El nuevo apagón digital lo pagaremos todos

El nuevo apagón digital lo pagaremos todos

Javier Sanz

Al final pagarán los de siempre. Esa podría ser la frase que resuma esta noticia. Los usuarios, los verdaderos clientes finales de los canales de televisión y de las empresas patrocinadoras serán los que tendrán que costear la resintonización de sus propias antenas de TDT.

Todo se debe a una reordenación de frecuencias propiciada por la llegada de la cuarta generación de telefonía móvil, conocida como 4G. Una vez más algo que se vendió como el paradigma de modernidad, es el caso de la TDT, debe actualizarse a costa del bolsillo de los usuarios.

La crisis pasa factura

 

La situación no puede ser más sangrante al saber que el Gobierno ingresó el verano pasado 1800 millones de euros por el pago de que las licencias de 4G a las que optaron los operadores. De ellos 800 millones deberían ir destinados a modernizar la red de antenas colectivas del territorio nacional, según reza en la  Ley de Economía Sostenible. Pero las arcas del Estado no están para bromas. El equipo de Rajoy sigue haciendo encaje de bolillos con los presupuestos y finalmente adjudicará únicamente 45 millones de euros a este asunto. De lo que se deduce que comunidades y propietarios de viviendas unifamiliares deberán aportar algo más de 750 millones de euros. Como consuelo se abrirá un proceso de subvenciones para optar a los 45 millones que recordemos aportará el Estado.

 

Acorralados

 

En cierta manera el Gobierno, con el ministro José Manuel Soria a la cabeza, se ha visto acorralado. Por un lado han intentado que las cadenas no migrasen todos sus canales de TDT, algo que desde la industria televisiva se consideraba una expropiación. Por su parte los operadores no estaban dispuestos a pagar ni un euro más por unas licencias que están deseando amortizar. Es decir que el único camino de mover ficha sin capacidad de presión era el usuario y al final es quien asumirá una cifra nada baladí.

 

A por ello

 

Después del verano empezará todo el proceso. Rajoy y su equipo quieren dejar paso a los móviles de cuarta generación cuanto antes. Para ello los populares han adelantado la puesta de largo del 4G con la fecha del 1 de enero de 2014 como objetivo, cuando lo previsto era un año después.