¿Tiene los días contados el negocio de las llamadas móviles?

¿Tiene los días contados el negocio de las llamadas móviles?

Redacción

El año 2012 se presenta como un momento de transición en el mercado de la telefonía móvil. La llegada de las primeras tarifas planas reales de llamadas y la masificación del acceso móvil a Internet plantean un cambio importante en el negocio de los operadores, amenazado por el interés en este sector de los gigantes de la Red.

El operador francés Free dio un paso adelante a comienzos de año con el objetivo de hacerse un hueco importante en el mercado móvil. Su movimiento, consistente en ofrecer una tarifa plana real de llamadas, SMS ilimitados y 3 GB de datos a máxima velocidad por 20 euros mensuales, no solo ha demostrado no ser una estrategia suicida sino que ha conseguido desestabilizar los pilares del sector. La propuesta ha conseguido convertirse en tendencia tal y como han demostrado los lanzamientos de tarifas planas reales (algo más caras, eso sí) por parte de Yoigo y Vodafone en nuestro país.

Desde este mes de junio Yoigo comercializa su Tarifa Infinita por 30 euros al mes con llamadas ilimitadas y 1 GB de datos a máxima velocidad. En apenas unas semanas encontramos la respuesta de Vodafone, que permite a sus clientes convertir sus paquetes de voz con determinados minutos al mes en una tarifa plana siempre que paguen 5 euros adicionales. La promoción está vigente hasta finales de agosto, pero viene a confirmar que se avecinan tiempos de cambio en los que los ingresos por llamadas para los operadores pueden quedar en un segundo plano.

Al igual que sucediese en su momento con los SMS, la voz va perdiendo valor progresivamente. Los operadores son conscientes de esta realidad propiciada por la explosión de las tarifas de banda ancha móvil y la masificación de los smartphones. Si hasta ahora las llamadas representan un 75% de la facturación de estas compañías, se espera que el porcentaje baje de forma acelerada en los próximos años.

Como leemos en Expansión, el gran reto de los operadores consiste en adaptar su negocio a una nueva realidad sin que pierdan una gran cantidad de sus ingresos. Para ello, la principal alternativa que se plantea es el lanzamiento de un servicio de datos atractivo, segmentado y con tarifas sencillas. La sombra de los gigantes de Internet planea sobre el negocio móvil como ya sucede con el fijo. Los servicios de voz IP gratuitos suponen una amenaza directa a la principal fuente de ingresos de los operadores y su generalización de acceso a bajo precio obliga a los operadores a plantear alternativas de una forma inmediata como ya ha sucedido con el lanzamiento de las tarifas planas.

El interés por entrar en el sector por parte de grandes compañías de Internet como Facebook, Amazon, Google o Apple no es nada nuevo y resulta un incordio absoluto para los operadores. Así lo demostraron los rumores del interés de Apple por convertirse en Operador Móvil Virtual, que sonaron con fuerza hace algo más de un año. No podemos descartar que a medio plazo vuelvan a la carga. ¿Habrán sacrificado para entonces los operadores sus modelos de negocios basados en las llamadas móviles?