¿Cómo afectará la nueva regulación de la banda ancha a las tarifas planas?

¿Cómo afectará la nueva regulación de la banda ancha a las tarifas planas?

Javier Sanz

Dos meses han pasado desde que la polémica sobre el fin de las tarifas planas en banda ancha saltase a la Red. Una mala interpretación de los conceptos manejados en la información sobre la evolución del acceso mayorista de banda ancha (acceso indirecto) hizo que se especulase con la posibilidad de que los operadores eliminasen este tipo de conexiones a los usuarios. Sin embargo, la futura regulación no está orientada a tal fin, sino a mejorar la competencia de los operadores alternativos con Telefónica, operador incumbente, especialmente en las zonas regionales donde los operadores ofrecen servicios de acceso indirecto.

Acceso indirecto (30-40% del territorio nacional)

Es en estas zonas donde los operadores alternativos no pueden competir con el ex monopolio en ofertas minoristas (las que afectan los usuarios) más allá de las meras réplicas. Al ser la red de acceso indirecto propiedad de Telefónica, los operadores alternativos hasta ahora sólo pueden conectarse a un punto de ésta y ofrecer los mismos servicios que el operador incumbente, es decir, si Telefónica ofrece conexiones ADSL de 6 Mbps / 640 Kbps, el operador alternativo sólo puede replicar en precio esta oferta, pero no mejorar la velocidad con sus propios equipos como en el caso del bucle desagregado. El mayor obstáculo que encuentran los alternativos es que no pueden competir con las promociones de Telefónica que están por debajo de costes.

Para abrir nuevas vías de competencia en este sector, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones estudia a petición del mercado y los propios operadores el Nuevo servicio Ethernet de Banda Ancha, conocido por sus siglas, NEBA. Este vendrá a sustituir a los actuales GigADSL y ADSL-IP, utilizados para el acceso indirecto. A diferencia de éstos, NEBA permitiría a los alternativos conectarse directamente a cada uno de los 50 puntos de entrega provinciales que tiene Telefónica a través de sus respectivos Puntos de Acceso Indirecto (PAI).

En los PAI, el operador alternativo (Jazztel, Orange, Vodafone..) alquilará un determinada velocidad a Telefónica en función de 3 calidades de servicio (ordenadas de menor a mayor): Best Effort, Oro y Real Time. El operador alternativo contratará así determinado caudal de BE, Oro y/o RT en función de los servicios que quiera ofrecer a sus usuarios. Por ejemplo, podría estar más interesado en contratar RT si quisiese potenciar los servicios de VoIP entre sus usuarios u Oro si quiere ofrecer servicios premium para empresas o usuarios. Combinando estas calidades con las conexiones finales que quiera ofrecer el operador (ADSL2, VDSL2 o FTTH en función de la red desde la central hasta los hogares), los alternativos podrían ofrecer múltiples tarifas y servicios diferenciados (ejemplo: vídeo bajo demanda) a los usuarios con total independencia a lo que ofrezca Telefónica.

¿Significa esto el polémico fin de las tarifas planas? No. La decisión final sobre ofrecer una u otra tarifa a los usuarios es únicamente de los operadores con independencia de si facturan en función de la velocidad de cada usuario (como es en la actualidad con el modelo de réplica) o si es en función de la velocidad contratada en el PAI (como sucederá con el NEBA). De este modo, lo que se consigue es que los alternativos ofrezcan sus conexiones de una forma indirecta tal y como si lo hiciesen con una red propia. Además, no hay que olvidar que la mayoría de los operadores, incluida Telefónica, han manifestado que no tienen intención de acabar con el mercado de las tarifas planas.

Si quieres ampliar la información hemos preparado un FAQ completo en nuestro Foro VDSL – FTTH.