El Gobierno blinda la fibra de Movistar

El Gobierno blinda la fibra de Movistar

Redacción

El Gobierno ha impulsado mediante un decreto ley la protección de las inversiones de Movistar en su red de fibra óptica. De este modo, el Ejecutivo busca incentivar las inversiones en las nuevas redes y concede al operador histórico una de sus reivindicaciones más antiguas.

La inversión de Movistar en su red FTTH (fibra óptica hasta el hogar en sus siglas en inglés) ya está protegida por ley. Conforme ha avanzado en los últimos años la inversión del operador en el despliegue de sus nuevas infraestructuras, ha insistido con mayor vehemencia en la necesidad de contar con una protección frente al intento de sus competidores por acceder a su red a los precios regulados que fija la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT).

Gracias a la modificación de la Ley General de Telecomunicaciones (LGT), aquellos operadores que quieran ofrecer sus conexiones a través de fibra óptica tendrán facilidades e incentivos para el despliegue de las necesarias infraestructuras, pero asumiendo siempre los costes de las inversiones. Según leemos en El País, el Gobierno busca acabar con el modelo dado hasta ahora y que permitía que los alternativos acceder mediante alquiler a precios mayoristas a la red de Movistar, lo que siempre se ha visto desde el exmonopolio como una forma de fomento del "parasitismo" y una "penalización a las empresas inversoras".

A partir de ahora se sustituye este acceso a las infraestructuras existentes mediante alquiler por el principio de fomento de inversión en redes propias. La CMT seguirá teniendo un papel clave pero habrá de tener "en cuenta la inversión efectuada, permitiendo una tasa razonable de rendimiento". De este modo, se busca que quien acometa el gasto inversor pueda rentabilizarlo sin perder su ventaja por el acceso de los competidores a sus infraestructuras.

Asimismo, la ley también incluye la posibilidad para casos extremos en los que se dé falta de competencia de segregar la red de Movistar. En este caso será la CMT el organismo que realice la propuesta de "separación funcional", que pasa por traspasar a otra compañía independiente la actividad de acceso mayorista para que otros operadores puedan acceder a esta red. El Ministerio de Industria sería en este supuesto quien tutelase todo el proceso y el que tuviese la última palabra.

¿Servirá esta medida para que se acelere la inversión en nuevas redes de fibra óptica? Movistar ya tiene en su mano algo que pedía desde hace tiempo, por lo que la consecuencia lógica sería un mayor despliegue de su red de última generación al contar con las espaldas cubiertas. ¿Cómo actuarán el resto de operadores?