces se puede acabar conectando sin querer, bien porque le has dado a la tecla que lo habilita, en algunos ordenadores hay una en el teclado, o sin querer has llegado hasta allí. O simplemente lo has activado por alguna razón y después te has olvidado. Por eso, es muy importante que tengas en cuenta este aspecto y hagas la comprobación.

En ocasiones parece que no encuentras el problema y solo se trata de eso. Si está activado, verás el icono de un avión en la pantalla en lugar de la conexión de Internet. Solo tienes que volver a darle al modo avión y desactivarlo si es el caso. Al poco tiempo debería haber conexión a Internet.

Desactiva el antivirus

Puede que tengas un software antivirus que interfiera en la conexión a Internet. Si estás conectado a WiFi pero no tienes Internet en tu ordenador y funciona correctamente en tu móvil o tablet, atento al antivirus. Desactívalo temporalmente para comprobar si así funciona Internet. Si funciona, prueba otro o configúralo para que no suponga un problema haciendo de cortafuegos.

Si tienes Windows Defender en el ordenador, los pasos para desactivarlo son:

  • Ve a Seguridad de Windows
  • Abre Configuración
  • Ve a Administrar la configuración
  • Buscamos “Protección en tiempo real”
  • Desactiva el interruptor

desactivarWDefender.jpg

Puedes hacer la comprobación con cada uno de los sistemas de seguridad de tu equipo para ver si el problema viene de ahí.

Comprueba si tienes virus o malware

Lo mismo que has desactivado el antivirus para ver si el problema se encuentra en él, es bueno que descartada esta opción compruebes si tu ordenador o equipo que estás utilizando no está infectado y este es el problema. Para ello, pasa el antivirus, que debe estar actualizado, así como sus bases de datos, para ver si hay algún virus, gusano o malware.

Si tienes algún otro programa de seguridad, no dudes en probarlo para ver si hay algo que se le escapa a tu antivirus. Lo mejor es que lo tengas siempre activado y funcionando para que pueda detectar los posibles peligros en tiempo real.

Solucionador de problemas

El solucionador de problemas de Windows es otra de las alternativas o cosas que debes tener en cuenta. Podemos abrirlo siempre que necesitemos y funcionará como un escáner capaz de detectar dónde está el error o qué puede estar fallando. Los pasos son fáciles.

Vamos a la esquina inferior derecha del ordenador y buscamos el icono del WiFi o del cable Ethernet dependiendo del tipo de configuración que tengamos. Debes buscar el icono y hacer clic derecho con el ratón sobre él. Se abrirá un menú desplegable con opciones. Generalmente encontraremos dos posibilidades: Solucionar problemas / Abrir configuración de red e Internet. El que nos interesa es el primero. Toca sobre la opción “Solucionar problemas” y se abrirá una ventana emergente que empezará un escáner.

Pasados unos segundos podremos ver si hay algún problema o se nos mostrará el resultado que indica 2Solución de problemas no pudo identificar el problema”. Podemos cerrarlo y seguir probando opciones.

solucionar

Comprueba el router y conexiones

Asegúrate que todo está correcto en tu router: puede que se haya soltado algún cable, por ejemplo. Fíjate también si las luces están encendidas tal y como deberían. Puedes mejorar la cobertura, reiniciar y hacer muchas otras cosas, así que te comentamos las principales soluciones relacionadas con estos apartados.

Acerca el router

Puede ser que nuestra casa sea excesivamente grande para el router que tenemos. Debemos ver qué ocurre si nos acercamos al router con el dispositivo que no funciona, porque puede ser que una habitación no tengamos señal, pero que justo donde está el router sí que funcione. La señal inalámbrica es muy susceptible a cierto tipo de materiales del suelo, las puertas o las paredes de tu hogar que pueden obstaculizar la señal del router, especialmente si son de metal, ladrillo u hormigón.

Si esto ocurre, la mejor solución es la de comprar algún tipo de repetidor de señal, para distribuirla mejor por todas las estancias de la vivienda. Puedes apostar por acercarte más o por un sistema de «amplificación» como puede ser un amplificador o routers mesh. Prueba a acercarte para descartar problemas de señal. En caso de serlo podemos usar sistemas que lleven la red a todas las habitaciones, pero primero debes comprobar si acercándote se soluciona o no el error que teníamos inicialmente.

Haciendo una visita presencial a nuestro enrutador también podemos comprobar si las antenas están colocadas correctamente, ya que la señal Wi-Fi se emite desde los lados de la antena y hacia arriba (perpendicular al enrutador) suele ser lo mejor para que la señal no se proyecte al suelo o al techo.

Una señal muy pobre puede hacer que el dispositivo se conecte al WiFi, pero que no llegue a presentar una conexión real con el router, por lo que cualquier tipo de obstáculo que puedas evitar o medida para propagar la señal que incluyas, será bienvenida.

Por otro lado, si eres de los que «ocultan» el router en un mueble porque no te gusta tenerlo a la vista, lo mejor es que lo coloques en un lugar más visible. Puede que no sea lo más estético para tu salón, pero conseguirás mejorar la señal de tu WiFi notablemente.

Problemas con la sincronización del router

Puede ser que el router no sincronice correctamente con Internet. Los dispositivos más modernos están preparados para ello, por lo que no tendría que haber problema, aunque en ocasiones haya saturación y pérdidas de conectividad de manera puntual. Sin embargo, si tienes un router viejo puede ser que este sea el problema. Con ello, no se conecta Internet de manera correcta, de manera que nos podemos conectar por WiFi sin que haya acceso a Internet.

Si conectamos muchos equipos y el aparato tiene recursos limitados, no es potente o es antiguo puede que se dé este problema. Quizá no esté sincronizando como debería. Puedes hacer esta comprobación, incluso ir quitando equipos hasta dejar solo uno. No es mala idea intentar probar con un router mejor más moderno, pidiéndolo a la operadora o comprándolo tú.

Reinicia el router

Es otra de las cosas que hacemos siempre cuando deja de funcionar Internet y suele ser una de las más efectivas. Reinicia el router y ten en cuenta que normalmente no basta con pulsar el botón y volver a pulsarlo en dos segundos ya que no se reiniciarán todos los procesos. Apágalo durante diez segundos y vuelve a encender el botón pasado este tiempo ya que puede que no sirva para nada si apagas y enciendes de inmediato. Es un truco básico, pero suele solucionar problemas. Podemos apagarlo desde el botón físico, pero también podemos acceder al router desde el navegador escribiendo la dirección IP correspondiente y accediendo con usuario y clave. Una vez dentro solo nos queda ir a la configuración y seguir los pasos para reiniciar, que variarán dependiendo del modelo de router que tengamos o de si se trata de un operador u otro.

Olvida y restablece la red

Puede que se deba a una mala configuración de la red o que haya algún conflicto, por lo que una de las posibles comprobaciones es dar a Olvidar red. Lo único que tienes que hacer es ir al icono de WiFi que verás en la barra de tareas y seleccionar la red a la que te conectas. Das a clic derecho en la misma conexión y a Dejar de recordar. Cuando lo hayas hecho, volverás a darle a conectar. Cuando te aparezca esta red, tendrás que volver a introducir la contraseña. Ahí verás si el problema era este si ya te puedes conectar con normalidad.

Si no se resuelve así, otra cosa que puedes hacer es restablecer la red desde Windows. Para ello, entrarás en Configuración, en Red e Internet e irás a Estado. Allí buscas la opción correspondiente abajo de todo. Quitarás y restablecerás todos los adaptadores de red para que vuelva a su configuración inicial, liberándose de todos los problemas ocasionados hasta ahora que pudieran dar lugar a una mala conexión a Internet o problemas con ella.

restablecer red

Conectar por cable Ethernet

Podemos conectar por cable Ethernet si el dispositivo que tenemos nos lo permite, esto no se puede hacer si es un smartphone. Si conectamos un producto por cable y tenemos conexión a Internet, ya podemos hacernos una idea que el problema viene del WiFi, que no es capaz de transmitir, por lo que lo mejor será o cambiar el router o llamar al servicio técnico. Con tener un ordenador para hacer esta comprobación es más que suficiente.

Si sigue sin ir pese a conectar este cable, el problema podría deberse a otra cosa, así que hay que hacer otras comprobaciones o incluso puedes plantearte mejorar la calidad del servicio con herramientas externas.

Otras soluciones

Si nada de lo anterior ha funcionado, tendrás que tomar otras medidas, como contactar con tu operador para que te indique si todo está bien o qué es lo que está sucediendo o recurrir a aparatos que te permitan mejorar la calidad de tu conexión a Internet y que así llegue a todas las partes sin problemas.

Actualiza tu equipo

Una de las soluciones para muchos de los problemas que se dan en los equipos pasa por actualizarlo a la última versión. Por tanto, comprueba que tu ordenador, móvil, televisor o desde donde te conectes está actualizado a esta versión y si no es así actualízalo. Así, obtendrá las últimas mejoras, seguridad y todo lo necesario. En muchas ocasiones este problema puede darse por falta de actualización o algún problema en el sistema operativo.

Si vas a actualizar Windows, tendrás que ir a la Configuración desde Inicio, después Actualización y Seguridad y desde Windows Update comprobar si hay alguna versión nueva. Si es así, descárgala e instálala para mantener tu equipo más seguro. Tras haberlo hecho, comprueba si ya funciona Internet.

Utiliza PLC, amplificador o WiFi Mesh

Puedes elegir mejorar la red en tu casa con un PLC, con amplificador o con conexión de router WiFi Mesh. Puede que tengas conexión, pero no tengas suficiente cobertura para conectarte a Internet, que no funcione. En ese caso, usar uno de estos aparatos mejorará la experiencia, aunque no es a corto plazo ya que deberás comprarlo previamente. Estos dispositivos mejorarán la señal en tu casa para que llegue a cualquier rincón.

Dependerá de lo que quieras. Un amplificador utiliza la conexión inalámbrica y la extiende de nuevo cuando la señal se esté “perdiendo”. Desde el router a las habitaciones, por ejemplo. También puedes usar un PLC o extensor Wi-Fi que nos permitirá llevar la señal a través de la red eléctrica y funcionará a través del cableado, creando una zona WiFi en la habitación en la que hayas enchufado el aparato.

Repetidores Wi-Fi DLInk PLC

Contacta con tu operador

Otro de los problemas más frecuentes es que no tengas tú el error sino el propio operador haya sufrido una caída. Puedes ponerte en contacto con atención al cliente y la mayoría de operadores de fibra y fijo tienen un apartado de servicio técnico desde donde te darán indicaciones sobre qué debes hacer para tratar de solucionarlo. A lo mejor no es problema de tus dispositivos, sino que simplemente ha sufrido una caída por zonas y por eso no puedes conectarte También puedes revisar la página web Downdetector para comprobar si la caída es global, si no le funciona a los demás o solo no te funciona a ti.

Yoigo Downdetector

El Real Decreto 899/2009 establece que las operadoras están obligadas a ofrecer una compensación a los usuarios por la interrupción del servicio. Por lo tanto, no importa cuánto tiempo lo hayas sufrido o cuáles son tus circunstancias, si te has quedado sin Internet deberían compensarte por el tiempo que no has podido disfrutar del servicio.

El Ministerio de Asuntos Económicos, mediante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones, recoge la obligatoriedad de indemnizar, siempre que la causa no sea imputable al propio abonado.

«El operador deberá compensar al abonado con la devolución del importe de las cuotas fijas (normalmente el importe de la «tarifa plana») prorrateadas por el tiempo que hubiera durado la interrupción»

«El operador estará obligado a indemnizar automáticamente al abonado, en la factura correspondiente al período siguiente, cuando la interrupción del servicio sea superior a seis horas en horario de 8 a 22. En la factura correspondiente se hará constar la fecha, duración y cálculo de la cuantía de la compensación que corresponde al abonado».

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), también recoge estas obligaciones automáticas por parte del operador, pero también establece que estos tienen que tener una serie de parámetros de calidad que, de no cumplirse, también obligarían a indemnizaciones al usuario:

«Si la interrupción fuera exclusivamente en el servicio de datos (Internet), la compensación se limitaría a la devolución del importe de la cuota de abono y otras cuotas fijas, prorrateadas por el tiempo que dure la interrupción.

En este caso, la indemnización solo sería automática (sin reclamar) si te dejasen sin Internet durante al menos 6 horas y en horario de 8.00 a 22.00.

Además de la indemnización anterior, cada compañía tiene obligación de establecer su propio parámetro de calidad. La mayoría lo concreta en indemnizar también cuando te quedes sin servicio 8 horas o más durante el mismo mes, no obstante, puede haber diferencias: consulta en tu contrato cuáles son las indemnizaciones previstas en cada caso».

En el caso de que no se produzcan dichas indemnizaciones automáticas, la propia OCU puede actuar como mediador para presentar la reclamación pertinente al ISP.

La mayoría de los operadores reflejan los detalles a este respecto en las condiciones legales de tu tarifa.

En Orange, por ejemplo, podemos leer: «En caso de interrupción del Servicio telefónico por fuerza mayor, Orange compensará al Cliente con la devolución automática de los importes correspondientes a la cuota mensual y otros independientes del tráfico telefónico, prorrateados por el tiempo que hubiera durado la interrupción.”

Y no es el único porque las condiciones legales de Movistar recogen lo siguiente:

“En caso de que, durante un período de facturación, el CLIENTE sufriera interrupciones temporales del Servicio, siempre que la avería se produzca en la red que da soporte al Servicio ADSL de acuerdo a la cláusula 4.11, MOVISTAR procederá a devolver al CLIENTE el importe correspondiente a la parte proporcional de la cuota de abono del Servicio durante el tiempo que dure la indisponibilidad del Servicio. MOVISTAR indemnizará al CLIENTE cuando la interrupción se haya producido en horario de 8 a 22 horas y sea superior a seis horas. En la factura correspondiente se detallará la fecha, duración y cálculo de la cuantía de la indemnización que corresponda al abonado. No obstante, cuando la interrupción temporal sea debida a causas de fuerza mayor, MOVISTAR se limitará a compensar al CLIENTE mediante la devolución del importe de la cuota de abono del Servicio, prorrateado por el tiempo que hubiera durado la indisponibilidad, con exclusión de cualquier otra indemnización”

2 Comentarios