La obsesión con Facebook sangra a Google con su red social

La obsesión con Facebook sangra a Google con su red social

Javier Sanz

"Lo social se convirtió en razón de Estado, un mandato corporativo llamado Google+. Era un nombre siniestro que invocaba la sensación de que ya Google sólo no bastaba. La búsqueda tenía que ser social. Android tenía que ser social, YouTube, una vez divertido en su independencia, tenia que ser… lo vas cogiendo. Peor aún, la innovación tenía que ser social. Las ideas que no pusieran a Google+ en el centro del Universo eran una distracción". Es el mayor ataque que ha sufrido Google y su obsesión por alcanzar a Facebook con Google+ que se haya leído jamás y no lo hace un cualquiera, sino un empleado (ya ex) de la compañía.

James Whittaker fue fichado de Microsoft en 2009 para ser el nuevo director de Pruebas de Google. No ha durado ni tres años, lo ha dejado esta semana y ha escrito sus razones. Para él, Google ha dejado de ser una empresa tecnológica para convertirse en una compañía publicitaria. Culpa del cambio  a Larry Page (cocreador del buscador) que, al hacerse cargo de la presidencia ejecutiva de Google, puso como objetivo número uno cazar a Facebook.

Para Whittaker, Page tenía claro que Facebook era una amenaza para Google. Y no porque innovara más o porque amagaran con sacar su propio buscador. Su temor es que la publicidad se vaya a la red social. Google podría poner anuncios ante más gente que Facebook, pero la red social sabe mucho más de ellos. Los anunciantes y publicistas buscan esa información tan especial. Tanto es así, escribe el ex empleado, "que están dispuestos a poner la marca Facebook por delante de la suya". Y pone como ejemplo el sitio de Nke. "Ninguna empresa ha hecho eso en Google y Google se lo tomó como algo personal", añade.

Todo el foco y los recursos se pusieron en Google+. Pero el éxodo de usuarios de Facebook nunca se produjo. Aunque Google+ tiene 100 millones de usuarios, los últimos datos de ComScore hablan de que apenas pasan tres minutos al mes en la red social. Un artículo de The Wall Street Journal llama a Google+ la ciudad fantasma.

Facebook

"Ni siquiera pude conseguir que mi propia hija probara Google+ dos veces. "Lo social no es un producto", me dijo cuando le di una demo, "lo social es la gente y la gente está en Facebook". Google era como ese niño rico que, después de haber descubierto que no le habían invitado a una fiesta, montó la suya propia en venganza. El hecho de que nadie viniera a la fiesta de Google se convirtió en un tema tabú".

Whittaker ha dejado este breve mensaje en su cuenta de Google+: "Este será mi último post en Google+. Los interesados en saber sobre mi carrera post Google pueden seguirme en Twitter. Demoledor".